Domingo 24 de Septiembre

Intolerancia a La Lactosa

Y niveles bajos de vitamina D

Mayo, 2017.

Un nuevo estudio publicado en el Journal of Nutrition, encontró una asociación entre intolerancia a la lactosa y niveles bajos de vitamina D en sangre. Para llegar a esta conclusión, Ahmed El-Sohemy y sus colegas analizaron a 1495 hombres y mujeres que formaban parte del Estudio Nutrigenómico y de Salud de Toronto.

La intolerancia a la lactosa se define como la incapacidad del cuerpo para digerir eficazmente la lactosa, un azúcar que se encuentra en los productos lácteos, incluyendo leche, mantequilla y queso. Su consumo genera hinchazón, flatulencia, diarrea, náuseas y dolor abdominal. 

El estudio determinó que las personas que poseían mutaciones en el gen LCT (gen responsable de la producción de lactasa, enzima de digiere la lactosa), tenían una menor ingesta de productos lácteos y niveles sanguíneos más bajos de vitamina D en comparación con la población general. Esto es de esperarse puesto que los productos lácteos generalmente se fortifican con vitamina D.

Los investigadores no se sorprendieron del bajo consumo de productos lácteos en las personas intolerantes a la lactosa, pero sí se sorprendieron de que no compensaran su nutrición con alimentos fortificados o fuente de estos nutrientes. La vitamina D se considera esencial para la absorción de calcio en el intestino, lo cual es importante para una buena salud ósea, además, colabora con la correcta función nerviosa e inmunológica.

Un hallazgo curioso de la investigación es que las personas con la mutación del gen LCD presentan menor estatura que los individuos en la población general, lo que indica que la ingesta reducida de vitamina D a través de la falta de consumo de productos lácteos puede ser inhibidor del crecimiento óseo.

Este estudio sugiere la necesidad de que las personas intolerantes a la lactosa tengan una mayor consciencia sobre la adecuada ingesta de alimentos fuente de vitamina D, a través de alimentos no lácteos como por ejemplo: jugos fortificados o sustitutos de leche. Otra buena opción es incluir productos lácteos sin lactosa.

comments powered by Disqus