Martes 12 de Diciembre

Cáncer de Cervix

Todo lo que tiene que saber: síntomas, virus papiloma humano, tratamiento

Por: ContigoSalud

El cáncer cervical se produce cuando se desarrollan células anormales y se extienden en el cuello uterino, la parte inferior del útero. Más de 12,000 nuevos casos son diagnosticados cada año en los EE.UU. La mayoría de casos son provocados por un tipo de virus. Cuando se detecta a tiempo, el cáncer de cuello uterino es altamente curable.

Síntomas del cáncer de cuello uterino

Cuando las células del cuello se vuelven anormales, rara vez hay señales de advertencia. A medida que el cáncer progresa, los síntomas pueden incluir:

  • Secreción vaginal inusual
  • Sangrado vaginal entre períodos
  • Sangrado después de la menopausia
  • Sangrado o dolor durante las relaciones sexuales

El VPH y el cáncer de cuello uterino

El virus del papiloma humano (VPH) es un grupo amplio de virus. Cerca de 40 tipos pueden infectar las áreas genitales, y algunos tienen un alto riesgo de provocar cáncer cervical. Las infecciones genitales por VPH por lo general desaparecen por sí solas. Si se vuelven crónicas, puede causar cambios en las células del cuello uterino, y conducir al cáncer. A nivel mundial, más del 90% de los cánceres cervicales son causados ??por una infección por VPH.

Las infecciones por el VPH no tienen síntomas. Algunos tipos de virus del HPV pueden causar verrugas genitales, pero éstas no son las mismas cepas asociadas con el cáncer cervical. Es importante tener en cuenta que las verrugas genitales no se convertirán en cáncer, incluso si no son tratadas. Los tipos peligrosos de VPH pueden permanecer en el cuerpo durante años sin causar ningún síntoma.

¿Quién está en riesgo de contraer el VPH?

El VPH es tan común que la mayoría de las personas que alguna vez han tenido relaciones sexuales - tanto hombres como mujeres – pueden contraer el virus en algún momento de la vida. Los condones pueden reducir el riesgo de contraer el VPH, pero no protegen completamente contra el virus. El VPH también está relacionado con los cánceres de la vulva, la vagina, el pene, y los cánceres anales y orales en ambos sexos.

Las mujeres hispanas y afroamericanas tienen tasas más altas de cáncer cervical que las mujeres blancas. El riesgo también es mayor en las mujeres infectadas que fuman, tienen muchos hijos, utilizan la píldora anticonceptiva durante mucho tiempo, son VIH positivo o tiene un sistema inmunitario debilitado.

Detección Temprana: Prueba de Papanicolaou

La prueba de Papanicolaou es el mejor método para la detección temprana. En este examen se pueden detectar células anormales, a menudo antes que el cáncer aparezca. A los 21 años, las mujeres deben empezar a tener una prueba de Papanicolaou cada tres años. De los 30 a los 65 años, las mujeres que tienen tanto una prueba de Papanicolaou y una prueba de VPH pueden ir hasta cinco años entre las pruebas. Pero las mujeres con mayor riesgo pueden necesitar pruebas más a menudo, así que lo mejor es que consulte con su médico.

Si los resultados de Pananicolau salen anormales, el médico le puede programar una colposcopia - un examen con un dispositivo de aumento con luz - o biopsia para obtener una mejor visión de los cambios en el tejido del cuello uterino. Las células anormales precancerosas pueden ser retiradas o destruidas. También el médico puede ofrecer la opción de la prueba de ADN del VPH. Esta prueba comprueba la presencia de un alto riesgo de formas de VPH.

Estadios del cáncer de cuello uterino

La etapa 0 describe que las células cancerosas se encuentran sólo en la superficie del cuello uterino. Los cánceres más invasivos se dividen en cuatro etapas. La etapa I es cuando el cáncer no se ha diseminado más allá del cuello uterino. Etapa II significa que el tumor se ha diseminado a la parte superior de la vagina. Un tumor en estadio III se extiende a la parte inferior de la vagina y puede bloquear el flujo de orina. En el estadio IV, el tumor ha alcanzado la vejiga o el recto, o las células cancerosas se han extendido a otras partes del cuerpo y forman nuevos tumores.

Tratamientos

Cirugía: Si el cáncer no se ha progresado más allá de la fase II, la cirugía generalmente se recomienda para eliminar cualquier tejido que puede contener el cáncer. Típicamente, esto implica una histerectomía, la extirpación del cuello uterino y el útero, así como parte del tejido circundante. El cirujano también puede extirpar las trompas de Falopio, los ovarios y los ganglios linfáticos cercanos al tumor.

Radiación: La radioterapia externa utiliza rayos X de alta energía para eliminar las células cancerosas en un área específica. También puede ayudar a destruir cualquier célula cancerosa que haya quedado después de la cirugía. La radiación interna o braquiterapia, utiliza material radioactivo que se inserta en el tumor. Las mujeres con cáncer de cuello uterino se tratan a menudo con una combinación de radiación y quimioterapia.

Quimioterapia: La quimioterapia utiliza medicamentos para llegar a donde quiera que esté el cáncer en el cuerpo. Cuando el cáncer de cuello uterino se ha propagado a órganos distantes, la quimioterapia puede ser la principal opción de tratamiento.

Lidiando con los tratamientos del cáncer

Tratamientos contra el cáncer puede hacer sentir cansado o sin interés en la comida. Pero es importante tomar suficientes calorías para mantener un peso saludable. Consulte a un nutricionista para obtener consejos sobre comer bien durante el tratamiento del cáncer. Mantenerse activo es también importante. El ejercicio suave puede aumentar su energía al tiempo que reduce las náuseas y el estrés. Consulte con su médico para determinar qué actividades son apropiadas para usted.

Tasas de supervivencia para el cáncer de cuello uterino

Las probabilidades de sobrevivir al cáncer cervical están ligados a lo temprano que se encuentre. Dependiendo de la etapa, entre 93% y 15% de las mujeres sobreviven durante al menos cinco años después del diagnóstico. Tenga en cuenta que estas cifras se basan en las mujeres tratadas entre 2000 y 2002. Los tratamientos y las perspectivas pueden ser mejores para los diagnosticados en la actualidad, y todo depende de cómo responderá al tratamiento.

Vacuna para ayudar a prevenir el cáncer de cuello uterino

Las vacunas están disponibles para protegerse de los dos tipos de VPH más fuertemente asociadas con el cáncer cervical. Tanto Cervarix y Gardasil requieren de tres dosis durante un período de seis meses. Los estudios sugieren que las vacunas son eficaces en la prevención de las infecciones crónicas con los dos tipos de VPH que causan el 70% de los cánceres cervicales. Gardasil también protege contra dos tipos de VPH que causan verrugas genitales.

Las vacunas se utilizan solamente para prevenir, no tratar, la infección por VPH. Son más efectivos si se administran antes de que un individuo se vuelva sexualmente activo. Los CDC recomiendan que las niñas reciban una serie de vacunas contra el VPH a los 11 o 12 años de edad. También puede administrarse en niñas y mujeres de edades comprendidas entre 13 y 26 años.

Ver fuentes del artículo
comments powered by Disqus