Viernes 23 de Junio

Colitis Ulcerativa Crónica Inespecífica (CUCI)

Conozca más sobre esta enfermedad.

Por: ContigoSalud

¿Qué es?

Esta es una forma de enfermedad intestinal inflamatoria, donde el revestimiento del intestino grueso (colon) y el recto resultan inflamados.

Causas

La causa se desconoce. Las personas que padecen esta afección tienen problemas con el sistema inmunitario, pero no está claro si los problemas inmunitarios causan esta enfermedad. El estrés y ciertos alimentos pueden desencadenar los síntomas, pero no causan la colitis ulcerativa.

Puede afectar a cualquier grupo de edad. Hay picos en edades comprendidas entre los 15 y 30 años y de nuevo entre los 50 y 70 años.

La enfermedad puede comenzar en la zona del recto, pudiendo comprometer todo el intestino grueso con el tiempo. También puede empezar en el recto y otras partes del intestino grueso al mismo tiempo. Los factores de riesgo incluyen tener antecedentes familiares de colitis ulcerativa u otras enfermedades autoinmunes.

Síntomas

  • Dolor abdominal (zona ventral) y cólicos 
  • Un sonido de gorgoteo o chapoteo que se escucha sobre el intestino
  • Sangre y pus en las heces
  • Diarrea, desde sólo unos cuantos episodios hasta diarrea muy frecuente
  • Fiebre
  • Sensación de que necesita evacuar las heces, aunque los intestinos ya estén vacíos. Puede implicar esfuerzo, dolor y cólicos (tenesmo)
  • Pérdida de peso

Es posible que surjan complicaciones como infecciones, fístulas (conexiones anormales que en el caso de la colitis ulcerosa se dan entre dos asas intestinales o entre el intestino y la piel), en cuyo caso es imprescindible reponer las pérdidas de energía y nutrientes para conseguir una rápida recuperación.

Exámenes

Colonoscopia con biopsia.

Tratamiento

  • Controlar los ataques agudos
  • Prevenir los ataques repetitivos
  • Ayudar a sanar el colon

Posible uso de corticosteroides.

Dieta y nutrición

El tratamiento dietético es de gran importancia, ya que un buen estado nutritivo hace que mejoren las defensas del organismo, la tolerancia a la medicación, la cicatrización de las posibles úlceras y heridas quirúrgicas y posibilita que los síntomas de la enfermedad no se agraven, además de restablecer la función del intestino tras un brote agudo.

Muchas de las personas que padecen colitis ulcerosa están malnutridas a causa de la propia enfermedad. La inflamación del tubo digestivo, la fiebre y la medicación, hacen que el gasto energético individual aumente, por lo que deberían incrementarse las calorías de la dieta. Es importante tener en cuenta, que puede haber una pérdida extra de nutrientes como consecuencia de la malabsorción, que dependiendo de la localización y la extensión de la enfermedad puede producir carencias de ciertas vitaminas y minerales.

           1.Enfermedad Activa

Ciertos tipos de alimentos pueden empeorar la diarrea y los síntomas de gases. Este problema puede ser más grave durante los momentos de enfermedad activa. Las sugerencias para la alimentación incluyen:

  • Comer en menores porciones pero en mayor frecuencia.  Lo ideal es repartirlas en 6 tiempos (desayuno, media mañana, comida, merienda, cena y post-cena).
  • Coma despacio y en un ambiente tranquilo. Masticar bien.
  • Evitar los alimentos ricos en fibra (cereales integrales, verduras, frutas, frutos secos, alimentos flatulentos como es el caso de las legumbres, brócoli, coliflor.  
  • Evitar los alimentos grasos, grasosos o fritos y las salsas (mantequilla, margarina, productos de pastelería y bollería).
  • Limitar los productos lácteos si tiene intolerancia a la lactosa.
  • La ingesta de cafeína en café, té, y bebidas aumenta el número de contracciones del intestino.
  • Evitar alcohol, chocolate y bebidas con gas.
  • No tomar alimentos ni muy fríos, ni muy calientes, ya que pueden aumentar la cantidad y disminuir la consistencia de las heces.
  • Técnicas de cocción: hervidos, en su jugo, plancha, vapor, horno.
  • Condimentar los platos con sal, excepto cuando el médico indique lo contrario.
  • Reducir consumo de carnes rojas, aumentan gases olorosos y son fuente de azufre, así como vino de mesa y cervezas.
  • Aumentar la ingesta de alimentos ricos en fibra (inulina y oligofructuosa).

Fibra

La fibra insoluble no se disuelve en agua, no es digerida por el intestino delgado y no fermenta gases, pero si retiene agua y produce heces grandes y suaves. Por otro lado la fibra soluble si se disuelve en agua, pero si se administra en grandes cantidades produce flatulencias.

