Viernes 13 de Diciembre

Coma Sano: Gane Vida y También Dinero

Se pueden tener muy buenos hábitos de alimentación y a la vez muy accesibles en términos económicos.

Dra. Susan Láscarez, Nutricionista.

El tema de tener una alimentación saludable no se trata solamente de saber qué comer, también implica la forma de prepararlos y ante todo la posibilidad de adquirirlos. Una de las principales barreras que se imponen las personas a la hora de hablar sobre la alimentación saludable es la idea o creencia de que comer sano es caro.  Algunos estudios han tenido la oportunidad de analizar este fenómeno y se ha demostrado cómo las diferencias entre dietas saludables y no saludables son mínimas.

Se pueden tener muy buenos hábitos de alimentación y a la vez muy accesibles en términos económicos.  Para ello puede seguir algunos consejos:

Volver a lo básico: cocinar en casa siempre será una mejor opción.  Se puede ahorrar una gran cantidad de dinero preparando los alimentos en casa en lugar de comprar algo fuera para cada tiempo de comida, inclusive en restaurantes de comidas rápidas.  Otra gran ventaja es que se pueden preparar alimentos en mayor cantidad y congelarlos para ser usados en días posteriores.

Más variedad en el plato: no sólo la carne o las fuentes de proteína son importantes en la dieta, un mayor consumo de alimentos vegetales como semillas, granos integrales, frutas y vegetales va a mejorar primero su salud y segundo le va a ayudar a ahorrar unas cuántas cifras. Los alimentos derivados de animales suelen ser más costosos e implicar mayores riesgos para la salud.

Alimentación consciente: The mindfull eating o la alimentación consciente le permite comer alimentos cuando el cuerpo lo necesita y detenerse cuando esté satisfecho lo que se traduce en comer menos comida y esto en comprar menos comida.

Mejor al natural: Los alimentos naturales como las semillas, granos integrales y fuentes de proteína como pollo y pescado generan una sensación de saciedad más rápida y prolongada. A pesar de que puedan ser un poco más costosos, pueden usarse pequeñas porciones obteniendo estos resultados.  Por otro lado, los alimentos altamente procesados como las fuentes de azúcar simple y los carbohidratos refinados como cereales, galletas y snacks, provocan picos de azúcar en sangre que generan sensación de hambre poco tiempo después de consumirlos.  Así que, aunque una bolsa de papas tostadas pueda ser más económica, va a tener que comprar algo más una hora después.

Costos a largo plazo: No se trata solamente de la cuenta del supermercado cuando hablamos de los costos de una alimentación saludable o no saludable.  Se debe tomar en consideración el impacto de lo que se come a largo plazo y de los costos que se pueden evitar en servicios de salud al mantener una alimentación balanceada como parte de su rutina diaria.

Ver fuentes del artículo
comments powered by Disqus