Domingo 5 de Abril

El Reto de Amamantar Más de un Bebé

La producción de leche está directamente relacionada a la estimulación.

Por: Ingrid Broitman, Consejera de Lactancia

Desde hace algunos años, vemos como los partos múltiples se vuelven más comunes en nuestra sociedad. Por diversas razones las parejas conciben a más de un bebé y esto representa grandes cambios para la nueva familia.

En muchos casos algunos de los pequeños necesitan cuidados especiales en el hospital por algún tiempo, mientras que en otros, gracias a su peso y su buen desarrollo intrauterino, pueden irse directamente a su casa después del parto. Sin importar cuales sean las circunstancias de cada bebé, sabemos que todos se beneficiarán si reciben la leche de su madre lo antes posible.

La leche materna es un alimento único e irremplazable.  Sus perfecto equilibrio de nutrientes lo hacen el mejor alimento para el lactante a término, prematuro o de bajo peso. Sin olvidar, que el calostro (primera leche) puede hacer una gran diferencia en la evolución de un recién nacido hospitalizado, ya que lo protege de infecciones típicas de los hospitales y lo ayuda a madurar su sistema digestivo entre otros beneficios que aporta el calostro.

Dar de mamar a más de un bebé es todo un reto para la mujer y sus familiares, pues cada bebé es un mundo, tiene necesidades diferentes y también diferentes capacidades. Algunos tomarán bien el pecho, de forma regular y eficiente mientras que otros, tendrán más dificultades para el enganche y para lograr obtener la leche directamente de los pechos de su madre. Sin importar lo anterior, la mujer debe saber, que con suficiente apoyo, ella podría producir toda la leche que necesita (gemelos y trillizos), siempre y cuando haya una estimulación correcta.

La producción de leche está directamente relacionada a la estimulación. Si la nueva madre, desde el parto inicia un plan riguroso y disciplinado de extracciones en caso de que no todos sus hijos se encuentren con ella, seguramente la producción de leche será abundante y segura.  Si además, ofrece el pecho a los bebés que si están en casa, los mantiene cerca de su cuerpo (en contacto piel a piel), una buena parte del día, sus bebés crecerán mejor. Los instintos de búsqueda del pecho y succión se fomentarán y las hormonas relacionadas a la producción y salida de la leche estarán más activas. Por supuesto, esto requiere de mucho tiempo y esfuerzo y para esto se necesita un buen “equipo de apoyo”.

Sabemos que no es fácil y toma gran parte del tiempo de la madre esta tarea, pero es un esfuerzo que merece la pena intentar. La leche materna ofrece a los bebés una gran variedad de beneficios físicos y psicosociales que los ayudarán a enfrentarse al mundo mejor.

Al inicio, la madre debe conocer de forma independiente a cada bebé. No se puede pretender que todos coman a la misma hora, la misma cantidad y duerman al mismo tiempo. Hay que aprovechar cuando cada bebé está alerta para ofrecer el pecho a ese niño en particular. Idealmente si hay dos bebés despiertos, la mujer puede aprender poco a poco a ofrecer ambos pechos simultáneamente.

Si ha extraído su leche y cuenta con algunas onzas, pueden apoyarla ofreciendo esta leche a un tercer o cuarto bebé mientras ella amamanta a los otros dos. Si la leche al inicio no es suficiente, sería ideal ofrecerla al más débil y pequeño primero. Si sobra leche se puede ofrecer a  los demás bebés en proporciones iguales. Conforme se fortalecen los niños, cada uno podrá recibir leche materna en algunas de las tomas del día directamente del pecho beneficiándose del contacto directo con su madre y de lo que representa el placer de mamar.

Cuando todos los bebés están fuera de peligro, crecen consistentemente y saben mamar, es la mujer la que debe aprender a ofrecer el seno simultáneamente a dos y los bebés deberán aprender a esperar su turno también. Mientras tanto, estos que están en “fila”, esperarán más tranquilos si se encuentran sobre el cuerpo de otra persona (el padre, la abuela u otros hermanos mayores).

Muchas mujeres han logrado la lactancia exclusiva de gemelos y trillizos. Algunas pocas de cuatrillizos y se dificulta más esta tarea en casos de más niños.

Pero el límite está en el deseo de esa mujer, a quien hay que ofrecerle alimentos en abundancia, variados y saludables, apoyarla en los quehaceres domésticos y el cuido de los bebés, para que pueda hacer siestas cortas durante el día y logre la lactancia nocturna, clave para una producción abundante de leche.

Como cualquier bebé, debe llevarse un control de peso para saber si está recibiendo suficiente leche y contar con una balanza pediátrica podría ayudar en las primeras semanas y disminuir los niveles de ansiedad de la madre.

El apoyo de personal capacitado en lactancia materna es crucial para el éxito y no puede hacerse esperar. Entre antes mejor!

comments powered by Disqus