Domingo 20 de Octubre

Depresión Y Cambios En El Peso

Por: ContigoSalud

Algunas personas pierden peso cuando están deprimidas, otras ganan unas libras de más. ¿Por qué se da esto y de qué depende?

Un estudio publicado en marzo del 2010 en los Archivos de Psiquiatría General, demostró que la obesidad aumenta el riesgo de depresión y viceversa. Si revisamos los síntomas de la depresión podemos ver que muchos de éstos pueden llevar a un aumento de peso.

 

Síntomas comunes de la depresión

- Comer en exceso ó pérdida de apetito
- Dificultad para concentrarse y tomar decisiones
- Fatiga y disminución de energía
- Sedentarismo
- Sentimientos negativos: culpa, impotencia, pereza
- Insomnio
- Cambios de humor: irritabilidad, tristeza, ansiedad
- Pérdida de interés en actividades
- Dolores de cabeza
- Pensamiento suicidas

Un estudio llevado a cabo por los investigadores de la Universidad de Birmingham encontró que las personas que sufren de depresión tienen mayor riesgo de ganar peso, en comparación con aquellas que están felices, y la mayor cantidad de peso se deposita como grasa abdominal. De esta manera la depresión aumenta el riesgo de enfermedades como diabetes, cáncer, hipertensión, infarto, demencia, entre otros, ya que el exceso de peso es un factor de riesgo dominante.

¿Por qué se da un aumento de peso?

En este estudio los científicos señalan que el estrés crónico es el causante de la depresión, y este estrés es el que provoca un aumento en el peso. La hormona cortisol, que se eleva cuando hay estrés, estimula el almacenamiento de grasa corporal, principalmente en el abdomen.

Por otro lado, algunos alimentos, especialmente aquellos altos en azúcar y grasa, ayudan a que la persona se sientan mejor y por eso son consumidos en mayor cantidad. “El problema con estos alimentos, como el chocolate, repostería, pan, galletas, entre otros, es que contienen muchas calorías. Al ser alimentos de alto índice glicémico, elevan rápidamente la glicemia, produciendo picos en los niveles de insulina, hormona que regula la glicemia”, señaló la nutricionista Adriana Alvarado. “Estos picos hacen que la persona sufra de síntomas como dolores de cabeza, fatiga, ansiedad, cambios en el humor, y cuando los niveles de glicemia llegan a estar más bajos, la persona tiene la necesidad de buscar estos alimentos nuevamente para sentirse mejor”. En otras palabras se vuelve un círculo vicioso que provoca tanto un aumento de peso como cambios de humor. Este tipo de pacientes requieren atención no sólo para la depresión, sino también nutricional para controlar el peso y saber hacer una mejor elección en cuanto a los alimentos.

Depresión y pérdida de peso

Uno de los síntomas de la depresión es la pérdida de apetito ó bien pérdida de interés por la comida. También cabe mencionar que la depresión puede ser un síntoma de los trastornos de alimentación, como anorexia, en donde hay una disminución en la ingesta calórica.

Se ha visto en varios estudios que las personas con anorexia tienen un menor volumen del cerebro. La Dra. Alvarado señala que “cuando las personas no se alimentan adecuadamente sufren de un déficit de energía a nivel cerebral, el cual provoca síntomas como ansiedad, depresión, agitación y problemas de concentración”. El no alimentarse bien puede tener consecuencias negativas para la salud, como enfermedad, inclusive la muerte.

Ejercicio y Depresión

El tratamiento de la depresión incluye terapia, medicamentos, una dieta balanceada, ejercicio y un estilo de vida saludable. Algunos medicamentos tienen como efecto secundario aumento de peso, es por eso que el ejercicio ayuda no sólo a contrarrestar este efecto, sino también a disminuir el estrés, ansiedad, cambios de humor, u otros síntomas de la depresión.

Muchos especialistas señalan que el ejercicio es el mejor tratamiento para la depresión leve y moderada. El ejercicio ayuda a mejorar el autoestima de la persona, ya que el cuerpo libera endorfinas, péptidos derivados de la hipófisis, una glándula que está ubicada en el cerebro. Las endorfinas ayudan a disminuir el dolor y estimulan un efecto positivo en el cuerpo, similar al de la morfina.

Entre los beneficios del ejercicio están:

-       Reducir el estrés
-       Controlar la ansiedad y depresión
-       Aumentar el autoestima
-       Mejorar el sueño
-       Mejora la salud cardiovascular
-       Incrementa los niveles de energía
-       Disminuye la presión arterial, colesterol, controla la glicemia
-       Fortalece los huesos y músculos
-       Ayuda a tener un peso saludable

Lo recomendado es hacer 150 minutos de ejercicio a la semana. El yoga y Pilates son una buena opción ya que ayuda a relajarse y meditar, importantes en el tratamiento de la depresión.

Ver fuentes del artículo
comments powered by Disqus