Domingo 23 de Febrero

Beneficios del Medio Acuático en el Desarrollo del Niño

Por: Licda. Irene Berzosa, Fisioterapeuta y MSc. Daniela Fernández, Educadora

La hidroterapia o terapia acuática es uno de los tratamientos alternativos de la medicina con mayor antigüedad. Se ha demostrado con el tiempo y la investigación que el agua tiene un gran valor terapéutico, tanto curativo como preventivo, donde los beneficios en el ser humano van más allá de una simple necesidad biológica, puesto que trata de una manera holística e integral a las personas. Gracias a las propiedades que posee, tanto físicas, térmicas y químicas, el agua se puede utilizar como un tratamiento alternativo puesto que produce efectos sistémicos importantes en el organismo a todo aquel al que se le practique.

Tanto niños como adultos se benefician de dichos tratamientos y es por eso que también se aplica en la población infantil, con o sin discapacidad. Desde la natación hasta la invención de múltiples técnicas de hidroterapia, todas potencian las capacidades y necesidades del niño.

El agua contribuye de forma significativa al desarrollo del niño

Las actividades acuáticas contribuyen de forma significativa al desarrollo del niño y promueven una adaptación a este medio desde edades muy tempranas, lo cual favorece la relación del niño con el agua a lo largo de toda su vida. En el agua, el bebé puede moverse libremente a diferencia del medio terrestre que dificulta los movimientos voluntarios. El niño que ha tenido experiencias satisfactorias en dicho medio desarrolla una actitud acuática positiva que le permitirá crear una conducta diferente a aquel niño que no las ha tenido. Las primeras experiencias inician en el hogar a la hora del baño, por lo que es esencial que éstas sean placenteras.

Beneficios que ofrece

Existen muchas razones para estimular a los niños en el medio acuático. Entre éstas se encuentran el sinnúmero de beneficios que provee el agua al niño.

  • Tiene efectos sobre el organismo en general, así como en lo neuromotor, propioceptivo, emocional y socio-afectivo.
  • Le provee un ambiente diferente donde puede experimentar reacciones, sensaciones y emociones nuevas.
  • Favorece el desarrollo global e integral del niño, en los aspectos psicomotor y biopsicosocial.
  • Mejora la percepción de sí mismo y al facilitar el reconocimiento de su esquema corporal, le permite tener mayor confianza y aumentar las posibilidades de respuesta motriz y sensorial, y expresión corporal.
  • Favorece la autoestima, la socialización y la relación del niño con otros y el medio.
  • Influye sobre la postura y el control motor del niño. Permite que el niño perciba mejor su cuerpo y sus movimientos por lo que puede moverse con mayor eficiencia, organización y habilidad motriz.
  • Aumenta la fuerza muscular, la resistencia y la flexibilidad.
  • Mejora la coordinación y el equilibrio. Todo esto permite un mayor aprendizaje motor y control de movimiento en las actividades funcionales.

La participación de los padres en las actividades en el agua es de suma importancia para un buen desarrollo del niño. Se crea una relación de afecto muy fuerte al compartir momentos de contacto físico íntimo donde el niño logra expresarse con mayor facilidad y los padres pueden observar y sentir todo lo que puede hacer su hijo.

La estimulación en el medio acuático se ha convertido en un aliado para mejorar el desarrollo psicomotor y socio-afectivo del niño, el grado de autonomía e independencia, la autoestima y la capacidad de relacionarse con los demás. El enfoque debe ser siempre integral, con el fin de abarcar todas las áreas del desarrollo y así lograr objetivos de una manera más efectiva y placentera para el niño.

comments powered by Disqus