Martes 10 de Diciembre

Fotoenvejecimiento Cutáneo

Proteja su piel contra el daño

Por: Licda. Diana Mora

Actualmente está de moda la práctica de deporte al aire libre. Y es que nadie se puede resistir a una soleada mañana de verano para ejercitarse, relajarse y buscar el equilibrio con la naturaleza. Basta salir de su hogar durante el fin de semana para poder observar la cantidad de personas corriendo, nadando, jugando tenis o fútbol, andando en bicicleta, caminando en el campo de golf, cabalgando por la playa, y así infinitas otras opciones… Sin embargo con el incremento de esta práctica también han aumentado considerablemente los casos de foto-envejecimiento cutáneo y de cáncer de piel.

En los países donde el cáncer de piel es una de las principales causas de muerte, es importante estar informado y tomar acciones de cómo podemos evitar que la rutina de ejercicios al aire libre traiga perjuicios a la piel y se vaya a convertir en un problema a mediano o largo plazo. Según la OMS (Organización Mundial de la Salud), el cáncer de piel es uno de los más frecuentes en América, y en los últimos años ha sufrido un aumento considerable.

Este tipo de padecimientos a su vez, ha creado una industria creciente de productos para el cuidado y embellecimiento de la piel y tratamientos que permiten aminorar los efectos presentes en personas de cualquier edad y condición.

¿Qué es el fotoenvejecimiento cutáneo?

El fotoenvejecimiento cutáneo es un proceso en el cual la piel sufre una serie de cambios en su estructura, apariencia y funcionamiento debido a la exposición continua, crónica y prolongada a los rayos ultravioleta y solares, que es de conocimiento popular son altamente perjudiciales para la piel.

Dentro de los cambios que se pueden producir a nivel interno o celular cuando la piel esta envejecida son: una la disminución de la producción de colágeno, inflamación, oxidación de proteínas vitales y alteración en las capas que conforman el órgano más extenso de nuestro cuerpo.  Todas estas modificaciones se convierten en efectos visibles.

A nivel de la apariencia de la piel los signos más frecuentes son: la aparición de líneas de expresión gruesas y delgadas, flacidez, aparición de manchas, inconsistencias en la pigmentación, presencia de vasos sanguíneos y otras irregularidades en la piel.

Existen 4 grados en los cuales el grado I es precoz, el II es moderado, el III es avanzado y el IV grave, presentando cada uno de ellos un avance progresivo en el deterioro de la piel llegando incluso en el grado III a provocar lesiones graves y convertirse en grado IV en cáncer de piel.

¿Cómo prevenir el cáncer de piel?

Dentro de los factores preventivos más importantes está el consumir alimentos con propiedades antioxidantes, utilizar siempre, a diario y ante cualquier circunstancia bloqueador solar.

El factor de protección es indispensable para evitar que este tipo de condiciones prevalezcan en la piel. Como se mencionó anteriormente debe ser de carácter obligatorio el uso de factor de protección solar, lo recomendable es utilizar un factor por arriba de 30 ya que es el mínimo necesario. Sin embargo este debe volverse a aplicar cada 3 o 4 horas en el transcurso del día, ya que existen una serie de factores como la contaminación, la transpiración y el aire que contribuyen a que los principios activos pierdan su acción. Existe erróneamente la creencia que el bloqueador solar se debe utilizar únicamente cuando se va estar expuesto al sol, sin embargo este debe ser utilizado siempre, independientemente de las condiciones climatológicas los rayos solares siempre penetran y afectan nuestra piel. Lo ideal es tenerlo siempre al alcance y aplicarlo nuevamente siempre que sea necesario, y aún más si se va a estar expuesto directamente al sol.

En el mercado existe una variedad de opciones de acuerdo al tipo y condiciones de la piel de cada persona, es importante destacar que su uso no es exclusivo para el área del rostro, no se deben dejar de lado áreas que por naturaleza son muy sensibles y propensas a quemaduras como el cuello, el escote, orejas y dorso de las manos.

Es importante cubrir las áreas con  mayor exposición al sol, en este caso se pueden utilizar implementos accesorios como sombreros, gorras, anteojos, camisas con mangas, entre otros.

Además están a disposición una serie de tratamientos para aminorar los efectos y brindar a la piel un aspecto saludable y terso. Son muy populares en la actualidad los faciales antienvejecimiento que le aportan al rostro colágeno, elastina, Vitaminas E, A y C entre otros.  Otros como el láser, tratamientos de CO2, peelings químicos o mecánicos (microdermoabrasión, tratamiento con ácidos) han aumentado su popularidad por los resultados inmediatos.

Todos estos consejos le permitirán disfrutar de una manera saludable bajo el sol.

comments powered by Disqus