Jueves 22 de Agosto

Cómo Lidiar Con El Divorcio

Por: Maricruz Coto, Psicóloga

La ruptura de la pareja suele ser uno de los momentos más difíciles que atraviesan las personas.  Los divorcios, por múltiples causas, se caracterizan generalmente por elementos negativos y si no se manejan adecuadamente, pueden traer consecuencias perjudiciales para todos los involucrados. Aquí, algunos elementos que le ayudarán a comprender mejor este momento y cómo lidiar con él.

El divorcio es una decisión que llega después de múltiples discusiones e intentos frustrados de reparar la relación.   Previo a esta medida, la pareja ha atravesado diferentes etapas:

  • planear la ruptura, (realizar la repartición de bienes y tomar acuerdos acerca de los hijos);
  • la separación como tal, (cada quien debe enfrentar los sentimientos asociados a la pérdida de la pareja y la estructura familiar),
  • la aceptación de esta realidad (abandonando las fantasías de reconstrucción de la pareja y realizando acciones para continuar con la vida independiente).

Como todas las crisis de la vida, implica realizar un duelo.  Este proceso puede variar en su duración e intensidad, según sea el caso, hasta que la persona logre adaptarse a la nueva situación.

¿De qué depende que se enfrente de forma adecuada o no este duelo? Diversos factores como las características personales (una persona muy dependiente, con baja autoestima, pesimista, etc., es probable que tenga mayor dificultad), las redes sociales de apoyo (si tiene pocos amigos, o amistades superficiales, si la familia no aprueba el divorcio), las circunstancias de la separación (mutuo acuerdo, infidelidad, discusión por el patrimonio), y de la dinámica de la relación de pareja (si suelen tomar acuerdos pacíficos con facilidad o si propician enfrentamientos). 

También cada miembro involucrado vive de forma diferente la situación.  Por ejemplo si el divorcio se da porque sólo uno de los miembros lo desea, la otra persona suele entrar en una crisis al sentirse abandonada y se cuestiona el porqué de la decisión.

Para los hijos también es una etapa difícil que los padres pueden ayudar a manejar de la forma más adecuada, siguiendo algunas recomendaciones:

  • Ambos padres deben comunicar la decisión a los hijos.  Déjeles claro que no es culpa de ellos, sino que es una decisión que ambos tomaron (aunque no sea así).
  • De forma madura deben separar el hecho, de que aunque ya no serán pareja, siempre serán padres, por lo cual las responsabilidades con los hijos no pueden quedar relegadas, ni su amor por ellos cambiará.
  • Su hijo no es su confidente, usted debe hacerse cargo de sus sentimientos o buscar ayuda de un experto.   Los niños deben ser terreno neutral en el divorcio y no ser involucrados por sus padres en la pelea de uno contra el otro.
  • Bríndeles la oportunidad de que se despidan del progenitor que sale del hogar.  Aunque es doloroso, es un momento que deben enfrentar.   También se aconseja que los deje expresar sus sentimientos y dudas respecto al tema.
  • No prometan nada que no vayan a cumplir, no hablen de reconciliaciones, ni den falsas expectativas, tampoco prometan que no habrán nuevas parejas.
  • Las responsabilidades de ambos padres con los hijos deben considerar las obligaciones y la recreación, para evitar recargos en una sola parte y el estereotipo de “mamá mala porque me regaña y papá bueno porque me deja hacer lo que quiero”.

Finalmente, usted, puede invertir su energía en nuevos proyectos.  No se aísle, busque compañía, actividades y continúe con su vida de la mejor manera.  Pasar por un divorcio es doloroso, pero la vida no acaba ahí, recuerde que una crisis siempre representa también una oportunidad.

comments powered by Disqus