Lunes 24 de Junio

Hierbas en la Cocina

Por: Ana C. Ortega, Especialista en cocina práctica y saludable

¿Cómo dar sabor a las comidas y los vegetales?

Durante los últimos años, por el aumento de comidas fuera de casa y por comodidad, algunas personas se han acostumbrado a condimentar en exceso los alimentos y han olvidado su sabor original. Muchos prefieren comprar la salsa para la pasta ya lista que hacerla en casa. El adicionar azúcar, grasa, sal y condimentos altos en sodio ha contribuido a un incremento en los índices de obesidad, diabetes, hipertensión arterial y enfermedades coronarias.

Estos problemas pueden ser controlados desde la cocina, acostumbrando el paladar a degustar los alimentos con menos sodio y menos grasa, pero que sean sazonados con especies y hierbas naturales para darles más sabor. Entre ellos tenemos la cebolla, el ajo, culantro, perejil, apio, orégano, albahaca, chile dulce, entre otros.  Las hierbas secas las encontramos en la mayoría de los supermercados y tienen la ventaja de que duran mucho más que las hierbas frescas.

¿Sabía usted que las hierbas aportan múltiples beneficios para la salud? La mayoría de los vegetales tienen propiedades antioxidantes y disminuyen el riesgo de cáncer y enfermedades cardíacas. La fibra que contienen las verduras (que también se encuentra en las frutas), ayuda a bajar los niveles de colesterol, a estabilizar el azúcar en la sangre, mejorar la digestión, evitan las hemorroides, el síndrome de intestino irritable, venas varicosas, estreñimiento, obesidad y cáncer de colon.

Ajo

El uso del ajo como alimento y medicina viene desde hace más de 3,000 años antes de Cristo, en la cultura egipcia.
El ajo tiene la gama más amplia de sustancias antimicrobiales conocidas en el mundo natural, y tiene incluso muchos beneficios para el sistema cardiovascular, previene la hipertensión, ayuda a disminuir los niveles de colesterol, tiene propiedades anticoagulantes, antioxidantes y antihipertensivas.
Además, se ha descubierto que las personas que comen ajo con regularidad tienen menos riesgo de desarrollar cáncer de estómago, colon y esófago.
Si le molesta su aroma después de comerlo, mastique  1 o 2 ramitas de perejil para reducir su sabor en la boca. Para quitar el olor de las manos, frótelas con limón y sal y luego enjuáguelas.

Cebolla

La cebolla se ha considerado por miles de años como una hierba curativa. Entre sus beneficios están: da gran energía y fortaleza, es antiséptico, calmante del dolor, tónico para aliviar gases intestinales y síntomas de hipertensión, regula la glicemia, aumenta el colesterol bueno (HDL) y disminuye el colesterol malo (LDL), y ayuda a prevenir el cáncer. También es rica en vitaminas, específicamente B1 (tiamina), B2 (riboflavina) y C. La cebolla cruda tiene más valor nutritivo y terapéutico que la cocinada.

Culantro

El culantro ha sido utilizado por siglos para tratar dolencias estomacales, como indigestión, flatulencia y diarrea. En la actualidad también se usa para aliviar dolores musculares y de articulaciones. Pruebe este condimento para utilizar con pollo, cordero o pescado a la parrilla.

Condimento natural de culantro
1 taza de culantro picado
8 onzas
de yogurt natural
1 diente de ajo
1 cucharadita de vinagre
½ cucharadita de sal
½ cucharadita de comino

Licue y  refrigere unos minutos antes de servirlo.

Menta

La menta sirve como digestivo después de las comidas. En la actualidad se recomienda para dolores menstruales, náuseas, resfrío, gripe, mareos, acidez estomacal, fiebre, dolor de cabeza e insomnio. La menta también es antiespasmódica, suaviza los músculos del tracto intestinal y la matriz.

Perejil

El perejil es una gran fuente de vitaminas A y C. Es un laxante suave y diurético fuerte. Esta acción diurética ayuda a controlar la presión alta. También ayuda en las funciones de la vejiga, riñones, hígado, pulmones, estómago y tiroides. Es bueno contra enuresis, hipertensión, edema, mal aliento, gases y problemas renales.

La posibilidad que nos ofrece el mercado en hierbas secas y frescas es tan amplia que podemos preparar un mismo vegetal de distintas maneras. Por ejemplo, una papa asada al horno con romero sabe muy distinta que un puré de papa con ajo rostizado. Esto le ayudará a que haya más variedad en los platillos y así su familia no se aburrirá.

En cuanto a las ensaladas, opte por aderezos a base de aceite de oliva virgen o extra virgen (por sus propiedades nutricionales), en vez de aderezos altos en grasa. Incluya en las ensaladas, brócoli, zanahoria, pepino, espinacas, vainicas, hojas de lechugas como la romana (entre más verde oscuro mejor). Prepare este aderezo para sus ensaladas en casa.

Aderezo casero

6 cucharadas de aceite de oliva extra virgen
4 cucharadas de vinagre balsámico
2 cucharadas de limón
½ cucharadita de sal
2 ajos machacados

Procesar y refrigerar.

Ver fuentes del artículo
comments powered by Disqus