Jueves 20 de Junio

Familiar con Trastorno Bipolar

¿Qué hacer cuando un ser querido tiene trastorno bipolar?

Por: Msc. Michelle Gillen, Psicóloga de la Salud

Seguir el tratamiento, ya sea psicoterapia y medicamentos, es esencial para controlar los cambios de ánimo del trastorno bipolar. ¿Cómo pueden los miembros de la familia ayudar a su ser querido con trastorno bipolar?

A continuación se detallan algunas recomendaciones generales al igual que otras especificas que se pueden aplicar en casa.

  • Conocer sobre el trastorno, los síntomas y los tratamientos.
  • Motivar al familiar para buscar ayuda profesional.
  • Comprender al familiar que padece de este trastorno. Aceptar sus limitaciones al igual que aceptar las limitaciones propias de los familiares. Al comprender las limitaciones se interioriza que el trastorno bipolar no se cura, se conlleva.
  • Paciencia: Los episodios de manía o hipomanía de personas con trastorno bipolar pueden ser muy perjudiciales para los familiares. Al estar preparado ante un signo o síntoma que sugiera el inicio de un episodio, es posible afrontar las situaciones que se presenten de otra manera.

Generalmente las personas con trastorno bipolar tienen periodos en donde están asintomáticos, se recomienda aprovechar estos momentos para buscar estrategias preventivas específicas:

1.   Seguimiento de los estados de ánimo

Se recomienda que el paciente realice un seguimiento y un registro de los estados de ánimo en general. De esta manera se puede identificar la existencia de eventos precipitantes que generen cambios en los  estados de ánimo. Los registros también sirven para conocer las rutinas del paciente, desde sus horarios de dormir hasta momentos estresantes o de conflicto.

2.   Listado de emociones

En la mayoría de los casos las conductas y emociones no son evidentes para el paciente, es por este motivo que la ayuda de familiares y de amistades es importante. Realizar un listado funciona como una herramienta preventiva para identificar con antelación y facilidad el inicio de episodios de manía, hipomanía, depresivos o mixtos. Sirve como preparación emocional ante situaciones futuras que se puedan desencadenar.

3.   Establecimiento de rutinas estructuradas

Distintas investigaciones han demostrado la importancia de mantener rutinas estructuras para prevenir el inicio de episodios sintomáticos. En especial, horarios estructuradas de sueño y actividades sociales. Se ha demostrado alta relación entre los cambios del ciclo circadiano y la reactivación de síntomas del trastorno bipolar, al regular la rutina de sueño se previene la aceleración de cualquier episodio tanto de manía como depresivo. Adicionalmente actividades sociales o individuales que interrumpan los horarios de sueño, también contribuyen a la recaída del trastorno bipolar. Se organizan aquellas actividades sociales que sean precipitantes de síntomas, por ejemplo la ingesta de sustancias que desestabilicen los estados de ánimo de la persona.

4.   Generar contratos

Los contratos sirven como una guía para saber actuar ante alguna situación. La familia junto con el paciente (solo en momentos cuando la persona esta asintomático) deben establecer acuerdos sobre qué hacer ante distintas situaciones.  Dentro de estas están: llamar a su médico, concretar una cita de seguimiento, llamar a emergencias o hasta considerar la hospitalización. Igualmente con las conductas placenteras pero riesgosas que realizan los pacientes, por ejemplo, establecer limitaciones o barreras para la adquisición de bienes económicos. Los contratos de apoyo pueden involucrar la participación del terapeuta.

5.   Plan de acción

Tener una red de apoyo adicional; que sea escogida con cautela, que esté altamente informada sobre la enfermedad y porqué se requiere su ayuda,  mientras se estabilizan las situaciones en el hogar; es muy recomendado.

6.   Habilidades de comunicación

Los familiares de personas con trastorno bipolar por lo general tienden a enojarse, culpabilizar, sobreproteger, incapacitar y/o invalidar a la persona debido a su padecimiento. El aprendizaje de habilidades de comunicación adecuadas, como por ejemplo la asertividad es sumamente importante.

7. Cuidado del estado emocional de los demás miembros de la familia

Las familias requieren de ayuda adicional para saber controlar, manejar y superar los acontecimientos. Puede considerarse como la construcción de su red de apoyo adicional con un profesional en el área. Igualmente el bienestar familiar genera ambientes controlados y de tranquilidad en el hogar, disminuyendo la incidencia de síntomas de manía, hipomanía, depresivos o mixtos. Por lo general los familiares tienden a olvidarse de la necesidades personales, lo cual puede contribuir a desencadenar consecuencias emocionales en los demás. Se recomienda que los familiares no se consuman en la vida de la persona que padece el trastorno, los ajustes en las labores cotidianas no deben perjudicar por completo las metas personales de cada miembro.

Ver fuentes del artículo
comments powered by Disqus