Lunes 24 de Junio

Combata La Celulitis

¿Qué causa la celulitis? Olvídese de los mitos...

Por: Diana Mora, Gerente Spa InterContinental

Sin duda esta es una palabra que muchas queremos desaparecer de nuestro vocabulario, sin embargo aproximadamente para un 90% de la población costarricense es una realidad; no distingue edad, raza, clase social, complexión física, y de la cual muy pocas veces podemos escapar.

La también llamada piel de naranja es un problema muy frecuente y se da exclusivamente en el género femenino, debido al porcentaje hormonal y a las características de distribución de grasa corporal de la mujer. Sus principales zonas de afectación son la cadera, piernas (esto incluye muslos, rodillas, pantorrillas) y glúteos; y, aunque en menor grado puede llegar a aparecer en otras áreas.

La celulitis se desarrolla en el tejido subcutáneo, es decir en una de las capas profundas de la piel, y está directamente relacionada con la acumulación de tejido adiposo, líquidos y toxinas en esta zona; que permanecen en el lugar específico por diversos factores y provocan este aspecto característico.

Tipos de celulitis

Existen diversos tipos de celulitis. Se han diferenciado tres tipos principales que son:

-       celulitis blanda: de aspecto menos agradable
-       celulitis dura: más compacta y frecuente en mujeres jóvenes
-       celulitis edematosa: es la más grave

Estas características influyen en los efectos que puedan provocar sobre el cuerpo y en consecuencia en su tratamiento. Por ejemplo la celulitis blanda es más difícil de tratar, a diferencia de la compacta, debido a su composición. En el caso de la edematosa, puede provocar otros problemas ligados a ella debido a su gravedad.

Causas de la celulitis

A lo largo de la historia se han establecido diversas causas de su aparición, algunas de ellas han ido evolucionando hasta convertirse en mitos. Podemos decir que hay una serie de factores que influyen directa o indirectamente en que seamos propensas a tener celulitis. Entre ellos podemos citar:

-       Genética: juega un papel fundamental en la mayoría de los casos
-       Problemas de circulación y retención de líquidos
-       Hábitos alimenticios inadecuados
-       Alteraciones hormonales: inicio del periodo menstrual, embarazo, menopausia, uso de anticonceptivos
-       Ingesta de alcohol
-       Tabaquismo
-       Estilos de vida sedentarios
-       Posturas inadecuadas
-       Uso de  prendas de vestir extremadamente ajustadas
-       Estrés
-       Pobre ingesta de agua
-       Alteraciones funcionales (tiroides, hígado)

El principal signo de su presencia es la aparición del aspecto irregular en la piel de las zonas afectadas, en forma de cúmulos y  además como síntoma puede provocar dolor, ya que el tejido adiposo acumulado genera presión sobre diferentes estructuras como capilares, vasos linfáticos y venas aledañas a la zona.

¿Cómo tratarla?

Lo que todas quieren saber… Existen muchas opciones de productos y tratamientos que prometen eliminar la piel de naranja, sin embargo es muy importante tener claro que en algunas ocasiones y debido a factores fuera de nuestro control (genética, por ejemplo) es muy difícil eliminarla por completo. La clave siempre será una intervención integral que sea constante y que incluya estilos de vida saludable, esfuerzo y motivación por parte de la persona para reducirla, pero sobre todo para evitar que progrese.

Es vital dentro de este enfoque integral una alimentación balanceada que incluya frutas y vegetales dentro de la rutina diaria, la ingesta de agua, y si es necesario asesorarse con un profesional en la materia con respecto a cuales alimentos debemos consumir y cuales podemos limitar. También es muy importante realizar algún tipo de actividad física, que permitirá el aumento de la circulación y drenaje de las sustancias de desecho. Se recomiendan actividades como nadar, andar en bicicleta, tenis o aeróbicos.

Actualmente existe aparatología que es un gran coadyuvante, sin embargo no realiza el trabajo por si sola. Gracias al avance de la ciencia y tecnología tenemos al alcance infinidad de tratamientos que son grandes aliados.

Si de productos se trata también encontramos un abanico de opciones para escoger. Se ha descubierto que las algas marinas son de gran beneficio para combatir la celulitis, ya que reafirman y revitalizan la piel, además son capaces de aumentar la circulación, desintoxicar y favorecer el drenaje y desecho de sustancias nocivas. Además otros productos como el café y el té verde aplicados de manera tópica, es decir sobre la piel, ayudan a la eliminación de grasas de manera progresiva. En este caso son ideales las exfoliaciones y envolturas corporales que incluyen este tipo de ingredientes.

Uno de los principales consejos a nuestro favor es la realización de masajes en las zonas afectadas, ya que de esta manera aumentamos la circulación y permeabilidad en las mismas, lo que va a permitir un adecuado drenaje de sustancias de desecho y adiposidades; además de ir moldeando las áreas problemáticas.

Esperamos que estas recomendaciones puedan ser de gran ayuda si dentro de sus propósitos de año nuevo se está el atacar la piel de naranja.

comments powered by Disqus