Domingo 24 de Septiembre

Dieta Materna Alta en Grasas

Eleva el riesgo de cáncer de mama

Julio, 2017.

Según la Sociedad Americana del Cáncer, el cáncer de mama es el segundo tipo de cáncer más extendido entre las mujeres en Estados Unidos, estimando que habrá alrededor de 40.610 muertes atribuidas a este en el 2017.

Las causas conocidas de cáncer de mama están relacionadas principalmente con el estilo de vida, el consumo de alcohol, la falta de ejercicio físico, la obesidad, la elección de anticonceptivos, la terapia hormonal y actualmente, una nueva investigación agrega a esta lista una dieta desequilibrada durante el embarazo.

Esta investigación, llevada a cabo por el Georgetown Lombardi Comprehensive Cancer Center, sugiere que comer alimentos altos en grasa durante el embarazo puede afectar el riesgo de desarrollar cáncer de mama a través de generaciones. La autora principal del estudio Leena Hilakivi-Clarke, Ph.D., profesora de oncología en Georgetown Lombardi informó recientemente sus hallazgos en la revista Breast Cancer Research, los cuales pueden favorecer la comprensión de los factores causantes del cáncer de mama y ayudar a mejorar la prevención.

La investigación realizada sobre ratones hembra embarazadas consistió en dividirlos aleatoriamente en dos grupos después del apareamiento. Un grupo fue alimentado con una dieta normal en grasa (16%) y el otro con una dieta alta en grasa (41%). La descendencia de estos ratones fue alimentada con una dieta normal y posteriormente fueron apareadas. Una vez embarazadas mantuvieron una dieta normal, sin embargo se observó como las progenies de la primera y tercera generación que estuvieron expuestas a dietas altas en grasa a través de sus madres tenían un mayor riesgo de desarrollar cáncer de mama y que los tumores malignos se asentaron más temprano en estas generaciones. Además, se observaron cambios en la composición genética de la glándula mamaria.

De acuerdo con el profesor Hilakivi-Clarke, los estudios han demostrado que las mujeres embarazadas consumen más grasas que las mujeres no embarazadas, y el aumento se produce entre el primer y el segundo trimestre. Este conocimiento, combinado con los resultados del estudio, sugiere que se debe prestar más atención a la ingesta de alimentos grasos por parte de las mujeres durante el embarazo, a la luz de los posibles vínculos entre la dieta gestacional y el riesgo de cáncer de mama en las generaciones futuras.

Ver fuentes del artículo
comments powered by Disqus