Domingo 24 de Septiembre

Ejercicio Excesivo

Y las enfermedades intestinales

Junio, 2017.

En una revisión de varios estudios publicados, se observó que las personas que realizan cantidades excesivas de ejercicio podrían estar propensas a problemas intestinales agudos o crónicos.

Los investigadores evidenciaron que el aumento en la intensidad y duración del ejercicio era proporcional al aumento del riesgo de daño intestinal y del deterioro de la función intestinal. Esto debido a que las células del intestino se lesionan, generando que se vuelva más permeable permitiendo que las toxinas que normalmente están presentes y aisladas en el intestino pasen al torrente sanguíneo.

A este mecanismo se le ha llamado síndrome gastrointestinal producido por el ejercicio y podría llevar a complicaciones agudas y crónicas. Se cree que el ejercicio durante 2 horas al 60% de volumen máximo de oxígeno es el umbral en el cual empiezan a producirse trastornos intestinales significativos, independientemente del estado físico de la persona. Además se evidenció que los ambientes con altas temperaturas pueden exacerbar las complicaciones.

El estudio además identificó que en pacientes con Síndrome de Intestino Irritable o con Enfermedad Inflamatoria Intestinal una actividad física baja o moderada puede ser beneficiosa. Con respecto al ejercicio excesivo, hace falta más investigación sin embargo se cree que podría ser perjudicial para estos pacientes.

La buena noticia es que a pesar de que se confirmó que el ejercicio excesivo puede comprometer la integridad y función intestinal, también se identificaron factores potenciadores que pueden ser controlados así como estrategias de prevención y manejo que podrían atenuar el daño intestinal.

En general, se recomienda que en las personas que presenten síntomas de trastornos intestinales durante el ejercicio se realice una evaluación intestinal completa para determinar la causa y las estrategias de manejo individual. 

Ver fuentes del artículo
comments powered by Disqus