Miércoles 17 de Julio

Cuide El Peso De Sus Hijos En Vacaciones

Por: MSc Adriana Alvarado, Nutricionista

En algunas familias existe un error en el significado de la palabra vacaciones. Si bien es cierto que es momento para descansar y levantarse más tarde, lo incorrecto está en que muchos niños dedican largas horas a ver televisión, jugar en la computadora y estar dentro de la casa, lo que les genera más ansiedad, un mayor consumo de calorías, y en algunos casos un aumento de peso.

Las vacaciones deberían ser un período para disfrutar de las actividades al aire libre, ir a campamentos, hacer ejercicio, y si se puede pasear.

Un niño con sobrepeso tiene mayor riesgo de tener problemas emocionales, sociales y médicos como bajo autoestima, aumento de presión arterial, diabetes, problemas ortopédicos, entre otros.

Muchos niños tienden a aumentar de peso durante las vacaciones y esto se debe a varios factores:

  • Alteración en el horario de comidas (saltarse las comidas)
  • No desayunar
  • Acostarse y levantarse tarde
  • Alteración del sueño
  • Aumento del uso de la televisión, video juegos y computadoras
  • Disminución de la actividad física (jugar, andar en bici, natación, tenis, etc.)
  • Aumento en el consumo de comidas rápidas, comida de paquete, dulces, etc.


¿Cómo combatir el aumento de peso?


1. Aumente la actividad física

El ejercicio no solo ayuda al controla el peso, sino que además disminuye el estrés, mejora el sueño, disminuye la ansiedad y mejora la autoestima.

Se recomienda que los niños realicen 60 minutos de actividad física diariamente, esto con el fin de lograr sus beneficios.  Incentive y apoye a sus hijos a jugar futbol, andar en patineta, jugar escondido, matricularse en clases de tenis, entre otros. Puede incluso hacer un cronograma con las actividades que se van a realizar en un mes y poner metas. Al final del mes si su hijo cumplió con el objetivo de ejercicio puede dar alguna recompensa como ida al cine, una pantaloneta para jugar futbol, un bolso nuevo, etc. No premie a su hijo con comida “chatarra”, confites, chocolates u otros alimentos poco saludables.

2. Haga comidas en familia

El comer en familia es un buen momento para enseñarle a su hijo buenos hábitos alimentarios. Así además aprovechará para mejorar la comunicación, compartir y pasar un rato agradable.

3. Establezca horarios para ver televisión

Debido a que los niños pasarán más tiempo en la casa, establezca horarios para ver televisión y jugar en la computadora. Incentive a los niños a salir a jugar al aire libre y realizar otras actividades que involucren movimiento. El estar largas horas enfrente del televisor o computadora, genera mayor cansancio y fatiga.

4. Tenga horarios regulares de comidas

El organismo está acostumbrado a recibir nutrientes y energía a horas específicas. Al cambiar estos horarios, puede haber mayor ansiedad, cambios en el gasto energético, cambios en el ciclo del sueño y por ende un aumento de peso.

Evite que los niños se salten comidas y trate de respetar los horarios de comidas. Asimismo limite el consumo de comidas fuera de casa, máximo 1 vez por semana.

5. Comer por salud

Los niños están en desarrollo y crecimiento, por lo que es fundamental que tengan una alimentación saludable. A continuación algunas recomendaciones para lograrlo.

  • Aumente el consumo de frutas y vegetales.
  • Disminuya el consumo de grasa en las comidas, desde el método de cocción, hasta la cantidad de grasa que le agrega (aceite, mantequilla, queso crema, natilla). Puede utilizar aceite en aerosol.
  • Opte por cortes de carne bajos en grasa, pollo sin piel, pescados, lácteos descremados y embutidos bajos en grasa.
  • Incremente el consumo de fibra variando el pan blanco por integral, agregando leguminosas al plato, combinando el cereal de desayuno regular con hojuelas integrales, entre otros.
  • Disminuya el consumo de azúcares simples, jugos, refrescos, gaseosas, confites, chocolates, galletas y queques.
  • Tenga en la despensa alimentos nutritivos como papas horneadas, palomitas de maíz reducidas en grasa, galletas de avena, barritas de cereal, refrescos sin calorías, etc.
  • Vaya con su hijo al supermercado e involúcrelo en el planeamiento del menú.
  • No restinga alimentos, sino deje los alimentos menos saludables para ocasiones especiales.
  • Si su hijo tiene alguna fiesta o evento especial que incluye alimentos pocos saludables, cuide lo que vaya a comer en los otros tiempos de comida, incrementando el consumo de vegetales, frutas y proteínas bajas en grasa.
comments powered by Disqus