Viernes 13 de Diciembre

Aprenda a Despertar el Apetito de su Hijo

Como lidiar con niños quisquillosos o malcriados.

Por: Patricia Vial, Nutricionista

Una de las consultas más frecuentes al pediatra es la falta de apetito o la percepción que tienen los padres, de que sus hijos no comen suficiente o se alimentan mal. Por supuesto, toda madre y padre quieren que sus hijos se nutran y crezcan sanos, por lo que esta situación les genera mucha angustia.

En la etapa de desarrollo, los niños están explorando su alrededor, por lo que distraerse a la hora de comer es muy fácil, haciendo que su apetito disminuya y la ingesta de alimentos sea menor.

Patricia Vial, nutricionista, comparte los siguientes consejos que ayudarán a los padres a motivar a sus pequeños a la hora de comer:

  1. Cree y diseñe alimentos atractivos: los colores estimulan los sentidos y al combinar figuras con colores llamativos o usar sus platos favoritos de caricaturas, se sentirán motivados.
  2. En la variedad está el gusto y el placer: ofrézcale a su hijo opciones distintas y variadas. La rutina y menús rígidos lo aburren, disminuyendo su interés y apetito.
  3. Intégrelo en la preparación de los alimentos: al invitarlo a preparar la comida, su hijo sentirá curiosidad de probar sus propias creaciones y comerá con más ganas y satisfacción.
  4. Establezca horarios de comida: esto permitirá crear hábitos alimenticios para que su hijo se acostumbre y tenga hambre cuando llegue la hora de comer. Además, evite que coma golosinas entre las comidas, pues puede que le quiten el hambre y no tenga apetito a la hora programada.
  5. No lo castigue: muchos padres tienden a castigar a sus hijos por no comer. Esto hace que ellos vean la comida con desagrado y la asocien con una obligación, rechazándola aún más.
  6. Cantidad no es calidad: no llene el plato con una porción de adulto; nutrirse bien no significa comer en grandes cantidades, sino consumir productos ricos en vitaminas, proteínas, carbohidratos.
  7. Evite la televisión mientras comen: esto los puede distraer y es posible que pierda el interés en los alimentos.
  8. Busque el momento oportuno: no interrumpa el juego del niño para sentarlo a la mesa, lo hará obligado y sin apetito. Espere a que baje la actividad física y se tranquilice para que pueda comer.

Un niño que presente problemas de inapetencia por períodos seguidos o prolongados debe ser examinado por un pediatra. El especialista debe estudiar sus costumbres y descartar la aparición de alguna enfermedad que lo pueda tener en ese estado. Si se trata de una afección, a medida que los síntomas desaparecen se recobra el apetito.

Por último, recuerde que los padres deben compartir con los hijos por lo menos una de las comidas diarias. De esta forma, el niño se sentirá integrado a la familia y mostrará más interés por la alimentación.

comments powered by Disqus