Jueves 13 de Agosto

Lavado de Manos Previene Diarreas

Diarreas y resfríos son de las principales causas de ausencias escolares

Por: Viviana Trigueros, Periodista

Se aproxima la entrada a clases y muchos niños se contagian de gérmenes en las escuelas debido a la falta de buenos hábitos de higiene personal y por las limitantes que algunos centros educativos tienen para mantener sus áreas desinfectadas.

Los gérmenes son microorganismos que conviven cotidianamente con nosotros y que pueden ser buenos o malos. Los que son capaces de causar enfermedades en seres humanos son llamados “gérmenes patógenos” y pueden ser virus, bacterias, hongos o parásitos.

Los gérmenes patógenos se encuentran en todos los ambientes y todas las superficies, especialmente en los centros de cuidado diurno y escuelas. Muchos niños no han adoptado hábitos de higiene apropiados, ya sea por su corta edad o por la poca sensibilización de sus padres. 

Según Adriana Benavides, médico pediatra, “Se ha demostrado que un niño preescolar es capaz de tocar hasta 30 superficies en una hora y, si estas superficies están contaminadas con gérmenes, el niño se convierte en un vehículo para el transporte de los mismos de la escuela al hogar, contagiándose de enfermedades e infectando al resto de los miembros de su familia”.

Numerosos estudios publicados demuestran que la contaminación con gérmenes patógenos de áreas comunes de las guarderías y los centros de estudio son un claro factor de riesgo para los brotes de infecciones tales como, diarreas, gripes y resfríos.

Los sitios de mayor contaminación, en donde se ha demostrado la colonización por coliformes fecales y otros gérmenes patógenos como el Rotavirus, la Kleibsiella y la Salmonella, causantes de los brotes más graves de diarreas en nuestro país, están en los juguetes comunales, las perillas de puertas y escritorios, las manijas de fuentes de agua y sanitarios, los teléfonos, entre otras.

Otro sitio donde frecuentemente se aíslan estos gérmenes son las superficies de comedores estudiantiles y áreas de preparación de alimentos, especialmente en las tablas para picar alimentos, las asas para abrir los botes de basura, el área de drenaje de los fregaderos, los grifos de los lavaderos y manijas de electrodomésticos. Estos patógenos también son frecuentemente encontrados en las manos de los niños que asisten a estos centros de estudios en épocas de brotes de enfermedades, aunque sus manos luzcan limpias y el niño se encuentre sano.

¿Cómo nos contagiamos?

Según Benavides, los gérmenes se diseminan por alguna de las siguientes maneras:

  1. Contacto directo: contacto piel a piel con una persona o animal infectado o sus secreciones (saliva, orina, sudor, heces). 
  2. Contacto indirecto: cuando los gérmenes que están en las superficies (suelo, agua, muebles) son recogidos por las manos y llevados a la boca, ojos, nariz o piel. En estudios reconocidos, se ha demostrado la presencia de microorganismos viables en aproximadamente un millón de escamas de piel que los seres humanos descaman cada día y que pueden contaminar varias superficies. Asimismo, secreciones tales como saliva (expedida al hablar, toser, estornudar), orina e incluso materia fecal puede contaminar varias superfices sin que estas luzcan sucias a la vista humana.
  3. A través del aire: algunos gérmenes se diseminan a través del aire, ya sea de heridas en la piel o de gotitas de saliva producidas por la tos o estornudos como por ejemplo los virus respiratorios entre ellos la influenza, el adenovirus y el mismo virus del resfriado común. En una clase estándar, con un promedio de 15 estudiantes conviviendo en un espacio relativamente limitado durante varias horas al día, es frecuente encontrar brotes de gérmenes que se esparcen por esta vía.

¿Cómo evitar el contagio?

Según la Organización Mundial de la Salud (OMS), una de las formas más efectivas y simples para prevenir el contagio de enfermedades es un buen lavado o higiene rutinaria de manos.

La evidencia de los estudios es consistente mostrando una reducción de las diarreas de alrededor del 30% y hasta casi un 50% si se utiliza un jabón antibacterial. Si no se cuenta con una fuente de agua cercana, la higiene de manos puede realizarse de manera igualmente efectiva utilizando productos a base de alcohol como los geles, los cuales se pueden tener incluso en las aulas de los centros educativos debido a su fácil aplicación.

Si su hijo o hija esta pronto a ingresar a la escuela o algún centro de cuido, recuérdele que un buen lavado de manos lo ayudará a estar sano. Enséñele el proceso correcto para realizarlo y además, equípelo con productos como el alcohol en gel para aquellos casos en los que no tenga acceso a agua y jabón.

Lavado de manos en 6 pasos

Un chorro de agua con unas cuantas gotas de jabón no son suficientes para liberar las manos de gérmenes y bacterias. Por ellos los expertos recomiendan lavarse las manos invirtiendo entre 40 y 60 segundos en el proceso.

Paso 1: Moje sus manos, agregue jabón y restriéguelas juntas, palma contra palma.

Paso 2: Restriegue las manos palma contra palma con los dedos entrelazados.

Paso 3: Restriegue con las palmas la parte trasera de las manos.

Paso 4: Restriegue las yemas de los dedos entrelazando las manos.

Paso 5: Restriegue los dedos pulgares en sentido rotativo.

Paso 6: Restriegue las uñas contra las palmas en sentido rotativo y enjuague con abundante agua.

comments powered by Disqus