Lunes 15 de Julio

Bruxismo

Uno de los más prevalentes desórdenes oclusales

Por: Dra. Andrea Roth, Odontología Estética

¿Qué es el Bruxismo?

El bruxismo es el hábito de apretar (bruxismo céntrico) o rechinar (bruxismo excéntrico) los dientes, ya sea diurno o nocturno, con distintos grados de intensidad y de persistencia en le tiempo, de forma inconsciente y fuera de los movimientos funcionales (parafunción).

El problema con el bruxismo está en la destrucción progresiva de las estructuras dentales, de difícil tratamiento, exacerbación de dolor orofacial y los molestos sonidos de rechinamiento dentario para otras personas que habitan con él.

El bruxismo se puede clasificar en dos tipos:

  • Céntrico: es cuando se aprietan los dientes en vez de rechinar, preferentemente diurno. Las áreas de desgaste son limitadas a la cara oclusal. El desgaste dental es menor que en el excéntrico y hay mayor afectación muscular
  • Excéntrico: es cuando se rechinan los dientes, durante la noche mientras se está dormido, en vez de apretarlos. Las áreas de desgaste sobrepasan la cara oclusal por lo que hay gran desgaste de las estructuras dentales y menor afectación muscular.

Se ha descrito que el bruxismo está presente en un 6 a 8% de la población de edad media y hasta en un tercio de la población mundial. No existe predilección por algún sexo, disminuye con la edad, y 1 de cada 5 pacientes con bruxismo tiene síntomas de dolor orofacial. La prevalencia más alta se encuentra en los países asiáticos; intermedia en euroamericanos e hispanos; y la prevalencia más baja en afroamericanos.

Etiología

El origen del bruxismo puede ser intrabucal con desencadenantes que suelen ser producto de un estado de ansiedad. Entre sus causan se puede mencionar las alteraciones dentarias (maloclusión), mecanismos nerviosos centrales y problemas musculares. Los factores psicológicos también pueden desempeñar un papel en el sentido de que las tensiones exacerban este trastorno.

Definitivamente en la presencia del bruxismo hay un componente psicológico muy importante. Existe evidencia de aumento de la tensión muscular por tensión emocional como ansiedad, enojo, miedo y estrés. 

¿Como saber si una persona es bruxista?

El diagnóstico se basa en la presencia de dos factores:

  1. Sonidos dentales (no ronquidos) confirmados, que son compatibles con el bruxismo excéntrico. Estos son reportados generalmente por familiares, ya que la persona que lo padece lo hace de forma inconsciente y cuando está dormida.
  2. Facetas de desgaste dental no compatibles con: desgaste funcional, ajuste oclusal previo, tratamiento dental, desgaste ocupacional ni con reflujo gastroesofágico. Esta pérdida de estructura dental es detectada principalmente por el odontólogo.

Los dolores de cabeza, faciales, de cuello, oídos, fatiga o rigidez de los músculos de la masticación (generalmente en las mañanas) y la hipersensibilidad dental pueden indicar también que la persona bruxa.

¿Como se trata el bruxismo?

Muchos autores concuerdan en que el bruxismo no se detiene, y no tiene una cura específica. Los tratamientos buscan prevenir el daño orofacial. Estos se pueden dividir en:

1. TRATAMIENTO CONDUCTUAL. Modifican el modo de reacción psicosocial.

  • Reducir toda actividad durante la segunda mitad del atardecer.
  • Descansar 60 a 90 minutos antes de dormir.
  • No pensar o discutir intensamente, separarse de las actividades diurnas antes de dormir.
  • Aplicar una técnica de relajación durante el día y antes de dormir.
  • Mantener buen estado físico, no se aconsejan ejercicios físicos extremos después de las 6 pm.
  • Evitar alcohol, café, té, 3 horas antes de dormir, así como comidas copiosas.
  • No fumar después de las 7 pm, pues la nicotina aumenta el tono muscular (el fumar se considera un factor de riesgo).
  • Establecer un ambiente de sueño favorable, agradable y tranquilo, cama agradable, silencio, 18º C, con aire fresco.
  • Si existe un niño en casa, por lo menos asegurar una noche por semana de sueño ininterrumpido.
     

2. TRATAMIENTO ORTOPÉDICO

Va a depender del factor etiológico y del grado de avance, lo que puede ir desde el uso de una férula nocturna hasta la reconstrucción completa de las piezas dentales. Este tratamiento se debe considerar como ayuda para prevenir o limitar el daño dental. La férula (o guarda) nocturna es elaborada por el odontólogo y se ajusta perfectamente sobre los dientes superiores y esto evita que ellos rechinen contra los inferiores. Es importante saber que la férula no soluciona el problema, nada más evita que los dientes continúen desgastándose.

Si lo que la persona tiene es una mordida dispareja, en donde los dientes no encajan bien, puede corregirse pequeños desgastes de los puntos altos y/o con nuevas restauraciones, coronas o tratamiento de ortodoncia.

3. TRATAMIENTO FARMACOLÓGICO

Se pueden indicar relajantes musculares (que disminuyen la actividad motora relacionada al bruxismo en relación al sueño, pero se contraindican a largo plazo por la somnolencia diurna), así como ansiolíticos.

Ver fuentes del artículo
comments powered by Disqus