Martes 11 de Diciembre

Cortar los carbohidratos

Podría llevar a la muerte prematura

Septiembre,2018

Hoy en día se pueden encontrar muchas dietas bajas o sin carbohidratos, (harinas, leguminosas, verduras harinosas, frutas y lácteos) conocidas como: Atkins, South Beach, paleo, Keto, populares por la conducción de pérdida de peso, por la disminución de la enfermedad cardiovascular y diabetes tipo 2.  Generalmente en este tipo de dietas se tiende a reemplazar los carbohidratos con grasas y proteínas de origen animal, para reemplazar las calorías faltantes de los carbohidratos, sin embargo; una nueva investigación sugiere que esta práctica está relacionada con una vida más corta.

Un equipo de la Universidad de Harvard y la Universidad de Minnesota decidieron analizar los datos de un estudio sobre el Riesgo de Aterosclerosis en las Comunidades. Los resultados presentados en The Lancet Public Health, encontraron un peligro en las dietas bajas en carbohidratos. Los investigadores basándose únicamente en la ingesta de carbohidratos, observaron que un participante de 50 años que come menos del 30% de carbohidratos alcanzará una edad de 79,1 años, en comparación con una persona que consume más del 65% de carbohidratos, tendrá 82 años. En el mes de agosto, investigadores de la Universidad Médica de Lodz en Polonia, analizaron los datos de 24,825 participantes en la Encuesta Nacional de Salud y Examen de EE. UU., recopilada de 1999 a 2010, en donde encontraron que la ingesta más baja de carbohidratos tenía un riesgo 32% mayor de morir en general, en comparación con los participantes que comieron la mayoría de los carbohidratos. Se indagó un poco más para conocer si este riesgo es por la disminución en el consumo de carbohidratos o se debía a otros factores. En el diagnóstico se observó que algunos participantes que redujeron los carbohidratos consumieron más proteína y grasa de origen animal; sus dietas incluyen más carne de res, cerdo, cordero, pollo y queso. Otros participantes eligieron más proteína y grasa a base de plantas; sus dietas incluían más nueces, mantequilla de maní, panes oscuros o integrales, chocolate y vegetales. En general, los comedores bajos en carbohidratos de origen animal, tenían dietas con mayor contenido de proteínas y grasas saturadas, que los comedores bajos en carbohidratos de origen vegetal. El riesgo de muerte prematura se elevó para aquellos que habían elegido más proteínas y grasas a base de animales, pero aquellos que habían cambiado los carbohidratos por proteínas y grasas a base de plantas vivían más tiempo.

Estos datos señalan la importancia de evitar los extremos, procurando buscar un equilibrio en el consumo de los diferentes grupos de alimentos: comiendo cantidades bajas a moderadas de carbohidratos, vegetales, frutas y granos integrales, carnes bajas en grasa saturada, grasas de origen vegetal (nueces, aguacate, aceite de oliva), ya que cada uno nos aporta diferentes vitaminas, minerales, carbohidratos, proteínas y grasas que contribuyen a la buena salud.  No todas las dietas son funcionales para todos, por eso es importante acudir a un especialista; que adecue su alimentación con base en sus necesidades calóricas y nutricionales, buscando siempre una alimentación saludable que lo lleve a una buena nutrición.

Ver fuentes del artículo
comments powered by Disqus