Domingo 20 de Octubre

Alergias a los Alimentos de la Mamá

¿El bebé que toma leche materna puede presentar alergias a los alimentos de su madre?

Por: Ingrid Broitman, Nutricionista y Consejera de Lactancia

¿Ha sido usted una de esas mamás que al salir de la primera consulta pediátrica o del hospital con su retoño en brazos, también la acompaña una larga lista de alimentos que debe eliminar de su dieta diaria?

¿Hay comidas que  pueden ser nocivas para la salud de su hijo?

¿Pueden las reacciones alérgicas del bebé ser causadas por algún ingrediente o componente de la dieta de su madre?

Esta preocupación es cada vez más frecuente y por ende la correcta información debe llegar a la mayoría de mujeres que deciden amamantar de forma exclusiva.

La leche materna protege de alergias:

La leche materna, por su composición, la forma particular de las proteínas y de las grasas y la variedad de bacterias “buenas”  que la acompañan se relacionan con una menor incidencia de alergias alimentarias en los bebés. Dar de mamar es lo más sano y uno de los factores protectores más importantes de una gran variedad de males de los tiempos modernos, incluyendo las alergias. Los bebés NO son alérgicos a la leche de su madre.

Sin embargo, la dieta de la madre si influye en la leche, en aspectos positivos como cambios de sabor y aroma, que ayudan en la aceptación de alimentos durante la introducción de los mismos y otras veces negativos, cuando bebés sensibles reciben partículas muy pequeñas de algunas proteínas consumidas por las madres  que pasan a la leche y causan síntomas alérgicos.

La alergia tiene un carácter inmunológico, lo que significa que es  el sistema de defensas del bebé que “piensa” que “esas proteínas” son entes a los cuales hay que atacar y  destruir.

¿Será mi bebé alérgico?

Sin importar la edad del bebé, las alergias se presentan de diferentes maneras y es el médico el responsable de llegar al diagnóstico correcto basándose en una serie de exámenes clínicos y pruebas en el lactante.

Lo más común es que el bebé reaccione en piel, sistema respiratorio o sistema digestivo con una variedad muy amplia de síntomas y señales que algunas veces se pueden confundir con algún tipo de intolerancia, infección o reflujo.

Las grandes proteínas que consume la madre (leche, soya, trigo, pescado, nueces y huevo) son las que más alergia generan en sus hijos y de éstas, las de origen bovino las ganadoras.

Para prevenir, evite que su bebé tenga contacto temprano con la proteína de la leche de la vaca (fórmula infantil), que en la gran mayoría de los casos, es este contacto (el chuponcito en el hospital mientras baja la leche)   lo que “prende el botón” de la alergia.

La gran mayoría de los bebés no requieren ser suplementados con fórmula infantil (leche vaca) y sólo en casos muy concretos se debe utilizar.

Si su bebé es amamantado exclusivamente y aun así se diagnostica como alérgico el primer paso es eliminar por completo los productos lácteos de su dieta (leche, quesos, natilla, mantequilla, helados, reposterías), busque en el etiquetado de los alimentos como panes, galletas, salsas, queques y demás la presencia de algún componente lácteo. No sustituya estos productos por otros que contienen soya, pues un porcentaje importante de bebés alérgicos a la proteína de la leche de la vaca son también alérgicos a la de la soya.

El cuerpo de la madre tarda entre 2- 5 semanas en “purificarse” y debería ver mejorías en los síntomas del bebé.

Si la mejoría es poca, elimine productos como las nueces, pescados y huevo y por último panes y pastas que contengan trigo.

La madre puede consumir tranquilamente todas las frutas y vegetales disponibles, tortillas o preparaciones con maíz. El arroz es muy noble y la mayoría de las leguminosas (frijoles, lentejas, garbanzos) son inocentes. Puede comer carne de res o pollo.

Sustituir la leche materna por una fórmula hidrolizada (especial para bebés alérgicos), se debe analizar muy cuidadosamente. Y restringir los lácteos de la dieta materna mientras se utiliza una fórmula láctea es realmente absurdo.

Recuerde que los beneficios de la leche materna superan los riesgos y en la mayoría de los casos, con algunas modificaciones en la dieta, la lactancia continúa de forma exitosa y feliz.

comments powered by Disqus