Martes 17 de Septiembre

Hipnosis Clínica

Le ayuda a controlar o modificar su conducta, sensaciones y percepciones.

Por: Dra Yancy Hernández C. Licenciada en psicología clínica

Muchas son la preguntas en base a la hipnosis clínica, en ocasiones predomina el escepticismo a la misma, lo cierto es que es una técnica muy efectiva, investigada y con muchas aplicaciones a nivel psicológico, aún existen prejuicios y desinformación sobre lo que realmente es la hipnosis clínica.

¿Qué es?

La hipnosis es una técnica de sugestión en donde damos una serie de indicaciones al paciente cuando se encuentra en un estado de relajación profundo al cual a sido inducido. Esta serie de sugestiones el paciente las recordará cuando se encuentre ante la situación desencadenante designada en la sesión, lo que ayudara a controlar o modificar su conducta, sensaciones y percepciones. Es un estado mental entre la vigilia y el sueño, el cual podríamos dominar como un estado de concentración o de atención focaliza donde la persona está más receptiva a las sugestiones.

¿Cómo se logra el estado hipnótico?

El estado hipnótico es muy parecido al que se logra con diversos métodos de relajación o meditación profunda, el o la paciente al estar profundamente relajado, su cerebro empieza a generar ondas alfa, y  cuando esto sucede la mente está altamente receptiva,  concentrada y sugestionable. Durante el estado de ondas cerebrales alfa logramos obtener un alto grado de relajación, además de que también se logra la capacidad óptima en memoria, atención y concentración.

Un pregunta frecuente es, si la hipnosis clínica es una terapia como tal.

No, la hipnosis no es un tipo de terapia en sí misma. Es una técnica o herramienta que puede ser utilizada por profesionales que han sido capacitados para ponerla en práctica junto con los procesos terapéuticos, y que usted puede aprender. Después de una evaluación inicial, se puede discutir con el paciente el tipo de intervenciones y tratamiento que podrá ser de mayor beneficio.

Existen muchos mitos sobre la hipnosis clínica.

La hipnosis es una técnica poderosa y eficiente si se utiliza por el profesional adecuado. Sin embargo a través de la historia se han generado una serie de mitos alrededor de la hipnosis.

  1. Se piensa que la hipnosis es lo mismo que vemos en la televisión, un grupo de personas haciendo lo que el que maneja el espectáculo quiere. La hipnosis clínica no es un espectáculo, el paciente siempre tendrá el control de si mismo.
  2. Se piensa que se puede quedar atrapada en ese estado, sin embargo es imposible que el paciente quede atrapado en hipnosis, ya que la paciente siempre está en control de lo que sucede.
  3. Se piensa que la hipnosis provoca un estado de inconsciencia. El paciente no estará inconsciente, ni dormido, ni bajo el control del especialista, en muchas ocasiones el paciente tiene una participación activa pues habla e interactúa con el profesional durante la sesión hipnótica.
  4. Se piensa que el paciente puede ser programado para hacer o decir algo mientras esta hipnotizado, el paciente tiene pleno control de sus emociones, pensamientos y acciones durante el proceso.

Con la hipnosis se obtienen resultados efectivos en un lapso muy corto de tiempo, no causa reacciones secundarias adversas, ni se corre riesgo alguno.

En conclusión, la hipnosis no es peligrosa, siempre y cuando sea realizada por un profesional acreditado y por supuesto tenga la ética suficiente.

¿En qué casos es más frecuente el uso de la hipnosis Clínica?

En conjunto con el tratamiento psicológico se puede utilizar en:

  • Depresión
  • Ansiedad
  • Fobias
  • Duelos.
  • Superación de eventos traumáticos.
  • Enfermedades psicosomáticas, enfermedades físicas que presenten un alto componente mental y emocional.
  • Manejo del dolor crónico.
  • Optimización de recursos, personales y profesionales.
  • Para mejorar la concentración, la atención y la memoria.
  • Tratamiento de insomnio.
  • Obesidad (cambio de conducta y reducción de peso)
  • Control de hábitos adicciones (tabaquismo)
  • Preparación pre y post cirugía.
  • Aumento de autoestima.
  • Timidez.
  • Inseguridades.
  • Tics.
comments powered by Disqus