Lunes 26 de Junio

Importancia de las Proteínas en la Dieta

¿Para que sirve la proteína?

Por: ContigoSalud

¿Qué son las proteínas?

Nuestro cuerpo está conformado estructuralmente por proteína.  Los músculos,  la piel, los huesos y las uñas, entre otros tejidos, están formados por ella.  Este nutriente es indispensable para la regeneración de todos esos tejidos así como para la producción de hormonas, por lo que es vital en períodos críticos de crecimiento y desarrollo como la niñez y el embarazo.

Las proteínas están compuestas por cadenas largas de aminoácidos, los cuales a su vez están formados por moléculas de carbono, oxígeno, hidrógeno y nitrógeno, elementos indispensables para la vida.  Existen dos tipos de proteína: de origen animal y de origen vegetal.  La diferencia entre ellos radica en la cantidad y tipo de aminoácidos que la conforman, y por lo tanto en las funciones que cumplen dentro del organismo.

Se dice que las proteínas de origen animal son de alto valor biológico, esto quiere decir que el cuerpo absorbe y aprovecha el 100% de su composición debido a que aportan todos los aminoácidos esenciales.  Se encuentran en carnes blancas y rojas, huevo, leche y derivados como el queso y el yogurt. Las proteínas de origen vegetal no contienen todos los aminoácidos por lo que deben combinarse para formar una proteína de buena calidad, estas se encuentran en leguminosas como frijoles y lentejas, cereales como el arroz y en semillas como las almendras.

¿Para qué sirven?

El cuerpo necesita de las proteínas para construir, desarrollar y reparar todos sus tejidos y órganos.  También es indispensable para el transporte de algunas sustancias en sangre y para el correcto funcionamiento del sistema inmune, además de intervenir en los procesos de contracción muscular y ayudar a crear numerosas hormonas que regulan el metabolismo.

Sus principales funciones son:

  • Ayudan a mantener un aspecto joven de la piel: si no se consumen en suficiente cantidad, el organismo destruye los músculos para formar enzimas y estructuras vitales para sobrevivir. Los músculos pierden su firmeza y los tejidos se tornan flácidos.
  • Ayudan a mantener el balance del agua corporal: una proteína conocida como albúmina es la responsable de recoger los fluidos cargados de desechos y llevarlos hasta el riñón para que sean eliminados. Cuando no se consumen suficientes proteínas, puede presentarse retención de agua e hinchazón en los tejidos del cuerpo.
  • Las proteínas son importantes para producir enzimas, glóbulos rojos y anticuerpos: toda la energía se produce por medio de enzimas, por lo que el cansancio y la fatiga pueden ser consecuencia de deficiencias en el consumo de proteínas.
  • Ayudan a resistir infecciones, ya que producen las globulinas gamma o anticuerpos que son los encargados de cuidar la salud.
  • Las proteínas favorecen la producción de músculo, que es el quemador natural de grasa, por lo que su consumo es muy importante si se desea perder peso; además, el músculo cubre las paredes del estómago e intestino, favoreciendo los movimientos peristálticos que ayudan a tener una buena evacuación intestinal.

Las mejores fuentes de proteína

Es importante incluir dentro de la dieta ambos tipos de proteína pues cada uno tiene una función vital para un adecuado estado de salud.

Como principales fuentes de proteína se tienen las carnes, se deben preferir en mayor medida las blancas como el pollo y el pescado y con moderación las carnes rojas.  Utilizar cortes bajos en grasa, pollo y pavo sin piel, y cocinar estas fuentes con muy poca grasa es también otra buena recomendación.

El huevo es considerado la principal fuente de proteína de mayor valor biológico, tanto la yema como la clara, y aunque anteriormente se le había catalogado como una de las primeras causas del aumento de colesterol en sangre, en estudios recientes se refutó esta teoría comprobando que son muchos sus beneficios para la salud.

Los lácteos también son fuente importante de proteína en la dieta, se recomienda consumir leche descremada, yogurt sin grasa ni azúcar añadida y quesos bajos en grasa como los quesos frescos para evitar un aporte elevado de grasas saturadas.

Dentro de las mejores fuentes de proteína de origen vegetal encontramos las leguminosas: lentejas, frijoles, garbanzos, soya.  Se recomienda combinarlas con cereales como quinoa, arroz o trigo y sus derivados para mejorar la calidad de sus proteínas.

comments powered by Disqus