Lunes 23 de Septiembre

Estrés, Mala Alimentación y Sueño

Favorecen resfríos

Por: Enar Pineda, Periodista Comunicación Corporativa

Cada año, al llegar la época lluviosa, usted y su familia se preparan para frecuentes resfríos, éstos vienen con el frío.  Pero lo grave de los síntomas o la cantidad de días que le afecten dependen de condiciones como el sueño, la alimentación y el estrés al que esté sometido su cuerpo, aseguran los expertos.

Aunque no existe evidencia científica de que dormir mucho proteja contra los resfríos, lo  que sí demostró un estudio reciente es que dormir menos de 7 horas podría cuadruplicar el riesgo de contagiarse de resfríos. El estudio, publicado en Julio del 2015 en la Biblioteca Nacional de Medicina de los Estados Unidos, indica que en un ensayo en el que se expuso a 164 adultos a un virus del resfriado, se encontró que quienes dormían menos de seis horas al día tenían más de cuatro veces más probabilidades de contraer un resfriado que los que dormían más de siete horas.

 "El rol que el sueño tiene en el sistema inmunitario está bien establecido, aunque no se comprende del todo", dijo el autor líder del estudio, Aric Prather, profesor asistente de psiquiatría de la Universidad de California, en San Francisco.

El estudio no prueba que la falta de sueño en realidad provoque que se contraiga un resfriado. Pero amplías investigaciones anteriores que han vinculado unos malos hábitos de sueño con un sistema inmunitario debilitado, y potencialmente un riesgo más alto de contraer varias enfermedades crónicas.

Alimentación y ejercicio

Pero no sólo el sueño tiene un papel fundamental en disminuir el riesgo, Ana Cristina Gutiérrez, Nutricionista, asegura que un 80% del sistema inmune esta hospedado en el tracto digestivo, por tanto para promover un adecuado estado de éste, se deben consumir alimentos ricos en fibra proveniente de leguminosas, granos integrales, vegetales y frutas”

Un sistema inmune fuerte, tendrá niveles de células blancas o leucocitos normales o altos para que su cuerpo “luche” contra el virus y bacterias de manera que estos no afecten su salud. 

Hay nutrientes que son esenciales para esta labor, la vitamina C promueve la formación de colágeno que forma parte de las membranas de las células y mantiene barreras naturales contra las infecciones; la vitamina E por su parte aumenta la respuesta inmunológica; la vitamina A mantiene las superficies mucosas para servir como barreras naturales antes virus y bacterias; y las que forman parte del complejo B aumentan la presencia de leucocitos y mejoran la respuesta a anticuerpos”, asegura Ana Cristina Gutiérrez. La experta agrega que, además, el déficit de hierro, disminuye la multiplicación y crecimiento celular y la respuesta inmunológica, por tanto se debe consumir suficiente para mantener los niveles adecuados en el organismo, y lo mismo con el cinc, dado que su carencia influye en las defensas, afectando principalmente los órganos que producen linfocitos.

Y la recomendación final es mantener una actividad física constante, porque el ejercicio provoca cambios en anticuerpos y glóbulos blancos, haciendo que circulen más rápidamente detectando los virus o bacterias de forma más efectiva, además durante el ejercicio se disminuye la secreción de hormonas relacionadas con estrés.

Eso sí, la nutricionista recomienda que en caso de una gripe, donde hay dolor de cuerpo, fiebre y síntomas más graves que el resfriado común, lo mejor es descansar mientras el cuerpo se recupera. Y para diferenciar entre un estado y el otro, Gutiérrez afirma que “si los síntomas son del cuello para arriba, se puede realizar ejercicio moderado, pero si los síntomas ya afectan el resto del cuerpo lo mejor es descansar, recuperar poco a poco su rutina y consultar con su médico”.

comments powered by Disqus