Lunes 24 de Junio

Hipertensión Arterial

¿Cómo se diagnostica y cómo tratarla?

Por: Dra. Melissa Murillo, Nutricionista

El Día Mundial de la Hipertensión Arterial se celebra el 17 de mayo, con el fin de concientizar e informar a la población sobre la importancia de prevenir, diagnosticar y tratar esta enfermedad, que según la Organización Mundial de la Salud, afecta uno de cada tres adultos a nivel mundial y es uno de los principales factores que contribuyen al desarrollo de cardiopatías y accidentes cerebrovasculares, que juntos representan la principal causa de muerte y discapacidad en el mundo.

¿Qué es la Hipertensión Arterial?

Cada vez que el corazón late, bombea sangre a los vasos sanguíneos, los cuales se encargan de llevar esa sangre desde el corazón hacia el resto del cuerpo. Cuando se presenta presión arterial elevada, la sangre ejerce mucha fuerza contra las paredes de los vasos, generando gran tensión.

Diagnóstico

La presión arterial normal en adultos es de 120 mm Hg1 cuando el corazón late (presión sistólica) y de 80 mm Hg cuando el corazón se relaja (presión diastólica). Se diagnostica Hipertensión Arterial cuando la presión sistólica es igual o superior a 140 mm Hg y/o la presión diastólica es igual o superior a 90 mm Hg.

¿Cuál es el problema de padecer Hipertensión Arterial?

Entre más alta sea la tensión que ejerce la sangre contra los vasos sanguíneos, más esfuerzo debe realizar el corazón para bombear. Esto puede generar dolores de cabeza, visión borrosa, dificultad respiratoria, vértigo, calambres, dolor torácico, palpitaciones del corazón y hemorragias nasales. Sin embargo, la mayoría de personas hipertensas, son asintomáticas.

Además, la Hipertensión Arterial aumenta el riesgo de dañar al corazón, al cerebro y a los riñones. Su descontrol podría desencadenar una serie de complicaciones médicas, como infarto cardiaco, insuficiencia cardiaca, accidente cerebrovascular, aneurismas, deficiencia renal y ceguera.

Factores de riesgo

Existe una serie de factores que aumentan la probabilidad de desarrollar esta enfermedad. Preste atención si se identifica con alguno de los siguientes:  

  • Consumo de tabaco.
  • Consumo nocivo del alcohol.
  • Inadecuada alimentación.
  • Sedentarismo.
  • Obesidad.
  • Colesterol y/o triglicéridos elevados.  
  • Diabetes Mellitus.
  • Estrés.

Prevención y Tratamiento

La mejor forma de prevenir las consecuencias relacionadas a esta enfermedad, es medir su presión arterial y mantenerla bajo control, especialmente si pudo identificarse con los factores de riesgo. También es importante prestar atención, si existe historia familiar de Hipertensión Arterial.  Si resulta elevada, debe consultar a un médico y establecer un tratamiento oportuno.

Dentro de los hábitos que se deben mejorar para prevenir y tratar la Hipertensión Arterial, se destacan los siguientes:

  1. Mantenga un peso saludable: El peso adicional requiere que el corazón trabaje más fuertemente, aumenta el riesgo de diabetes y ambos aumentan la probabilidad de una presión elevada.
  2. Reduzca su ingesta de sodio:Una disminución en el sodio consumido en la dieta facilita el trabajo de los riñones, corazón y vasos sanguíneos. Reduzca su ingesta de sal a menos de 5 g al día, equivalente a una cucharadita al día. Puede también sustituirla por cloruro de potasio.
    • Cocine los alimentos con condimentos naturales (ajo, culantro, perejil).
    • Elimine condimentos artificiales, como los "cubitos" o consomés, ajinomoto y salsas.
    • Evite demás los alimentos enlatados, las sopas deshidratadas, cantidades grandes de quesos maduros o frescos.
  3. Aumente la cantidad de potasio de su dieta. El potasio fomenta una regulación positiva de la presión arterial. Las frutas y los vegetales contienen cantidades elevadas, por lo que conviene consumir al menos 6 porciones diarias. Fuentes: nueces y semillas en general, la sandía, el banano, la papa, el jugo de naranja, los hongos, las espinacas y el tomate.
  4. Aumente su ingesta de magnesio. Algunas fuentes importantes son: tofu, germen de trigo, acelga, nueces y semillas en general, papa, espinaca y lácteos descremados.
  5. Aumente su ingesta de calcio. El calcio regula el latido cardíaco, y un elevado consumo ayuda a mantener niveles de presión arterial normales. Algunas fuentes importantes son: leche descremada, yogurt descremado o "light" (natural o con sabor), leche agria descremada, queso blanco, brócoli, espinacas, sardinas enteras y alimentos fortificados.
  6. Incluya ácidos grasos mono y poliinsaturados en su dieta. Prepare sus alimentos con aceites de oliva, maíz, canola y/o girasol. Evite las frituras comerciales y comidas rápidas.
  7. Aumente el consumo de agua: El agua es indispensable para mantenerse hidratado, además de que ayuda a eliminar toxinas y mantener un balance entre el sodio y el potasio.
  8. Limite el consumo de alcohol. El alcohol hace más difícil de controlar la presión alta, y puede también interferir con su medicamento. No se recomienda más de dos tragos por día para los hombres, y uno trago en el caso de las mujeres.
  9. Realice actividad física aeróbica con regularidad. El ejercicio aeróbico disminuye la presión alta. Se recomiendan 30-45 minutos al menos 5 veces por semana. Esto además, ayudará a reducir los niveles de estrés, que empeoran el cuadro.
  10. Tome su medicamento antihipertensivo, si lo tiene prescrito.

Recuerde además, realizarse constantemente revisiones de colesterol, triglicéridos, azúcar en sangre y albumina en la orina, para asegurarse que todo está dentro de los rangos saludables y así, evitar mayores complicaciones.

En conclusión, los cambios de hábitos alimentarios y la práctica de ejercicio, son las mejores herramientas para combatir la Hipertensión Arterial, culpable de tantas defunciones en el mundo.

comments powered by Disqus