Lunes 21 de Octubre

Cómo Cocinar Para Alguien con Hepatitis

Lo que debe agregar y lo que debe evitar en la dieta.

Por: ContigoSalud

El hígado es esencial para la salud, ya que convierte los alimentos que comemos en la energía que necesitamos para sobrevivir. Afortunadamente, el hígado tiene una increíble capacidad de curarse a sí mismo. Sin embargo, si no se cuida y no se toman las medidas correctas, una infección o hepatitis puede conducir a daños en las células del hígado e incluso a la destrucción de las de las mismas.

Si usted sufre hepatitis, o bien cuida a alguien que sufre de esta enfermedad, puede ayudar a proteger la salud del hígado del paciente al proporcionar los alimentos adecuados.

No hay una dieta especial específico para la hepatitis. Es importante seguir una alimentación saludable, hidratarse bien con agua, hacer ejercicio moderado y dormir al menos 8 horas al día. La dieta debe ser baja en sodio, grasa y colesterol.

Tenga en cuenta que los síntomas comunes de la hepatitis pueden incluir náuseas y pérdida de apetito. Las personas con hepatitis viral pueden necesitar ser tratados con medicamentos llamados interferones, que pueden causar nausea, vómito, sabor metálico en la boca y llagas en la boca o garganta.  Por estas razones, las personas con hepatitis pueden estar en peligro de no obtener una nutrición adecuada.

Consejos para una buena nutrición con la hepatitis

Uno de los problemas más serios que puede sufrir un paciente con hepatitis es la desnutrición. Es por eso que muchos pacientes deben recurrir a un Nutricionista o dietista para que le haga un plan específico para prevenir o tratar la desnutrición.

Tome nota de estos consejos para tener una buena nutrición y proteger el hígado:

  1. Variedad. Ofrezca variedad de alimentos de los grupos de carbohidratos complejos, frutas, vegetales, lácteos descremados y proteínas magras como pescado, pechuga de pollo, huevo, soya y frutos secos.
  2. Comidas frecuentes. Las personas con hepatitis pueden tener poco apetito y saciarse muy rápido, así que se recomienda hacer comidas pequeñas y frecuentes en el día. Los alimentos blandos o líquidos a temperatura ambiente son más fáciles de tolerar como batidos, sopas, caldos, purés.
  3. Suplementos. Puede recurrir a suplementos nutricionales que contengan carbohidratos y proteínas, ya que ayudan a aumentar el consumo calórico y se les puede agregar leche, yogurt, fruta y azúcar para aumentar el aporte calórico.
  4. Meriendas. Se recomienda hacer 3 meriendas al día y puede incluir frutas en combinación con leche o yogurt, miel de abeja y cereales.
  5. Sal. Se recomienda limitar el consumo a 2000 miligramos por día, ya que ayuda a evitar la retención de líquido. Evitar enlatados, sopas de paquete, salsas preparadas, embutidos y quesos ya que tienen mucho sodio. Busque alimentos que contengan menos de 240 mg de sodio por porción.
  6. Proteína. La proteína es necesaria para la regeneración de las células dañadas del hígado por la hepatitis, pero demasiada proteína puede sobrecargar un hígado debilitado. En la enfermedad de hígado grave, el exceso de proteínas puede empeorar una enfermedad llamada encefalopatía, que afecta el funcionamiento del cerebro. Pregúntele al médico si se debe restringir la ingesta de proteínas. Los pacientes sin encefalopatía o con hepatitis no complicada deben comer suficientes proteínas para evitar una mayor pérdida de proteínas de sus cuerpos.
  7. Grasas. Las grasas son importantes en la dieta para el almacenamiento de energía, pero hay grasas buenas y grasas malas. Prefiere las grasas de origen vegetal provenientes de nueces, aguacate, semillas, aceite de oliva y la grasa de los pescados ricos en Omega 3. Evite las grasas saturadas de origen animal y las grasas trans.
  8. Frutas y verduras. Usted debe servir un mínimo de cinco porciones por día. Las frutas y verduras son ricas en antioxidantes que ayudan a regenerar las células del hígado.
  9. Carbohidratos. Estos alimentos deben constituir la mayor parte de la dieta, sin embargo opte por aquellos de grano entero o integrales.

Precauciones alimentarias

Si el hígado ya está debilitado por la hepatitis, es importante evitar cualquier daño adicional que pueda afectar el hígado.

La hepatitis A se contagia de alimentos contaminados, tabaco, alcohol y exceso de medicamentos. Tome en cuenta estos consejos:

1. La seguridad alimentaria. Se debe tener mucho cuidado con la manipulación de alimentos, evitar consumir alimentos crudos como mariscos y pescados, carnes y pollo. Las frutas y vegetales se deben lavar muy bien. Y muy importante lavarse las manos bien después de manipular alimentos.

2. Precauciones vitamínicas. La mejor manera de obtener suficientes vitaminas es a través de una dieta bien balanceada. Un exceso de vitamina A o D pueden añadir estrés a un hígado dañado por la hepatitis. Evite los suplementos vitamínicos.

3. El alcohol y el acetaminofén. Las personas con hepatitis no deben beber alcohol. El alcohol en cualquier forma daña las células del hígado. El alcohol combinado con acetaminofén podría ocasionar una insuficiencia hepática repentina y severa.

4. Remedios naturales. Algunos remedios a base de hierbas naturales pueden ser peligrosas para una persona con hepatitis. Pregúntele siempre al médico antes de consumirlos.  Algunos que pueden dañar el hígado son: Kava-Kava, poleo, Jin Blu Huan, té de hierbas gordolobo, solideo, muérdago, y la hoja de chaparral.

Ejemplo de Menú

Desayuno

Merienda

Almuerzo

Merienda

Cena

Merienda

Avena integral con
leche descremada, banano
nueces y miel de abeja
Jugo de naranja

Suplemento nutricional con fruta y leche descremada

Arroz
Lentejas arregladas con espinacas
Salmón al horno con hierbas
Fresco natural
 

Sándwich en pan integral con queso mozzarella, tomate, albahaca y aguacate

Pasta en salsa de tomate con pollo, hongos y brócoli
Pan
Jugo de manzana

Cereal integral con yogurt y pasas

comments powered by Disqus