Lunes 21 de Agosto

Las Bacterias y Su Huésped

Como afectan la alimentación

Mayo, 2017.

Desde hace décadas se ha venido estudiando el papel de la alimentación en los microorganismos del tracto gastrointestinal y se sabe que los alimentos pueden aumentar o disminuir un tipo específico de bacterias, generando cambios en la activación de genes y la absorción de nutrientes.  

Recientemente, además se ha investigado de forma inversa cómo las bacterias pueden influenciar la alimentación y conductas como ansiedad, depresión, hipertensión, entre otras condiciones.

Neurocientíficos han descubierto que tipos específicos de microorganismos pueden ayudar al animal hospedero a identificar cuáles nutrientes están faltando en los alimentos y luego determinan cuánto de ese nutriente el huésped realmente necesita consumir.

En un estudio realizado recientemente por el investigador Carlos Ribeiro, se abordó a tres grupos de moscas. El primer grupo fue alimentado con una solución que incluía todos los aminoácidos necesarios, el segundo consumió una solución deficiente en aminoácidos esenciales (que el huésped no puede sintetizar), y al tercero se le brindaron alimentos a los cuales se le removieron los aminoácidos esenciales.

Después de 72 horas se le presentó a los 3 grupos de moscas diferentes soluciones ricas en proteína de levadura. Los investigadores identificaron que las moscas de los grupos que carecían de aminoácidos esenciales tuvieron antojos más fuertes por la levadura para reponer los nutrientes faltantes, pero cuando los científicos incrementaron diferentes tipos de bacterias, las moscas disminuyeron la urgencia por consumir la proteína.

Se cree que las bacterias funcionaron como fábricas metabólicas donde se convertían los alimentos en nuevos metabolitos que posiblemente le hacían creer al huésped que podría funcionar normalmente sin los aminoácidos. Como resultado las moscas siguieron con el ciclo normal de reproducción.

A pesar de que no se conoce el mecanismo exacto, se cree que los metabolitos derivados de las bacterias pueden enviar señales del intestino al cerebro para decirle al huésped si existe necesidad de un alimento en particular y de esta manera influenciar sus conductas alimentarias. 

comments powered by Disqus