Lunes 23 de Septiembre

Mantenga Una Boca Sana

Por: Dra. Andrea Roth, Odontología Estética

Nuestra boca posee suma importancia sobre la salud general de nuestro cuerpo. Ella es el primer órgano del aparato digestivo con la cual masticamos y tragamos los alimentos. Nos ayuda también en la percepción del gusto, en la respiración, en el habla y realizar distintos gestos y sonidos con los que nos comunicamos con las demás personas. Sus rasgos forman parte de nuestra apariencia física y estética, por lo que son importantes en la imagen que proyectamos y está demostrado que el tener una boca y sonrisa agradable favorece las relaciones humanas y eleva nuestra autoestima.

 

Cómo podemos mantener nuestra salud bucodental?

1. Con un correcto cepillado dental:
Esta es la mejor manera de remover restos de alimentos y bacterias de las superficies de los dientes y debe realizarse después de cada comida. Se recomienda realizarlo frente a un espejo y observar que el cepillo llegue inclusive hasta las últimas muelas. Si tiene grandes espacios entre los dientes puede utilizar también cepillitos interdentales que los hay de varios tamaños. Si tiene dudas o dificultades, su odontólogo puede enseñarle y ayudarle a practicar.

2. Utilización de hilo dental:
Así como el cepillado es lo más indicado para remover la suciedad sobre la superficie de los dientes, el hilo dental lo hace de las superficies entre los dientes, en donde las cerdas del cepillo no llegan. Se recomienda pasarse el hilo, al igual que el cepillado, después de cada comida.

3. Limpieza de lengua:
Las bacterias no sólo se encuentran sobre los dientes, sino que también en la superficie de la lengua, por lo que es sumamente importante limpiarla. Podemos utilizar el cepillo dental o un limpiador de lengua diseñado específicamente para esto. Los movimientos se hacen de atrás hacia adelante.

4. Aplicación de Flúor:
El flúor es la sustancia (tipo gel) que aplicamos los odontólogos sobre los dientes para hacerlos más resistentes contra los ácidos de las bacterias  y así evitar futuras lesiones de caries dental.  

Se recomienda aplicar flúor en el consultorio, desde que el niño cumple 1 - 2 años de edad y desde entonces hacerlo cada 4 - 6 meses, dependiendo del riesgo de caries de cada niño.

La aplicación del flúor también es un procedimiento sencillo que no le produce molestias a los niños ni adultos. Se aplica durante 1 minuto y luego el paciente no podrá comer ningún alimento ni tomar agua durante 30 minutos, para que su acción sea más efectiva.

5. Enjuagues:
Existen muchos tipos de enjuagues bucales, entre ellos los antisépticos (matan bacterias y refrescan el aliento), los que tienen flúor (ayudan en la prevención de caries y  recomendado en pacientes con ortodoncia),  y otros más específicos para tratar la gingivitis (inflamación y sangrado de las encías) o para ser utilizados después de cirugías. En importante que  consulte con su odontólogo cuál es el más indicado para usted.

6. Sellantes de fosas y fisuras:
Las fosas y fisuras son aquellas “grietitas”, que presentan las muelas de leche y las permanentes. En ellas se introducen los restos de alimentos y bacterias que originan las caries. Con el cepillado no siempre se logra limpiarlas correctamente,  puesto que algunas de ellas son muy delgadas y profundas, y las cerdas del cepillo de dientes no penetran para higienizarlas.

Los sellantes son resinas que se aplican en las fosas y fisuras de los dientes para prevenir la caries, dejando una superficie lisa y pareja. Es un procedimiento completamente rápido e indoloro. Estas resinas  se endurecen con una luz halógena y se mantienen adheridos por 4 o 5 años en las zonas donde se aplican, evitando las caries dentales hasta en un 90% de los casos.

7. Visitas periódicas (semestrales) al odontólogo:
Se recomienda visitar al odontólogo cada 6 meses, ya que así se puede prevenir la aparición de las enfermedades de la boca, o su detección temprana y su respectivo control y tratamiento, cuando todavía no hayan causado mucho daño. Así, los tratamientos que necesitemos seguramente serán sencillos y económicos, comparando con lo que sucedería si no vamos con frecuencia a un consultorio dental y dejamos que se produzcan en nuestra boca daños de mayor consideración.

comments powered by Disqus