Domingo 19 de Agosto

Mujer embarazada

Relación con la microbiota del bebé

Julio, 2018

Según una investigación reciente, lo que come una mujer embarazada durante el embarazo podría cambiar las bacterias que colonizan el intestino de su bebé.

Para entender mejor esto, se debe saber que, el microbioma es el nombre dado a la composición genética de los microbios que pueblan el interior y el exterior de nuestro cuerpo. Se estima que 100 billones de microbios viven en nuestro intestino, y los científicos creen que juegan un papel importante en nuestra salud general y en el riesgo de desarrollar enfermedades. Por lo tanto, las bacterias que constituyen el microbioma intestinal de un bebé son importantes para el desarrollo de su sistema inmunitario y su salud en general.

Los autores del estudio lo publicaron en la revista Microbiome. Ellos pretendían investigar sobre el posible vínculo entre la dieta de una madre y el microbioma intestinal de su bebé. Para esto, recogieron muestras de heces de los bebés durante un periodo de 6 semanas, esto para determinar qué bacterias viven en sus sistemas digestivos.

Las madres de estos bebés tenían 32 años en promedio. Los investigadores documentaron sus dietas individuales en un cuestionario. La mayoría de las madres eran primerizas. También se indagó sobre los factores que pueden afectar el microbioma de un individuo, por ejemplo, en este estudio el 66 por ciento de los niños nacieron por vía vaginal; el 70 por ciento fue amamantado a las seis semanas de edad; y la mayoría de los niños no asistieron a la guardería ni tomaron probióticos.

Las pruebas revelaron que el microbioma intestinal de los bebés estaba constituido en gran parte por cuatro tipos de bacterias: alrededor del 20% de Enterobactericeae, casi el 19% de Bifidobacterium, un poco más del 10% de Bacteroides y alrededor del 8% de Streptococcus.

Cuando se le preguntó a la Dra. Anne G. Hoen, autora del estudio y profesora asistente de microbiología e inmunología en la Facultad de medicina Dartmouth Geisel, si alguno de los microbios identificados es más beneficioso que otros, o incluso dañino, mencionó: "La microbiota identificada en los bebés en nuestro estudio son habitantes normales del tracto intestinal humano. "Bifidobacterium, Clostridium y Bacteroides, que respectivamente caracterizan los tres grupos de microbiomas del intestino infantil que observamos, han sido estudiados por su papel beneficioso en el intestino del infante".

El estudio identificó que, las mujeres que comieron más fruta, tenían más probabilidades de tener bebés con niveles más altos de Streptococcus y Clostridium, pero menos Bifidobacterium. Mientras tanto, Bifidobacterium fue más alta en las madres que comieron más carne roja y procesada.

Las madres que dieron a luz bebés por cesárea tenían niveles más altos de Streptococcus y Clostridium si consumían más productos lácteos que otros. Los autores sugirieron que esto podría explicar por qué los bebés nacidos por cesárea tienen un mayor riesgo de alergias a los lácteos.

Los investigadores esperan que su trabajo pueda ser parte de la base de recomendaciones dietéticas actualizadas para mujeres embarazadas y lactantes. Estudios previos han sugerido que la dieta mediterránea, por ejemplo, puede prevenir el riesgo de sibilancias, mientras que la dieta alta en carne lo aumenta.

Ver fuentes del artículo
comments powered by Disqus