Viernes 20 de Julio

Fin de Año: Licor y Aperitivos

Conozca las calorías de los tragos y aperitivos más comunes.

Dra. Melissa Murillo Badilla

Llegamos a la época del año más esperada por muchos, donde ponemos fin a un ciclo para iniciar otro, con muchos sueños e ilusiones, y con la esperanza de tener un año mejor. Todo este buen ánimo activa una señal de pasarla bien, que automáticamente asociamos con mucho comer y beber. Sin embargo, esto podría provocar no sólo aumento de peso, sino una mayor exigencia para el hígado, el páncreas y el corazón.

Licor: Calorías vacías

El exceso de alcohol no sólo causa intoxicación, sino también exceso de calorías que se almacenan en forma de grasa. El licor aporta un tipo de energía que no se acompaña de ningún nutriente; a esto le llamamos calorías vacías. Sin embargo, tienen una gran capacidad para aumentar la grasa en el cuerpo.  

En términos de energía, podemos analizar que si el alcohol aporta energía, debemos gastarla. Para mencionar un ejemplo, debería hacer 1 hora de aeróbicos o 1 hora de natación para gastar la energía consumida en 2 copas de champagne.

Descifrando las calorías

Muchas bebidas alcohólicas envasadas, no indican cuántas calorías aportan, pero sí se puede descifrar con el porcentaje de alcohol. El porcentaje indicado, es convertido automáticamente en gramos de alcohol, los cuales se van a utilizar para multiplicar por 7; ya que cada gramos de alcohol, aporta 7 calorías. Entonces, si 100 mililitros de whisky contiene 40% de etanol, significa que tiene 40 gramos de alcohol; entonces esos 100 mililitros, aportan 280 calorías (40 x 7).

Analizando que un requerimiento diario promedio es de 2000 calorías al día, esa persona estaría consumiendo en 2 tragos (100 ml), el 14% de la energía diaria. Pero si la persona debe consumir menos, pues debe perder peso, ese porcentaje será mayor.

Es importante destacar que el alcohol no requiere de un proceso digestivo extenso, sino que se absorbe rápidamente en sangre y se metaboliza en el hígado, que tiene capacidad de metabolizar 9 g de alcohol por hora, equivalente a 1 copa de vino. Por esto, se recomienda esperar al menos hora y media entre cada trago.

Comparación de calorías en distintas bebidas alcohólicas

 

Bebida

Energía (Kcal.)

CHO (g)

Grasa (g)

 

Cerveza regular (12 onz)

Cerveza Light (12 onz)

Vino blanco seco (5 onz)

Vino tinto (5 onz)

Ron oscuro (1,5 onz)

 Vodka (1,5 onz)

Whiskey (1,5 onz)

Ginebra (1,5 onz)

Tequila (1,5 onz)

Baileys (1,5 onz)

 

155

120

100-115

120

96

97

97

115

97

400

 

12,6

8,8

2,7-4

4

0

0

0

0

0

8,5

0

0

0

0

0

0

0

0

0

6,7

 

Tragos y Cocktails

Cuando la persona elige tomar tragos, es importante elegir aquellos que requieran de un acompañamiento no calórico, como soda, gaseosas sin azúcar, agua o mucho hielo, evitando jugos de fruta como el de naranja, gaseosas regulares o siropes. Esta es una forma muy sencilla de reducir el consumo de calorías.

Prueben también, alternar su bebida alcohólica con una no alcohólica, como soda con limón o agua, que les permita mantenerse hidratados constantemente, evitado alteraciones en el azúcar en sangre, que normalmente provocan hambre. También reducirán a la mitad, la cantidad de calorías que consumiría en un trago.

Los cocktails por su parte, son una bomba de azúcar, ya que se acompañan de jugos, siropes, jarabes, leche condensada o leche evaporada y azúcar para decorar el borde del vaso. Es por esto que un solo cockatail, puede aportar más de 500 calorías.

Bocas/Aperitivos

El permiso no sólo se da con el licor, sino con las comidas también y es más difícil decir que no, cuando en esta época hay comida deliciosa que en ocasiones no se consume del todo durante el año o con menos frecuencia. Por esto, todo es más tentador.

Lo primero que debe hacer, es realizar una merienda antes de llegar a la actividad. Puede ser a base de frutas, lácteos descremados o proteína, que le brinden saciedad. De esta forma no va a depender de lo que le van a ofrecer para llenarse. Cuando se empieza la actividad con hambre, es más difícil manejar la situación y tomar buenas decisiones.

Llegue a la mesa de aperitivos, tome un plato, seleccionando las que más le apetecen y considera que come con menos frecuencia. De esta forma prioriza y no tiene necesidad de comer todo. Lo ideal es elegir pequeñas cantidades, sentarse en una mesa lejos de la mesa de bocas y comer lenta y pausadamente, para sentirse satisfecho y no verse tentado a repetir.

comments powered by Disqus