Lunes 23 de Septiembre

Anorexia: Tipos y Tratamientos

Por: MSc. Hazel Gutiérrez G., Terapeuta de Familia

Formación y persistencia

Es probablemente el más conocido de los trastornos alimentarios y aunque solía afectar principalmente a mujeres adolescentes hoy también se presenta en hombres. Sin embargo, la anorexia “pura” está disminuyendo notablemente.

Por la forma en que persiste el trastorno, Nardone (2002) define dos tipos de anorexia:

1. Anorexia sacrificante
Las pacientes entran en crisis, apareciendo los síntomas paralelamente a alguna situación familiar. En este caso la familia pasa a ser una fuente de energía enfermiza y es un miembro de la familia quien se responsabiliza del “paciente identificado”, lo cual hace que se vuelva independiente, desarrollando gran capacidad de autocontrol y confianza en sí misma. 

2. Anorexia abstinente
Es la forma más evolucionada de anorexia y se presenta en jóvenes que, a pesar de ser muy inteligentes, poseen una sensibilidad extrema, gran debilidad psicológica y dificultades en el control de las emociones. Además, perciben la realidad y la deforman de manera catastrófica, por lo que su actitud se caracteriza en una continua insatisfacción, inseguridad permanente y temor al fracaso; aunque generalmente son muy capaces en su trabajo ó estudio.

La forma en que distraen su incapacidad para controlar emociones es absteniéndose de la comida. Sin embargo, la abstinencia no se da solo a nivel de la comida, sino también con cualquier experiencia que le provoque estímulos placenteros, como las relaciones interpersonales, ya que podrían perder el control. Así, el adelgazarse es un medio para conseguir una anestesia emocional. Ahora bien, el estar por debajo del peso adecuado produce un fenómeno fisiológico importante, ya que se emiten algunas nerurotoxinas que establecen un “efecto droga” parecido al que provocan la cocaína y las anfetaminas (excitación y energía inagotable).

Nardone (2002) señala dos aspectos de la absistencia de la comida, además del sensorial y emotivo, que las hace sentirse más importantes que las otras personas:

1. Conseguir hacer algo (no comer) que es muy difícil para la mayoría de las personas.
2. Ventajas secundarias como lo es la atención única y afecto del núcleo familiar, debido a su enfermedad. Es decir, obtienen la atención que no han logrado  en otros ámbitos no enfermizos, a los que sin embargo anhelan persistentemente.

El sistema familiar puede que no sea la causa del trastorno (como sucede con las sacrificantes), pero cumple un rol fundamental en la persistencia del mismo.

Tratamiento de la anorexia

1. Tipo: “sistémico mixto”: quien presenta el síntoma y el sistema relacional en el cual vive la persona.

2. Intervención: contra soluciones ensayadas que han probado tanto la familia como la paciente.

3. Familia: se designa como co-terapeutas a través de distintas prescripciones que logren bloquear cualquier intervención que proponga volver a las habituales soluciones ensayadas (pedirle que coma, controlarla, acosarla, entre otros).

Si la familia se niega a participar de la terapia, es señal de sabotaje. El tratamiento se enfoca a refprzar los recursos de la persona, es decir, hacer que se cuide sola de la familia y de las soluciones ensayadas.

Anorexia sacrificante: son más fáciles de tratar. Se aplica la intervención sistémico-familiar, en donde se reorganiza la comunicación en el seno de la familia.

Anorexia abstinente: Nardone (2002) propone estos tres objetivos:

- Objetivo 1: trabajar la perturbación emotiva (anestesia emocional) por medio de intervenciones que guíen, directa o indirectamente, hacia la recuperación (vivir libremente sin dejarse abrumar).

- Objetivo 2: desbloquear emociones  enseñándole  a sentirlas.

- Objetivo 3 (si necesario): relación de la paciente con la comida.

Ver fuentes del artículo
comments powered by Disqus