Martes 17 de Julio

¿Come en su trabajo?

Cuidado con las calorías vacías

Junio,2018

Hoy en día podemos encontrar en diversos lugares de trabajo máquinas expendedoras con diversos tipos de snacks, cafeterías con alimentos poco saludables o bien, alimentos gratuitos que brinda la empresa a sus trabajadores como forma de incentivo. Esto ha producido que los trabajadores agreguen semanalmente un promedio de 1,300 calorías de más a la dieta, según un nuevo estudio.

El estudio se realizó con base en los datos de la Encuesta Adquisición de Alimentos del Departamento de Agricultura de EE. UU., en esta se encontró que los alimentos ofrecidos en el trabajo contenían principalmente altas cantidades de sodio y granos refinados, con pocos granos enteros y fruta.  La comida era alta en calorías "vacías", que contienen pocos o ningún nutriente y a menudo se componen de grasas sólidas y azúcares añadidos. Estas calorías provienen principalmente de los alimentos que ofrecen las empresas de forma gratuita (70%)

Según Stephen Onufrak, el estudio se limitó a participantes mayores de 18 años que están trabajando actualmente, además es el primer estudio que utiliza un conjunto de datos nacionalmente representativo de los hogares de los EE.UU.

El análisis que se realizó en los Centros para el Control y Prevención de Enfermedades a aproximadamente 5,222 empleados, y se encontró que una cuarta parte de esos empleados (la mayoría de ellos graduados universitarios, mujeres y blancos no hispanos) compraban  alimentos y bebidas en el trabajo, en máquinas expendedoras o cafeterías, o los obtuve de forma gratuita en áreas comunes, reuniones y eventos sociales.

Según Gans: "Si es gratis, la gente lo quiere". "Si tienes fruta en esa sala de descanso, la gente la agarrará". La comida gratuita en los trabajos es la fuente de alimentos más común de los trabajadores (17%), en comparación con los alimentos comprados (8%). El estudio no vincula comer en el trabajo con la obesidad, sin embargo; Onufrak dice: que “es un factor relevante”, además la mayoría de las comidas que los empleados comían en el trabajo eran "calóricamente densas y no se ajustaban a las pautas dietéticas”.

El comer u ofrecer alimentos en el trabajo no debe ser un factor determinante o que afecte el estado corporal de un trabajador, todo lo contrario; podría ser beneficioso si se canaliza de forma saludable, ofreciendo alimentos con mayor aporte nutricional (vitaminas, minerales, fibra, agua) y respetando los tiempos de alimentación

Ver fuentes del artículo
comments powered by Disqus