Lunes 18 de Noviembre

Errores Más Comunes de la Lactancia

Los principales errores que se cometen en las primeras semanas.

Por. Dra. Ingrid Broitman, Nutricionista y Consejera en Lactancia Materna

Dar de mamar es un proceso aprendido. La mujer que acaba de dar a luz y que inicia su período de lactancia, requiere de algunas semanas para perfeccionar la técnica, conocer las necesidades de su nuevo bebé y entender como funciona su cuerpo.

A continuación se detallan algunos de los principales errores que se cometen en el hospital y la casa durante las primeras semanas, que podrían afectar el proceso natural de la lactancia materna y el éxito de la misma.

1. Contacto tardío

La primera hora después del parto es esencial para que el bebé se prenda correctamente del pecho de manera natural. Si su hijo nació por parto vaginal o por cesárea, procure encontrarse lo antes posible con él o no separarse del todo. Coloque al bebé desnudo, piel contra piel en el medio de sus pechos también desnudos y aproveche este extraordinario período de máxima alerta de su recién nacido para que busque y encuentre la fuente de su alimento.

2. Separación nocturna

Atender las necesidades del nuevo integrante de la familia es una tarea de 24 horas que da inicio desde el hospital. No permita que su bebé duerma en otra estancia del hospital. Esto interfiere con el proceso natural de agarre al pecho, estimulación del seno y aprendizaje del proceso general de amamantamiento. Duerma de día o por la tarde y limite las visitas de familiares o amigos para recobrar las energías que necesitará por la noche.

3. Los horarios rígidos

La lactancia no tiene horarios, éstos los establece el bebé conforme crece, madura y se vuelve más eficiente para mamar. Los primeros tres días ofrezca el pecho cada vez que observe a su bebé despierto, de esta manera recibirá todo el calostro necesario. Cuando la leche es más abundante, normalmente después del tercer día,  ofrezca el pecho cada vez que su bebé lo pida. No lo despierte pues no mamará eficientemente, tampoco lo deje llorar por que será más difícil que se prenda al pecho. La libre demanda es básica para una buena producción de leche y un buen desarrollo de los niños. Los horarios rígidos afectan seriamente la lactancia.

4. Medir la leche extraída

La leche extraída no representa la producción. El extractor no estimula de la misma manera el pecho de la madre, por lo tanto, lo que una mujer se extrae nunca será igual a lo que el bebé toma por su cuenta. Si quiere saber si su hijo recibe todo el alimento que necesita, controle el aumento de peso en las visitas  con su médico.

5. Hay que acostumbrarlo al chupón

Ofrecerle chupones a un bebé recién nacido antes de que aprenda a mamar correctamente atenta contra la correcta posición de la boca del bebé al seno y sus posibles efectos como el dolor, el agrietamiento de pezones o el rechazo del pecho. La forma en que un bebé debe prenderse a la “teta” es muy diferente de cómo debe hacerlo con un chupón o chupeta. Si no quiere que su bebé se confunda, no use estos utensilios por lo menos las primeras seis semanas de vida de su bebé.

6. El papá debe vincularse ofreciendo leche

Muchas veces los papás desean ofrecer la leche al bebé para participar, vincularse y darle un descanso a la madre. Las tomas que ofrece el papá (principalmente las nocturnas) afectan directamente la producción de leche. No delegue ninguna toma. El papá puede realizar otras divertidas tareas como bañarlo, cambiarlo, arrullarlo, pasearlo, darle masaje y entretenerlo para que esos vínculos de amor se desarrollen. La “teta” y la leche son parte exclusiva de la maternidad al menos los primeros meses.

7. Sigue buscando por que tiene hambre

Los bebés nacen con fuertes reflejos de “búsqueda” (abrir la boca) y de “succión” (chuparse la manita o los deditos). Estos reflejos se encuentran más activos cuando un bebé tiene hambre y ha pasado un tiempo prudente desde la toma anterior que puede variar entre 1 a 4 horas. Estos reflejos no siempre desaparecen del todo cuando el bebé está satisfecho. Si su bebé sigue buscando cuando se encuentra cerca de su pecho o se chupa la manita pero se mantiene relajado después de las tomas, sólo indica que se está auto-relajando y no refleja un estado de hambre. Si duda, ofrezca el pecho nuevamente.

8. El complemento

Entre más se ofrece el pecho, más leche se tiene. Entre más se complementa la dieta del bebé con leches artificiales, menos leche producirá la madre. Ofrezca ambos pechos a su bebé en cada toma asegurándose que el primero siempre quede “bien vacío”.  Observe que su bebé orine con frecuencia y que sus heces sean suaves y abundantes.

9. Pechos flojos, se acabó la leche

Los primeros días normalmente hay una sobreproducción de leche e inflamación en los senos que hace que se sientan turgentes y llenos. Al pasar algunas semanas, la mujer debería sentir los pechos más cómodos y suaves. Entre más suaves estén los pechos y más drenados los mantenga el bebé, más leche habrá. No espere a sentir los senos llenos para que su bebé mame, la leche se debería producir en el momento de la toma y es la succión correcta del niño lo que hará que reciba toda la leche que necesita.

Siempre se puede regresar a la lactancia natural y exclusiva a pesar de los errores que se han cometido, pero estos procesos pueden tomar varios días o semanas. Busque apoyo desde el inicio de la lactancia si siente que “algo” no anda bien y dese la oportunidad de vivir una lactancia fácil y placentera.

comments powered by Disqus