Sábado 14 de Diciembre

¿Cesárea o Parto Natural?

Por: ContigoSalud

Durante los últimos años, se ha observado un notable aumento en la tasa de cesáreas, principalmente en personas de clase socioeconómica media y alta. Las causas son diversas, pero principalmente se debe a que la mayoría de las mujeres la prefieren en vez del parto natural.

En un estudio llevado a cabo en Argentina, el 16% de las mujeres dijeron que preferirían tener cesárea en vez de un parto natural. El estudio, el cual fue publicado en el Journal of the Royal College of Obstetricians and Gynecologists,  examinó 38 estudios previos sobre cesáreas que incluyeron 19,403 mujeres de América, Asia, Europa, África y Australia. Se observó que las mujeres que tuvieron una primera cesárea optaron por tener una segunda, en vez de parto natural.  En Estados Unidos, por ejemplo, la tasa de cesárea aumentó de 4.5% en el año 1965 a 33%  en el año 2007. La tasa normal no se sabe, pero según la Organización Mundial de la Salud esta debería ser entre un 10 a un 15% en los países desarrollados.

El Procedimiento

La cesárea es un procedimiento quirúrgico mediante el cual se extrae el bebé por una vía que no es la natural, es decir a través de una cirugía abdominal. En esta cirugía se secciona la pared muscular y luego el útero, por donde se extrae al bebé.

Una cesárea se realiza generalmente cuando el parto vaginal puede poner en riesgo al bebé y a la madre. La incisión en el abdomen se hace vertical, ya que es más rápida para abordar al bebé que la transversal.

¿Cuando se debe hacer una cesárea?

Por lo general, una cesárea se lleva a cabo cuando hay complicaciones en el parto o cuando hay factores que impiden que el parto sea natural, como por ejemplo:

  • Falta de progresión del trabajo de parto, o parto detenido
  • Prolapso de cordón
  • Ruptura uterina
  • Aumento de la presión arterial en la madre o en el bebé después de la ruptura amniótico
  • Aumento en el pulso (taquicardia) en la madre o el bebé después de la ruptura amniótica
  • Problemas de la placenta (placenta previa, desprendimiento prematuro de placenta o placenta adherida)
  • Desproporción entre la pelvis materna y el tamaño fetal.
  • Un bebé excesivamente grande
  • Anomalías del cordón umbilical
  • Problemas de salud en la madre (enfermedad cardíaca, pulmonar, diabetes)
  • Pre-eclampsia severa
  • Nacimientos múltiples
  • Feto de alto riesgo
  • Infección por el VIH de la madre
  • Infecciones de transmisión sexual como el herpes genital
  • Alguna enfermedad neurológica del bebé que le impida salir por la vagina


Riesgos de la cesárea

Como toda cirugía pueden haber riesgos. Las complicaciones más comunes para la madre son:

  • Infección
  • Pérdida de sangre severa
  • Hernias
  • Coágulo de sangre en las piernas o los pulmones.
  • Náuseas, vómitos y dolor de cabeza severo después del parto (relacionados con la anestesia y el procedimiento abdominal).
  • Problemas intestinales, tales como el estreñimiento
  • Muerte maternal. Según (muy raro). El riesgo de muerte para las mujeres que tienen un parto por cesárea planificada es 6 de cada 100,000.

Los riesgos para el bebé por cesárea son:  

  • Lesiones durante el parto.
  • Necesidad de atención especial en la unidad de cuidados intensivos neonatales (UCIN).
  • Inmadurez de los pulmones y problemas respiratorios

La mujer que tuvo cesárea por lo general debe pasar de 2 a 3 días en el hospital, en comparación con las que dan a luz de forma natural, que es de un día. La recuperación completa después de un parto por cesárea es de 4 a 6 semanas, la recuperación completa después de un parto vaginal es de 1 a 2 semanas.

Riesgos a largo plazo en una cesárea

Las mujeres que tienen una cicatriz uterina por cesárea tienen un riesgo mayor de tener complicaciones a largo plazo. Estos riesgos, que aumentan con cada cesárea adicional, incluyen:

  • Ruptura de la cicatriz de la cesárea en un embarazo posterior.
  • Placenta previa o crecimiento de la placenta baja en el útero, bloqueando el cuello del útero.
  • La placenta acreta, placenta increta o placenta percreta (de menos a más grave). Estos problemas se producen cuando la placenta se hace más profunda en la pared uterina de lo normal, lo que puede dar lugar a sangrado severo después del parto, y a veces puede requerir una histerectomía.

Un estudio publicado en el 2006 en el Diario de Obstetricia y Ginecología determinó que las mujeres que tenían múltiples cesáreas tenían un riesgo mayor de tener problemas en otros embarazos, tales como placenta acreta e histerectomía.

comments powered by Disqus