Domingo 20 de Octubre

Errores en el Cepillado Dental

9 pasos para tener un buen cepillado dental.

Dra. Alejandra Guzmán Chavarría

El cepillado dental,  es un factor de mucho peso en el buen mantenimiento de nuestra cavidad oral,  siempre y cuando sepamos cómo hacerlo bien. Aunque cepillarse los dientes parece ser una tarea sencilla, muchas personas no la realizan tal y como debe ser, debido a esto nos tomaremos un tiempo para ver los errores que se cometen al hacer mal uso del cepillo dental.

1. Inadecuada escogencia del cepillo dental

Debemos de escoger el cepillo de acuerdo al tamaño de nuestra cavidad oral, cabeza amplia es para boca amplia; si es cabeza pequeña podemos llegar a limpiar zonas de difícil acceso, como la zona retromolar o la zona de las cordales.
En la escogencia de las cepillo, es generalizado usar un cepillo de cerdas suaves para dar un mejor mantenimiento al tejido suave que circunda cada pieza dental y también no abrasionar  tanto el esmalte con cerdas duras.

2. Inadecuada técnica de cepillado

Muchas personas utilizan el cepillo dental con una dirección equivocada. El cepillo dental, debe de entrar en contacto con los dientes de manera inclinada, de manera vertical, cepillando desde la encía hacia la superficie cúspide o incisa, de arriba hacia abajo en superiores y de abajo hacia arriba en los inferiores, o sea con movimiento de barrido, al menos cuatro veces por zona.
En los dientes anteriores por detrás,  se debe utilizar la punta del cepillo. Las superficies de masticación se cepillan en forma circular.

3. Cepillarse con mucha fuerza

Muchos piensan que un cepillado es efectivo cuando aplican fuerza, lo cual puede producir un desgaste en la encía, principalmente en la zona cervical,  produciendo que la misma se adelgace y se retraiga,  haciendo que los dientes  muestren raíz y posteriormente se vuelvan hipersensibles.
Muchos piensan que al ejercer fuerza se realiza una mejor limpieza y los dientes se van a ver blancos,  realmente al ejercer fuerza excesiva, abrasionamos el esmalte y el diente pierde su brillo natural. Dejemos que nuestro dentista se encargue de eliminar las manchas externas y limpiar los dientes de manera adecuada, por esto son importantes las visitas al dentista cada 6 meses.

4. Lavarse los dientes muy rápido

Se recomiendan al menos 2 minutos, para un cepillado efectivo, lo cuál representa 1 minuto por arcada. Después de lavar una arcada dental  por 1 minuto enjuagar el cepillo y volver a realizar la misma tarea en la siguiente arcada.

5. No tener un orden a la hora del cepillado

Se debe de empezar por la parte posterior, idealmente en molares del lado derecho y se cepilla toda la arcada primero por bucal y luego se continúa por paladar y termina adonde empezó en molares derechos. Este procedimiento se realiza para ambas arcadas, llevando un orden, así no se nos olvidará ninguna superficie.

6. Lavarse los dientes con poca o mucha frecuencia

La poca frecuencia, nos va a dar como resultado exceso de bacterias,  que se hacen más difíciles de eliminar con el cepillado regular,  la flora bacteriana de la boca se altera, haciendo nuestros dientes más propensos a caries dental y a sufrir de enfermedad periodontal.
Mucha frecuencia en el cepillado, puede dar como resultado un esmalte y encías más delgados y consecuentemente dientes sensibles.

7. Olvidar enjuagar el cepillo dental

El cepillo dental anida miles de bacterias, cada vez que nos lavamos los dientes debemos de enjuagar el cepillo antes y después de cada cepillada.

8. No utilizar el enjuague y seda dental

Ambos son complementos para lograr una mayor higiene bucal. Cuando se realiza el cepillado hay lugares donde este no puede limpiar completamente y también hay bacterias y residuos que no fueron removidos. El enjuague y la seda dental eliminan lo que cepillo no pudo.

9. Olvidarse de lavar de lengua y mejillas.

En estas zonas se ubican muchísimas bacterias y muchas personas olvidan limpiarlas. No cepillar lengua y mejillas puede ser una de las causas del mal aliento.

comments powered by Disqus