Lunes 10 de Agosto

Las bebidas energéticas

Y el riesgo cardiovascular ...

Por: Dra. Susan Láscarez G., Nutricionista

En las últimas décadas, el consumo de bebidas energéticas ha ido en gran aumento sobre todo en la población más joven.  El uso de este tipo de bebidas es común en universitarios y adultos jóvenes que manejan altos niveles de estrés. Sin embargo, nuevos estudios han encontrado una relación directa entre la ingesta de dos o más bebidas de estas por día y síntomas cardiovasculares como palpitaciones en reposo y dolores de tórax.

Según el Centro para el Control y Prevención de Enfermedades (CDC), más del 30% de adolescentes y adultos jóvenes consumen bebidas energéticas de manera diaria.  Estas se utilizan con el fin de disminuir o evitar la sensación de fatiga, aumentar el estado de vigilia y mejorar el grado de concentración y rendimiento físico y mental.

Dentro de los principales ingredientes de las bebidas energizantes se encuentra la cafeína, luego pueden incluir algunas sustancias estimulantes a base de plantas, azúcar simple y otros aditivos. El efecto de estas sustancias en el cuerpo puede permanecer hasta por 24 horas, y se necesitan al menos 12 horas para eliminar del torrente sanguíneo todo su contenido de cafeína.

El consumo de más de una bebida energética por día, ha llevado a muchos jóvenes a acudir a un centro médico por exceso de palpitaciones, un ritmo cardíaco acelerado y dolor en el tórax, síntomas que se han visto agravados cuando se han mezclado con bebidas alcohólicas.

El principal problema de su combinación con el alcohol, es que además de que reduce la capacidad de tomar decisiones correctas sobre el consumo de otras bebidas o alimentos, retrasa la metabolización de la cafeína por parte del organismo, aumentando su concentración hasta niveles considerados peligrosos para la salud.

En personas con algún nivel de riesgo cardiovascular, la cafeína se recomienda de consumo moderado y las bebidas energéticas no se recomiendan del todo. Debido a los tipos de ingredientes que incluyen, puede tener otras repercusiones en salud como aumento de peso y dislipidemias.

La mejor recomendación es mantener un consumo de baja frecuencia en caso de ser necesario.  Aumentar la sensación de bienestar y energía, evitar la fatiga y mejorar la concentración se puede lograr con una alimentación balanceada y la práctica regular de actividad física.

comments powered by Disqus