Martes 22 de Enero

La Transición de Escuela a Colegio

Por: MSc. Dyalá Castro Cabezas, Psicóloga Clínica

Los cambios en la vida de los seres humanos implica la puesta en práctica de habilidades emocionales y de pensamiento que nos brindan una idea de nuestra verdadera capacidad de adaptación a nuevas circunstancias.

Una de las transiciones más significativas dentro de la infancia y adolescencia se relaciona con el traslado de escuela a colegio, y, en mayor medida si existe además un cambio de centro educativo. De esto se deriva la posibilidad de éxito en el desempeño académico en el largo plazo, la continuidad en el sistema educativo así como el sentido de bienestar del joven.

Se ha comprobado, a través de diferentes estudios en Latinoamérica y Europa que las preocupaciones de esta etapa se bifurcan tanto en aspectos académicos así como sociales; ambos son importantes para los chicos y en los dos debemos de centrar nuestros esfuerzos.

Desde el plano del proceso de aprendizaje las principales interrogantes se relacionan con: ¿Cómo será tener tantos profes?, ¿y si no paso ese montón de materias?, ¿podré con tanta materia y con ese horario?, ¿cómo será eso de que ya me la tengo que jugar solo cuando estudie?, ¿pasaré los exámenes?, etc.

Por otro lado, en lo social las inquietudes giran en torno a: ¿cómo serán mis compañeros?, ¿les iré a caer bien?, ¿y si no tengo con quién andar en los recreos?, ¿les gustaré a los profesores?, ¿me irán a molestar los de quinto?, ¿y si me pegan?, etc.

Si reflexionamos, son muchos los retos que implica esa esta transición para una persona menor de edad:

  • Recibir lecciones y evaluaciones con mayor cantidad de docentes con diferentes estilos, exigencias y personalidades
  • Ampliación de horario y reorganización del tiempo y rutinas tanto del muchacho como de la familia
  • Ser parte de nuevos reglamentos y formas de valorar la conducta
  • Conocer a personas nuevas y comenzar a formar un vínculo con éstas
  • Recibir mayor cantidad de materias
  • Pasar de ser los más grandes de su nivel a los más pequeños del colegio
  • Recibir una trato menos cercano por parte de los docentes
  • Sobrellevar las altas expectativas que se construyen alrededor de la vida colegial tanto por los familiares como por el mismo colegio
  • Asumir de forma más independiente y con mayor autocontrol dicha realidad

Aunado a esto, en valoraciones realizadas con estas poblaciones se encontró que los jóvenes también se preocupan por aspectos como perderse en el colegio, no saber manejar sus horarios de clases, ser víctimas de bullying o acoso escolar, enfrentarse a situaciones como tráfico de drogas, etc.

Debemos anotar que, dichos cambios se producen en un periodo de vida que de hecho implica todo un crecimiento y desarrollo tanto físico como emocional por la entrada a la adolescencia, lo cual puede hacer más complejo este proceso.

¿Cualés aspectos han sido relacionados como factores protectores para los jóvenes?

Uno de los mejores predictores de éxito tiene que ver con la construcción de una imagen amigable del nuevo centro educativo o de la nueva realidad. En muchas ocasiones los adultos se centran en advertir sobre lo difícil del colegio así como las nuevas responsabilidades que se van a asumir sin dar un énfasis suficiente en la cantidad de ventajas y oportunidades que tiene la educación y vivencia de la secundaria.

Asimismo, jóvenes con autoestima más fortalecida y seguros de sí mismos no solo tienen confianza para enfrentar dichos retos, sino que fácilmente pueden vencer las preocupaciones esperables del cambio.

La vigilancia y cercanía de los padres y los adultos del centro educativo en el acompañamiento de dicha transición generarán estrategias, diálogo y formas de acompañar al joven en su adaptación al colegio.

¿Cómo podemos ayudar desde el hogar?

A partir de los estudios realizados con poblaciones de sexto grado y sétimo año, se han construido una serie de recomendaciones que permitirá consolidar una buena resolución de este momento de cambio con los jóvenes. Lo anterior derivaría en beneficios académicos, sociales y del mismo desarrollo de la adolescencia, aspectos que confluyen en este periodo.

Algunas pautas relacionadas con lo anterior son:

  • Promueva una actitud de confianza más que de temor sobre la transición de escuela a colegio
  • Valide y enfatice los dos componentes de este cambio: la creciente exigencia académica así como la oportunidad de tener nuevos amigos y conocer más personas
  • Mencione lo mucho que se aprende el colegio y transmita esto como una ventaja y un reto
  • Visita previa del centro educativo así como acercamiento a personas que serán parte de su nueva cotidianidad
  • Aproveche dicha visita para recorrer las aulas correspondientes al joven, familiarice al muchacho con la institución
  • Encuentre el entusiasmo y motivación del joven hacia este cambio
  • Valide la importancia de sentirse perteneciente y aceptado, no desvalorice este aspecto que resulta de vital importancia para los adolescentes
  • Promueva el contacto con compañeros por medio de actividades fuera del centro escolar para fortalecer el sentido de pertenencia
  • Acérquese al joven para mostrar preocupación en cómo se desarrolla dicha transición tanto en el aspecto social, como cuestiones logísticas (cambio de aulas por ejemplo) y en lo académico
  • Brinde cercano acompañamiento durante los primeros meses en el plano académico. Brinde ideas a su hijo sobre organización del tiempo, consolidación de una nueva rutina, conocimiento y estrategias para los nuevos métodos de enseñanza así como de evaluación de los profesores
  • Converse sobre las pérdidas que resiente sobre la escuela y su dinámica en dicho escenario. Apoye en el duelo por el cambio de primaria a secundaria
  • Identifique la cantidad de horas de sueño que necesita su hijo para lograr un buen descanso e instaure la rutina la semana antes del inicio de lecciones. Promueva el respeto por el momento del desayuno
  • Acompañe al joven en sus sentimientos, menciónele cómo se siente usted también con este proceso y comparta sus propias experiencias con sus hijos
comments powered by Disqus