Jueves 22 de Agosto

Bulimia: Tipos y Tratamientos

Por: MSc. Hazel Gutiérrez González, Terapeuta de Familia

La bulimia ó bulimia nerviosa es un trastorno mental relacionado con la comida. Al igual que las pacientes anoréxicas, las pacientes con bulimia poseen gran inconsistencia respecto a sus emociones; la diferencia radica en que son personas con gran dificultad para controlar sus reacciones. Tienen un placer incontrolable hacia la comida y temor a perder el control, lo cual las lleva a una “desenfrenada” tendencia a darse atracones (deseo incontrolable de comer). La solución de las pacientes no está en la abstinencia, sino en intentar controlar el deseo de comer: a mayor esfuerzo por no comer y poner límites, más caen en la contradicción de aumentar el deseo de darse un atracón.

Con el tiempo, la comida y luego la gordura, se convierten en el refugio en donde se esconden para no enfrentar otros problemas no resueltos, especialmente en el ámbito de las relaciones interpersonales. Nardone (2002) señala que estos pacientes se comparan con las “alcachofas”, las cuales protegen un corazón bueno y tierno con sus hojas. Las personas bulímicas utilizan la gordura como caparazón, interponiendo entre ellas y los demás su desenfreno.

Es una enfermedad que se da más en las mujeres que en los hombres aunque hoy en día es una enfermedad que se da en ambos sexos.
 

Tipos de Bulimia

Nardone (2002) define dos tipos de pacientes bulímicos (as):

Pacientes boterianas
Se les llama así por su parecido con las figuras dibujadas por Botero, las cuales pesan entre 80 y 90 kilos, son tranquilas, inocentes, generalmente casadas y con una vida pacífica. No logran hacer una dieta por lo que con frecuencia son obsesas crónicas que han tenido terapias farmacológicas e intervenciones quirúrgicas.

Casi siempre son conscientes de ser "alcachofas", en donde la comida y la gordura son una protección a sus relaciones. Las que no se dan cuenta de ello, ven la comida como un “demonio” que se ha adueñado de ellas; no son capaces de darse cuenta que no logran el dominio en otras áreas. Esta rigidez se asocia con una fuerte moralidad, que las hace sentirse culpables por su desenfreno, y por eso se niegan.

Se ha dicho que estas pacientes han sufrido abuso, sin embargo se ha descubierto que sus experiencias eróticas en la infancia han sido normales (juegos de exploración sexual), pero que por su fuerte moral han sido vistas como un pecado grave, llevándolas a sentimientos de culpa asociados a su cuerpo.

Otra categoría de boterianas se da en mujeres con sobrepeso, en donde los síntomas representan una forma de placer irrenunciable. Por lo general son mujeres entre 45-50 años cuyos síntomas se presentan al aparecer el síndrome del nido vacío y las energías e identidad depositadas en ser madres desaparece. Igualmente pueden aparecer problemas en la relación matrimonial. En estos casos, el atracón es una forma de compensación.

Pacientes yo-yo
Son los casos más frecuentes por lo general no buscan ayuda psicoterapéutica, ya que acuden a dietistas y médicos. Estas pacientes hacen dietas por un determinado tiempo pero luego pierden el control; su peso está entre el normal y unos cinco o seis kilos de más.  Engordan y vuelven a adelgazar.

Son casi siempre alcachofas que se sienten en peligro al adelgazar y ser atractivas, por lo que ponen “la barriga protectora” entre ellas y los demás. Sin embargo, su desenfreno está en la alimentación y las relaciones, pero no en otras dimensiones. 

Las pacientes yo-yo son las más difíciles de tratar ya que antes de llegar al terapeuta han tratado muchas otras soluciones y si no obtienen resultados en el momento son propensas a desanimarse y abandonar la terapia rápidamente.

Tratamiento de la bulimia

Entre sus cualidades están que son pacientes más colaboradoras y  menos complicadas, además que, ya desde el comienzo del segundo estadio del protocolo, tienen la capacidad de desbloquear la sintomatología. Asimismo, el tipo de relación terapeuta-paciente es distinto a los demás trastornos, pues se suele ser muy directo, a veces duro y aparentemente despiadados, y las sesiones son muy breves.

El tratamiento puede ser tanto individual como mixto. En general el mixto se utiliza para las boterianas (individual y familiar), mientras que para las yo-yo habitualmente es individual. La elección de la tipología está ligada a poder detectar o no las soluciones ensayadas familiares que complican el problema (tendencia a controlar que la joven coma, esconderle la comida, comprar únicamente productos dietéticos, entro otros).

Ver fuentes del artículo
comments powered by Disqus