Jueves 22 de Agosto

Mejore La Comunicación En La Familia

Por: Debora Roberts, Psicóloga

Cuando nos referimos a comunicación familiar es importante entender que cada familia es un sistema con características únicas, y que la dinámica que es funcional para algunos no necesariamente lo será para todos. Es por esto que antes de intervenir debemos tener claro lo siguiente: ¿Cuáles elementos nos caracterizan como familia? ¿De qué maneras nos relacionamos? ¿Cómo nos comunicamos? Si sentimos que hasta el momento no hemos sido el mejor modelo en esto, pensemos que siempre podemos mejorar y adaptarnos a una nueva forma de comunicación, ya que nosotros como padres tenemos la responsabilidad de establecer en nuestros hijos patrones y valores a seguir,  así como las formas en que ellos perciban y respondan al mundo.

Algunos consejos para mejorar la comunicación familiar:

  • Aprendamos a escuchar y enseñémosle a nuestros hijos a hacerlo.
  • Es importante conocer el lenguaje que usan hoy en día los niños, (principalmente los adolescentes) y respetar sus gustos y diferencias.
  • Tratar de entender las emociones y sentimientos que tengan. Escuchar sus puntos de vista, aunque a veces no los compartamos.
  • No reaccionar inmediatamente ante alguna opinión que no nos guste, si lo hacemos, poco a poco iremos formando un muro entre nosotros y ellos. Seamos padres accesibles.
  • Cuando un hijo nos busque para conversar, dejemos a un lado el teléfono, computadora o libro, de no ser posible, expliquémosle y pidámosle que nos espere por unos minutos, agradeciéndole luego su paciencia. 
  • Es importante tener límites y reglas claras, y qué los hijos sepan cuáles de éstas son negociables.
  • Mejorar la comunicación con su hijo(a) no significa ceder en límites, sino que logre entender el porqué de las cosas y pueda expresarse respetuosamente aunque no esté de acuerdo.
  • Es importante que ambos padres estén de acuerdo con los límites de la casa y la manera en que se van a criar a los hijos.
  • Elija sus batallas. No caiga en la costumbre de que cada palabra para su hijo(a) sea un regaño.
  • Escoja el momento adecuado para referirse a ciertos temas delicados. 
  • Sea claro y directo a la hora de hablar, evite la ambivalencia.
  • Enséñele a su hijo(a) que es importante expresar emociones siempre y cuando lo hagamos de manera adecuada.
  • Motívelos a hablar y expresarse. Si es un niño tímido, se pueden buscar métodos alternativos, por ejemplo por medio del dibujo o el juego.

Es muy importante el manejo de la comunicación no verbal; debemos procurar que siempre exista concordancia entre lo que decimos y hacemos. Cuando los padres son ambiguos a la hora de comunicarse y disciplinar a sus hijos tienden a generar inseguridad en ellos. A parte de conversar, debemos constantemente mostrarles afecto y seguridad por medio del cariño, comentarios positivos, detalles, entre otros.

Por último, defienda y busque su tiempo de familia realizando actividades que fomenten la comunicación y desarrollo individual y familiar, alternando que sean al gusto de cada uno. Establezcan tradiciones propias, por ejemplo, tratar de tener al menos una comida juntos, salir a pasear un día entre semana, ver una película el domingo. La clave es ir probando diferentes métodos para ver cuál es más efectivo, y que juntos, con el interés, disponibilidad y paciencia de los padres, puedan lograr grandes resultados en la familia.

comments powered by Disqus