Hidratación

  • Administración de sueros de hidratación oral, caldos, sopas, infusiones, agua de limón, agua de arroz o zumos colados de frutas no ácidas.
  • Tomar los líquidos y el agua en pequeñas cantidades. Hacerlo fuera de las comidas. Ajustar la cantidad de líquidos bebidos, a la cantidad de los que se pierden con las deposiciones.
  • Elegir soluciones rehidratantes de farmacia o limonada alcalina (1litro de agua, dos cucharadas soperas de azúcar, media cucharada pequeña, de sal y de bicarbonato, y el zumo de un limón mediano), o bebidas isotónicas, posteriormente incorporar agua o agua de arroz (50 g de arroz y una zanahoria grande pelada, un litro y medio de agua con sal, hervir durante 20 minutos, a fuego medio).

Suplementación

  • Vitamina D: Los pacientes con CUCI son susceptibles a Osteporosis en especial si están consumiendo esteroides como la prednisona. Estudios recientes han demostrado algunos receptores de esta vitamina en el Colon. Se recomienda en estos pacientes una ingesta de 800 a 1200 UI al día.
  • Calcio: Los pacientes con CUCI necesitan una ingesta ideal de 1200 mg al día.
  • Hierro: Muchos pacientes con CUCI manejan niveles bajos de hierro que puede llevar a anemia. El Médico debe de revisar estos niveles de manera periódica.
  • Selenio: Este actúa como antioxidante en el cuerpo.

Guía Para Selección De Alimentos

ALIMENTOS

SUELEN TOLERARSE BIEN

NO SUELEN TOLERARSE BIEN

Lácteos

Yogurt, queso fresco, cuajada, leche  descremada.

Leche, flan y natillas, quesos grasos, natas y cremas, yogurt con frutas, con cereales o con frutos secos.

Cárnicos, pescados

y huevos

Carnes magras (solomillo, lomo). Jamón cocido. Jamón serrano desgrasado. Pollo sin piel y conejo. Pescado blanco y huevos pasados por agua.

Embutidos, paté, carnes muy duras y fibrosas. Cerdo graso, cordero, carne grasa y ahumada, vísceras, bacon, salchichas. Huevos duros o fritos.

Cereales, legumbres

y tubérculos

Pasta, arroz, papas, pan blanco.

Cereales integrales y sus derivados. Legumbres inicialmente.

Verduras y

hortalizas

Zanahoria, boniatos, calabaza y calabacín.

Verduras muy fibrosas y flatulentas (alcachofa, espárragos, pimientos, coles, cebolla, rábanos, etc.)

Frutas

Plátano muy maduro, manzana y pera al horno o hervida.

Albaricoque, melocotón, ciruelas y otras frutas crudas y desecadas

Grasas

Aceite de oliva virgen y aceite de semillas con moderación

Fritos, mantequilla, mayonesa, margarina, frutos secos.

Azúcares y dulces

Miel y azúcar con moderación. Repostería casera y con poco aceite en cantidad moderada. Galletas tipo "María"

Chocolate y cacao, bollería y repostería industrial, galletas integrales.

Bebidas

Agua, infusiones, caldos vegetales

Bebidas gaseosas, alcohólicas, caldos grasos, así como las bebidas excitantes y muy frías.

Condimentos

Sal, hierbas aromáticas.

Vinagre, especias como pimienta o pimentón

 

           2. Fase de remisión

Si  no se  encuentra relación  entre un alimento y los síntomas digestivos, no es necesario eliminarlo de la dieta. Ciertos alimentos como las frutas, verduras, legumbres, leche y derivados inclúyalos progresivamente. Si alguno de estos alimentos se tolera mal, hay que retirarlo e intentar incorporarlo de nuevo más adelante.

  • La gran mayoría de pacientes pueden seguir una dieta absolutamente normal: variada, equilibrada y saludable.
  • Ningún alimento ha demostrado desencadenar o empeorar la enfermedad. Hay que excluir  por lo tanto únicamente aquellos alimentos que reiteradamente se tolere mal.
  • Pueden consumirse alimentos con fibra en cantidades normales, teniendo en cuenta que la fibra soluble (legumbres, manzana, plátano, cítricos sin piel, fresas, pera) puede ser beneficiosa para el intestino grueso.
  • No eliminar de la dieta la leche y sus derivados si no existe intolerancia a los mismos ya que son una fuente imprescindible de calcio y vitamina D.  En casos de intolerancia a la lactosa, se recomienda consumir leche sin lactosa. Además la mayoría de pacientes que no toleran la leche pueden tolerar otros derivados lácteos como el yogurt y los quesos curados. 
comments powered by Disqus