Jueves 19 de Octubre

Cómo Lograr Una Buena Salud Emocional

El poder de vivir feliz y sano

Por: Laura Revelo, periodista

Alcanzar una salud emocional óptima es una de las claves para ser felices. La felicidad se relaciona con una buena calidad de vida y un estado de salud integral que incluye la dimensión física, mental, emocional y espiritual.

Según una encuesta de Ipsos Global sobre la felicidad realizada en noviembre de 2011, un 74% de personas en América Latina son felices. La encuesta estudió a 18,687 adultos de 24 países y fue llevada a cabo en noviembre 2011.

Además destacan que América Latina registró un mayor número de personas muy felices, con un tercio de encuestados diciendo que lo eran (32%), seguida de América del Norte (27%), la región Asia-Pacífico (24%), Medio Oriente y África (24%). Sólo 15% de los europeos dijo sentirse muy feliz.

De acuerdo con John Wright, vicepresidente de Ipsos Global,“las razones depor qué las personas son felices deben ser cuidadosamente consideradas. No se trata sólo del bienestar económico. Se trata de toda una serie de otros factores que les hacen ser lo que son hoy."

Beneficios de la salud emocional

  • Fomenta los pensamientos positivos y la paz interior
  • Estimula el cuidado físico y la salud integral
  • Facilita el manejo del estrés
  • Ayuda a construir y a mantener relaciones sólidas y duraderas
  • Contribuye a estar mejor preparados para manejar la adversidad.


La felicidad y su relación con la salud emocional

En otro estudio realizado en el 2007 por IPSOS y BMC Innovation Company para Latinoamérica, se determinó que existe una conexión altísima entre la felicidad y la actitud de ocuparse de la salud emocional. El estudio reveló que 8 de cada 10 personas que se sienten muy felices se ocupan en mayor o menor medida de su salud emocional, mientras que 7 de cada 10 de quienes no se sienten felices se ocupan poco de su salud emocional.

Según el doctor Germán Retana, sociólogo, consultor de negocios y profesor del Instituto Centroamericano de Administración de Empresas (INCAE), “Las personas que logran un buen estado de salud emocional tienen una mejor gestión de sus emociones y de su comportamiento. Están mejor preparadas para manejar la adversidad, construir relaciones sólidas, y llevar vidas productivas y plenas.”

Según Retana, la salud emocional se puede ejercitar siguiendo algunas recomendaciones:

¿Cómo ejercitar su salud emocional?

  1. Inicie el día con una profunda reflexión sobre su valor como persona, miembro de una familia o responsable de una empresa. Valore sus cualidades y visualice las tres cosas más importantes que debe hacer ese día porque agregan valor a clientes, familia o comunidad. Cuando se levante de la cama, lo mejor es "programarse" para un buen día.
  2. Existen ocho áreas clave sobre las que se puede trabajar: salud física, familia, desempeño profesional, disfrute, estabilidad económica, estado emocional, religión y espiritualidad. Dedique cada día a mejorar en una de estas áreas.
  3. Defina sus reglas no negociables: "Nadie me robará mi serenidad hoy", "jamás tomaré algo demasiado en serio", "pase lo que pase, todo pasará".
  4. Serenidad ante la adversidad, la cual es parte del camino.
  5. Practique momentos de silencio varias veces al día y reflexione: ¿Qué estoy haciendo bien y qué no?, ¿qué lecciones aprendo de mi mismo?
  6. Procese situaciones pasadas para reducir su angustia y planee en lo posible para reducir ansiedades. Así podrá dedicarse 100% al presente.
  7. Eleve la calidad de sus relaciones esenciales, recuerde que calidad de vida depende en gran medida de la calidad de las relaciones.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 


 

 

El círculo virtuoso: conexión mente-cuerpo

De acuerdo con Retana, existe una influencia mutua muy fuerte entre lo emocional y lo físico, “El estado emocional hará que las personas cuiden o descuiden su estado físico. Una persona emocionalmente sana está consciente de que debe cuidarse físicamente. Estar bien físicamente le servirá para mantenerse mental y emocionalmente saludable. Es un círculo virtuoso”. 

Agrega que la actividad física y la alimentación son fuentes de regeneración física, mental y emocional. La actividad física tiene varias beneficios para la salud, entre ellos:

  • Reduce el riesgo de hipertensión, cardiopatía coronaria, diabetes, cáncer, entre otros
  • Mejora la salud ósea
  • Ayuda con el control de peso
  • Se recomienda hacer 30 minutos al menos 5 veces por semana.
  • Crea optimismo, canaliza la tensión muscular, eleva el espíritu competitivo y la conciencia de salud.


La alimentación balanceada, como aliada de la buena salud

De acuerdo con Retana, una adecuada alimentación es sinónimo de disciplina personal y de una conciencia sobre la responsabilidad de cuidar la salud física e integral.

Según la nutricionista costarricense María Laura Matamoros, uno de los factores que se debe de tomar en cuenta para tener un buen funcionamiento de la mente es la hidratación: “varios estudios han demostrado que cuando la hidratación no es la adecuada se disminuye la capacidad de concentración y en los casos más extremos la capacidad de razonamiento se ve disminuida”.

Tome nota de estos consejos para tener una alimentación balanceada:

  1. Controle el tamaño de las porciones.
  2. Elija alimentos variados en su plato.
  3. Incluya vegetales y frutas en la mitad de su plato, un cuarto de proteína magra y el otro cuarto de granos enteros.
  4. Recuerde que no hay alimentos buenos o malos, solo dietas mal balanceadas.
  5. Hidrátese con agua, refrescos naturales, bebidas bajas en azúcar, entre otros.
  6. Haga dos meriendas al día con el fin de controlar la glicemia (la medida de concentración de glucosa libre en sangre).

La nutricionista explica que cuando se experimentan bajas en el azúcar sanguíneo es normal que la capacidad de concentración baje, los niveles de ansiedad suban y que el pensamiento se vea afectado por la necesidad de comer. Si se realizan comidas muy abundantes es normal experimentar el efecto llamado “marea alcalina” en el cual el cuerpo pide descanso para poder llevar a cabo el proceso de digestión.

Ver fuentes del artículo
comments powered by Disqus