Miércoles 20 de Noviembre

Actividad Física En El Trabajo y La Obesidad

Las tendencias de las últimas cinco décadas...

Por: Carina Carranza, Gestora Administrativa de “Ejercicio es Medicina, Costa Rica”

La obesidad es una epidemia de carácter mundial y ha ido invadiendo todos los espacios que conforman el diario vivir, en la casa, en la vida social y en el trabajo. De igual manera invade sin tomar en cuenta el genero, la edad o la nacionalidad. Por lo que la implementación de un estilo de vida saludable debe de ser el arma a utilizar para hacer un alto y empezar a luchar contra esta epidemia.

La alimentación no es el único factor que influye en el peso de las personas, la actividad física también juega un papel determinante. De hecho el balance entre una alimentación saludable y una adecuada actividad física es la formula ideal para lograr cumplir y mantener un peso saludable.

Una investigación reciente evidenció que durante las últimas cinco décadas ha existido una tendencia a escoger trabajos categorizados como de poca actividad física ocupacional, lo cual es un factor que influye en el aumento de peso de las personas. 

Durante el periodo investigado, se incrementó la tendencia a realizar trabajados de servicio y disminuyó de manera progresiva los trabajos de ocupaciones agrícolas o de producción.  Lo cual demuestra una migración de trabajos de actividad física de intensidad moderada a trabajos sedentarios.

El estudio concluye que en los últimos 50 años en los EE.UU., se disminuyó el gasto energético ocupacional diario de 140 calorías en los hombres y de 124 calorías en las mujeres. Esta reducción en gasto de energía explica en gran medida el aumento en el peso corporal promedio durante ese periodo de tiempo en la población estadounidense.

Esa migración de trabajo es posible extrapolarla a la mayoría de los países y sociedades en las que se vive actualmente, así como el evidente cambio de herramientas tipo agrícolas por equipo electrónico. Considerando que es poco realista que la mayoría de los individuos regresen a practicar trabajos que incluyen actividad física de intensidad moderada, es necesario implementar medidas para realizar cambios y lograr compensar la disminución del gasto energético ocupacional diario por medio de los estilos de vida saludables.

Con el fin de impulsar a que las personas sean más activas en su estilo de vida, incluyendo el trabajo, actualmente existen en todos los países organizaciones y proyectos que divulgan la recomendación propuesta por parte de las Guías Americanas de Actividad Física del 2008 que aconsejan a todo adulto sano, con edad entre los 18 a los 64 años, el realizar actividad física aeróbica de intensidad moderada por un mínimo de 30 minutos al día durante 5 días a la semana o al menos de 15 a 20 minutos de actividad física aeróbica de intensidad vigorosa, de 3 a 4 días a la semana.


Modificaciones simples en el trabajo que hacen la diferencia:

  • Utilizar las escaleras en lugar del elevador.
  • Estacionar su auto lejos de la entrada.
  • Si utiliza transporte público bajarse unas cuantas paradas antes.
  • Ponerse de pie cuando atiende el teléfono.
  • Aprovechar para moverse y estirar en horas de café o descanso.
  • Buscar apoyo de sus compañeros de trabajo para realizar actividades deportivas fuera de la oficina: Partidos de futbol, carreras de atletismo, caminatas recreativas.
  • Poner una alarma cada hora para que le recuerde que debe de ponerse de pie y moverse.
  • Use un podómetro y dele seguimiento a la cantidad de pasos que toma al día, el resultado le podría sorprender. El objetivo es lograr 10,000 pasos al día.
  • Entregue documentos o mensajes a los compañeros de trabajo en persona en lugar de llamar por teléfono o enviarlo por correo electrónico.
  • Buscar opciones de comer en las cuales pueda llegar caminando.
  • ¡Sea un ejemplo a seguir!
Ver fuentes del artículo
comments powered by Disqus