Domingo 22 de Septiembre

Manejos De Emociones Y La Salud

¿Cómo cuidarme?

Por: Licda. Maricruz Coto, Psicóloga

La salud es un concepto amplio que implica tanto la mente como el cuerpo. Está comprobado que las emociones no solo puede mejorar ó empeorar el estado de salud, sino desarrollar enfermedades tales como la depresión. Un paciente con enfermedad terminal tienen mayor probabilidad de recuperación si es capaz de manejar adecuadamente sus emociones y desarrollar una actitud positiva.

Todas las emociones tienen efectos en el área física; por ejemplo usted podrá comprobar que cuando sonríe ó se enoja, la expresión de su cara cambia lo cual hace que se le dé movimiento a diferentes músculos de ésta zona. Lo mismo sucede cuando la persona padece de migraña ó gastritis, en donde las emociones ayudan a empeorar los síntomas ó bien a controlarlos.

Ahora bien, el manejo de las emociones debe cobrar importancia desde nuestra cotidianidad y no sólo cuando nos enfrentamos a dificultades en la salud. Es importante que hagamos conciencia de nuestra salud mental e incorporemos hábitos diarios para cuidarla. ¿Cómo hacerlo?

Para manejar emociones lo primero que debemos hacer es reconocerlas, saber que son parte nuestra, y que debemos aprender a vivir tanto con las que nos hacen sentir bien como con las que no.  Más que emociones positivas ó negativas, existe un manejo adecuado ó inadecuado de las mismas, lo cual trae consecuencias positivas ó bien dañinas para la salud.  Por ejemplo, se tiende a pensar en el enojo es una emoción negativa cuando en realidad es un sentimiento sano que puede ser expresado de forma adecuada sin ocasionar perjuicios a la salud. 

El manejo inadecuado de las emociones se puede dar cuando:

  • La persona no habla de sus sentimientos, oculta lo que piensa y siente, y se convierte en “una bomba de tiempo” que todo lo reserva para sí misma. Estas personas suelen “controlar” sus emociones en lugar de “manejarlas”.
  • El caso contrario ocurre cuando los sentimientos siempre están “a flor de piel”, la persona “estalla” con facilidad y todas las personas alrededor saben y conocen con amplio detalle todas sus experiencias de vida, de modo que no se tiene intimidad personal, ni se logra ser asertivo al expresarse.
  • La persona utiliza las emociones para herir a los demás.
  • Utiliza las emociones para culpar a otros y no asume su responsabilidad, en otras palabras, le sirven para “ser la víctima”.
  • La persona niega las emociones, y siempre intenta hacerse ver como fuerte, autocontrolado, ecuánime, aún en las circunstancias más difíciles.
  • La persona tiene dificultades ó se niega a reconocer las emociones propias y de los demás, dañando así sus relaciones interpersonales.

Una vez que usted haya logrado identificar cómo las emociones pueden ó han afectado su salud, es importante que:

  • Se auto examine e intente identificar cuáles son las emociones que le ocasionan mayores dificultades.
  • Identifique cuál es el manejo usual que usted le da a las emociones.
  • Analice en qué ocasiones es que le resulta más difícil manejar estas emociones e intente encontrar alternativas de solución para hacerle frente a los problemas de otra manera.  En ocasiones puede ser necesario cambiar su actitud y forma de ver las cosas, pero es posible que deba conversar sobre estos cambios con alguien más: pareja, amigos, familia, etc.
  • Reflexione si a usted se le dificulta reconocer las emociones de los demás, ó si es de las personas que tiende a darle explicaciones racionales a todo, sin detenerse a pensar en cómo se siente usted ante la situación.
  • Si usted tiene dificultades para realizar cambios en su forma de manejar las emociones, consulte con un especialista.

Recuerde el manejo que haga de las emociones, no sólo influyen en cómo usted enfrente una enfermedad física o mental, sino también en el desarrollo y gravedad de las mismas.  Manejar las emociones en forma adecuada le permitirá sentirse más saludable y más feliz.

comments powered by Disqus