Lunes 24 de Junio

El Aprendizaje y las Inteligencias Múltiples

Todos los seres humanos por naturaleza somos capaces de aprender.

Por: Licda. Karina Ugalde, Psicóloga

Todos los seres humanos por naturaleza somos capaces de aprender.   Desde que nacemos comenzamos un proceso de aprendizaje que no termina hasta que morimos. Con cada nuevo estímulo que recibimos de nuestro medio y con cada nueva información que absorbemos, vamos modificando nuestro conjunto de conocimientos y nuestros esquemas de pensamiento.  Sin embargo, todos aprendemos de maneras distintas, procesamos la información que recibimos a través de canales diferentes, tenemos ritmos de aprendizaje variables, contamos con intereses y motivaciones distintas, entre otros.

Tomando en cuenta las diferencias que existen en cuanto a las predominancias en los estilos de aprendizaje, tipos de inteligencia, ritmos de aprendizaje y contextos de cada niño, cuando nos encontramos con uno que tiene problemas de aprendizaje, en muchos de los casos, lo que tenemos es un problema de enseñanza.  Es decir, muchas veces estas dificultades se deben a las estrategias de enseñanza que utilizamos con los niños y no a la capacidad de aprendizaje de ellos.

Con estos niños las estrategias de estimulación tienen que ser más creativas.  Tenemos que estar conscientes de que a algunos les puede funciona, pero a otros les puede entorpecer el proceso.  Hay que tomar en cuenta que en si el niño no está motivado y no le interesa lo que le estamos enseñado, no vamos a llegar a nada.

A partir de lo anterior, ¿es un niño con problemas de aprendizaje capaz de aprender?  Absolutamente sí.  Por muchos años la educación y la cultura en general se han dedicado a difundir un concepto de inteligencia reduccionista y totalmente erróneo.   Históricamente, se ha manejado la creencia de que una persona inteligente es aquella que obtiene buenas calificaciones en la escuela y el colegio, tiene un coeficiente intelectual elevado, gran facilidad para el razonamiento matemático, ó bien la persona que se aprende el párrafo de memoria.  Efectivamente estas personas son inteligentes.  Sin embargo, esto no quiere decir que sean las únicas personas inteligentes, y no les garantiza el éxito ni la felicidad en sus vidas.

Gracias al trabajo de profesionales como Howard Gardner, el concepto de inteligencia se ha ido ampliando hasta llegar a considerar la existencia de las inteligencias múltiples. Estas tienen exactamente la misma importancia para la vida cotidiana de los seres humanos; las habilidades matemáticas, verbales ó memorísticas no se valoran cómo únicos componentes de la inteligencia, sino que se ubican en el mismo lugar jerárquico en términos de su valoración social y educativa.

Todos los seres humanos contamos con todas estas habilidades, no obstante, cada uno de nosotros suele presentar una o dos de ellas en mayor grado, convirtiéndose en nuestras inteligencias dominantes. La presencia de estas habilidades va a influir en como enfrentamos el medio ambiente, percibimos información, la asimilamos y cómo logramos el aprendizaje.

Desde la estimulación temprana, se vuelve necesario tomar en cuenta estas habilidades ya que no tiene sentido utilizar métodos de enseñanza que se encuentren desligados completamente de la forma en que nuestros niños aprenden.  Más aún,  no tiene sentido tratar de imponerle a un niño ciertos métodos de aprendizaje disonantes con sus capacidades y habilidades sobresalientes, si tenemos todas las herramientas para identificar éstas últimas y trabajar con ellas.

Al reconocer la existencia de las inteligencias múltiples incorporamos una visión menos discriminatoria de la inteligencia, pues se parte de que: “todas las personas tenemos todo el potencial para convertirnos en genios, por lo menos una de estas inteligencias”. Desde la estimulación temprana, el objetivo es potenciar toda la gama de habilidades de nuestros niños, considerando la inteligencia como un concepto amplio, ligado al interés de cada niño y apuntando hacia su satisfacción personal.

comments powered by Disqus