Domingo 28 de Noviembre

Elegir una Carrera

Un proceso de confiar en las habilidades personales

Por: Msc. Gabriela Chinchilla, Orientadora y Psicopedagoga

Este es el periodo de la adolescencia donde la persona vive una etapa de madurez de su personalidad. Por ende comienza a forjar su identidad, explora su medio ambiente para aprender a tomar decisiones y así decidir cual va a ser su futuro.

La tarea de elegir una carrera se vuelve complicada o en algunos casos es difícil para los jóvenes porque deben de tomar una decisión vocacional en plena crisis puberal, lo cual representa cambios físicos, sumado a una crisis psicológica que posee características propias de la edad, como lo es el deseo de ser independiente y de no sentir compromisos de deberes a largo plazo.

Es entonces una tarea difícil, sobre todo para los adolescentes, quienes muchas veces, no tienen ni la menor idea de lo que quieren hacer con sus vidas;  ya sea porque no se han puesto a pensar en ello, o porque no se conocen a fondo y les cuesta identificar sus aptitudes y verdaderos intereses. O bien, no tienen la suficiente información acerca de las opciones vocacionales que existen.  Pero a  pesar de todo, debe decidirse e  intentar  que  su  elección personal-vocacional les permita alcanzar un nivel óptimo de satisfacción individual (autorrealización), de adaptación y de compromiso social.

Proceso de elección vocacional

La elección vocacional es el resultado de un proceso de conocimiento de la persona a sí misma, lo cual es idóneo que comience desde la niñez para que cuando sean adolecentes puedan ser personas capaces, de abrir oportunidades por sí mismos o por oportunidades que el ambiente les proporcione. Véase por ejemplo: docentes especializados, padres con rigor y amor desde los primeros años de la infancia, ambiente familiar o colegial que cuida la autoestima del joven, y una formación de ser una mejor persona con base en los valores. Sumado a lo anterior, es necesario que los adolescentes hayan experimentado espacios formativos e informativos centrados en el  conocer sus verdaderos intereses, aptitudes y capacidades. Esto con el objetivo de tomar una buena decisión vocacional para satisfacer su destino personal, el cual le dará seguridad como sujeto autónomo en la realización de los estudios universitarios con más empeño y gusto. 

Esta calidad, en su proceso de elección vocacional se verá reflejado en un futuro a mediano plazo,  directamente en la calidad del trabajo profesional que desempeñe y en su calidad de vida en su adultez.

Apoyo de los padres

Para que el padre, la  madre u adulto encargado sea un promotor asertivo en la etapa de elección de carrera de los jóvenes es importante que tome en cuenta las siguientes recomendaciones:

  • Promover en sus hijos vivencias y establecer alternativas, dentro de su cotidianidad (ejemplo: aprenda a establecer opciones, y  sea objetivo en el por qué de la alternativa electa).
  • Enseñe a sus hijos que lo mas importante de una decisión es asumir las consecuencias.
  • Hable de sus experiencias positivas y negativas en su proceso de elección de carrera y  deles el mensaje de cómo usted fue honesto con sus valores en el tomar una decisión.
  • Consulté si en la Institución Educativa de su hijo o hija, existen profesionales  y proyectos en el área vocacional; véase actividades como: campeonatos o presentación de deportes, show de talentos, ferias científicas. Si así existieran, motive a su hijo o hija a que participe y acompáñelo en eventos claves.
  • Enseñe a sus hijos que lo más importante para alcanzar una meta es el proceso de la construcción de ésta. Que el saber llegar al objetivo se logra si existe deseo, perseverancia sumado a la credibilidad en sí mismo.
  • Aprenda usted de sus propios errores y de la libertad a sus hijos e hijas de equivocarse pero fomente siempre en  ellos el  saber, querer y poder retomar  un mejor camino.
comments powered by Disqus