Miércoles 17 de Septiembre

Factores Biológicos y de Aprendizaje en las Adicciones

¿Por qué algunas personas se vuelven adictas y otras no?

Por: Carlos Araya, Psicólogo

La adicción a drogas se define como un intenso deseo por la droga, con poca capacidad para controlar la ansiedad de consumir dicha sustancia a pesar de las consecuencias adversas serias que puedan ocurrir.  El uso crónico de sustancias produce modificaciones a nivel cerebral de larga duración que explican el por qué de las conductas asociadas, como la compulsividad en el consumo y el abandono de otras actividades en la vida de la persona.

¿Por qué algunas personas se vuelven adictas y otras no? Para que se desarrolle la adicción, se requiere la exposición crónica a la sustancia, e implica interacciones complejas entre los factores biológicos y ambientales.

Neurobiología de la adicción a las drogas

La adicción es el resultado de los cambios neurobiológicos asociados con alteraciones crónicas e intermitentes de los sistemas dopaminérgicos.  Una persona adicta se vuelve cada vez más sensible a los picos de dopamina, ya que experimentan incrementos bruscos. También se dan cambios a nivel del glutamato, el GABA, la serotonina o los opiáceos. Estos cambios alteran el funcionamiento de ciertos circuitos cerebrales, y es por esto que las personas adictas tienen una conducta compulsiva y desinhibición. 

Factores de aprendizaje implicados en la adicción

  • Consumo de drogas como búsqueda de placer (Reforzamiento positivo)
    En un principio, el consumo de una sustancia adictiva viene determinado por su capacidad de producir placer, o de elevar o alterar el estado de ánimo.  Pero este efecto placentero se acaba pronto y luego aparecen otros factores y problemas que van consolidando la adicción. Las drogas de abuso tienen la característica que producen efectos reforzantes positivos, ya que modulan los circuitos de recompensa endógenos.
  • Consumo de drogas para contrarrestar los efectos de abstinencia (Reforzamiento negativo)
    De acuerdo con este enfoque, la persona consume para evitar los desagradables síntomas de la abstinencia (físicos o psicológicos). Es decir, la persona continua consumiendo porqué la droga está actuando como refuerzo negativo. Por lo general el síndrome de abstinencia desaparece una semana después de haber dejado de consumir la sustancia, pero puede durar hasta dos semanas. Sin embargo, los sistemas cerebrales de aprendizaje y recompensa quedan sensibilizados al consumo de la droga. La aparición de estímulos ambientales relacionados con el consumo de drogas podrían disparar la abstinencia y generar recaídas.
  • Formación de hábitos
    La conducta de consumo de drogas de abuso, en su fases inicial, es una acción instrumental, impulsiva, motivada y dirigida a un claro objetivo: la obtención de placer, bienestar y euforia, proporcionados por la droga. Hoy sabemos que las acciones repetitivas, que tienen un objetivo claro, se transforman en hábitos de conducta.  
Ver fuentes del artículo
comments powered by Disqus