Lunes 16 de Septiembre

Ayuno: Respuesta a Muchas Enfermedades

Una vez que la glucosa se ha agotado, el cuerpo quema grasa.

Dra. Melissa Murillo Badilla

Millones de personas, practican el ayuno como una creencia espiritual, donde se abstienen de comer y beber. Sin embargo, otras personas lo están practicando como una forma de mejorar la salud e inclusive, perder peso.

Durante un período de ayuno, que inicia 8 horas después de la última comida, el cuerpo es incapaz de obtener energía de los alimentos, por lo que acude a la glucosa almacenada en el hígado y en los músculos. Una vez que la glucosa se ha agotado, el cuerpo quema grasa como fuente de energía y la persona pierde peso.

Beneficios del ayuno

Algunos estudios sobre el ayuno intermitente, desde un día por semana, hasta dos a cuatro días, revelaron mejorías en:

  • La presión arterial.
  • Los niveles de colesterol sanguíneo.
  • La sensibilidad a la insulina.
  • El riesgo de diabetes.
  • El sistema inmunológico (eliminando células viejas y regenerando nuevas).

Por ejemplo, un estudio con pacientes de cáncer que ayunaron tres días antes de la quimioterapia, presentaron menor impacto de los daños que este tratamiento causa en el sistema inmunológico.

Riesgos para la salud del ayuno

Según el Servicio Nacional de Salud del Reino Unido, existen numerosos riesgos de salud asociados con el ayuno intermitente, tales como:

  • Deshidratación.
  • Aumenta los niveles de estrés.
  • Perturbación del sueño.
  • Dolores de cabeza.
  • Ardor de estómago. Oler o pensar en comida, puede provocar que el cerebro le indique al estómago que se prepara porque pronto recibirá alimentos, produciendo ácido gástrico que finalmente no se va a utilizar y esto conlleva a acidez estomacal.
  • No logra pérdida de peso a largo plazo.
  • Se pierde masa muscular y agua.
  • Podría desencadenar trastornos de alimentación y atracones.

Sin duda alguna, aún queda mucho por estudiar respecto al ayuno y su impacto en la salud. Pero si algo está claro, es que aquellas personas que tengan bajo peso, menores de 18 años, embarazadas, o con diabetes tipo 1, no deben ayunar.

El ayuno es una práctica antigua, relacionada a creencias religiosas, pero que conforme ha pasado el tiempo ha surgido entre lo científico y parece tomar cada día mayor importancia. ¿Podría mejorar su salud ayunando? ¿Se considera capaz de hacerlo?

comments powered by Disqus