Lunes 26 de Junio

El Propósito de la Educación Montessori

Conozca cómo aprenden los niños

Por: Cristina Roca, Educadora Montessori

La Dra. Montessori sostenía que ningún ser humano puede ser educado por otra persona. Cada individuo tiene que hacer las cosas por sí mismo porque de otra forma nunca llegará a aprenderlas. Un individuo bien educado continúa aprendiendo después de las horas y los años que pasa dentro de un salón de clase porque está motivado interiormente por una curiosidad natural, además del amor al aprendizaje. La Dra. Montessori pensó, por lo tanto, que la mente de la educación infantil no debe ser llenar al niño con datos académicos previamente seleccionados, sino cultivar su deseo natural de aprender.

El propósito se alcanza de dos maneras en el aula Montessori: primero, que cada niño experimente la alegría de aprender por sí mismo en lugar de ser obligado; y segundo, ayudándolo a perfeccionar todas sus aptitudes naturales para aprender, para que así esta habilidad esté presente al máximo en futuras situaciones de aprendizaje. Los materiales Montessori tienen ese doble propósito a largo alcance, además de sus propósitos inmediatos de dar información al niño.

CÓMO APRENDEN LOS NIÑOS

El uso de los materiales Montessori está basado en la aptitud particular del niño por aprender; aptitud que la Dra. Montessori identificó como “La Mente Absorbente”. En sus escritos, ella comparó con frecuencia la mente joven a una esponja. La mente del niño literalmente absorbe la información del medio ambiente. El proceso es particularmente evidente en la manera en que un niño de dos años aprende su lengua materna sin ninguna instrucción formal y sin el esfuerzo consiente y tedioso que un adulto debe hacer para dominar un segundo idioma. Adquirir información de esta manera, es una actividad natural y maravillosa para el pequeño, ya que usa todos sus sentidos para investigar sus alrededores.

El niño retiene su habilidad para aprender hasta los siete años. La Dra. Montessori dedujo que sus experiencias podrían enriquecerse en un aula en donde él pudiera manipular materiales que le proporcionaran una educación básica. Por más de 110 años se ha comprobado que la teoría Montessori que el niño pequeño puede aprender a leer, escribir y calcular de la misma manera natural en que aprende a caminar y a hablar. En una aula Montessori, el material invita al niño a aprender de esta forma – por sí mismo y cuando se encuentre preparado.

La Dra. Montessori enfatizó que la mano es la principal maestra del niño. Para que el niño pueda aprender debe haber concentración, y la mejor manera para que el niño se concentre es fijando su atención en el trabajo que efectúa con sus manos. Un adulto que trabaja sin propósito en varias cosas a la vez, es consecuencia de la falta de práctica en concentrarse en un trabajo determinado. Todo el equipo de material del aula Montessori, permite al niño reforzar sus impresiones invitándolo a usar sus manos para aprender.

¿A QUE EDAD?

Aunque la edad para entrar a la escuela por primera vez varía de escuela a escuela, un niño puede empezar en una escuela Montessori desde los 2 – 3 meses en un ambiente de Nido.

Cada clase se adapta a los diferentes rangos de edad que se manejan en los grupos de Montessori. Por ejemplo, en Casa de Niños (2.5 a 6 años), el niño empezará con los ejercicios más simples basados en actividades que todos los niños disfrutan. El material que el niño usa a los 3 ó 4 años lo ayudará a desarrollar su concentración y hábitos de trabajo, que necesitará para efectuar ejercicios más avanzados a los 5 ó 6 años. Todo el programa del aprendizaje de un niño en la escuela Montessori está estructurado con un propósito. Por lo tanto, no se pueden esperar resultados óptimos si un niño pierde los primeros años del ciclo escolar, o si es alejado antes de que termine los materiales básicos ya citados.

Los padres deben de entender que una escuela Montessori no es una guardería infantil, ni un jardín de niños que prepara al niño de la manera tradicional; al contrario, es un ciclo de aprendizaje que está diseñado para aprovechar los mejores años del niño logrando que éste pueda absorber la información de un ambiente debidamente organizado.

Persistiendo en sus intereses individuales dentro del aula Montessori, el niño adquiere un entusiasmo por aprender a una edad muy temprana, lo cual es la llave para su formación como adulto verdaderamente educado. El método Montessori es una filosofía de vida y los niños desarrollan un amor por aprender natural que los hace disfrutar el proceso del aprendizaje sin ningún obstáculo. 

comments powered by Disqus