Domingo 9 de Agosto

Necesidades Nutricionales en Ruta

Para cuando sale de viaje o en competencias

Por: Dra. Marianela Obando, Nutricionista

Muchos deportistas son viajeros frecuentes, que a menudo tienen que viajar y vivir lejos de casa. Estos viajes suelen ser cortos, pero también pueden tratarse de largos periodos de viaje para torneos o competiciones de pretemporada. Los viajes frecuentes de largas distancias pueden presentar una serie de desafíos:

  • Interrupciones en la rutina normal de entrenamiento y en el estilo de vida mientras están en ruta.
  • Cambios climáticos y medioambientales que crean diferentes necesidades nutricionales.
  • Jet lag (desfase horario).
  • Cambios en disponibilidad de alimentos que incluyen ausencia de alimentos importantes y familiares.
  • Dependencia de hoteles, restaurantes y establecimientos de comida para llevar en vez de cocina casera familiar.
  • Exposición a nuevos elementos y culturas gastronómicas.
  • Tentaciones en los salones o restaurantes de estilo buffet “a discreción”.
  • Riesgo de enfermedades gastrointestinales debido a la exposición a alimentos y agua poco higiénicos.
  • Excitación y distracción por el nuevo entorno.

Entre las recomendaciones para comer bien mientras se viaja se incluyen:

1. Planifique con antelación

Investigue los modelos alimentarios y su disponibilidad en destino antes de salir de casa. Esto puede ayudar a planificar útiles suplementos alimenticios para tomar en los viajes que pueden sustituir elementos importantes que falten.

Contacte con los organizadores del catering en destino para hacerles saber las necesidades especiales en cuanto a horarios y menús. Prepare un plan de alimentación para el viaje que incorpore lo mejor de la oferta de alimentos disponible (ej. catering de líneas aéreas, restaurantes en ruta).

2. Coma y beba bien en el camino

El descanso forzoso mientras se viaja reducirá las necesidades de energía, pero creará más oportunidades para una elevada ingesta de energía si el deportista termina “comiendo por aburrimiento”.

Cuando viaje a una zona horaria distinta, adopte los patrones de alimentación que se adapten al destino tan pronto como se inicie el viaje. Esto ayudará a adaptar el reloj biológico.

Tenga en cuenta pérdidas de líquidos no apreciables en vehículos con aire acondicionado y cabinas de aviones presurizadas. Cuente con un plan de bebidas que ayude a mantener la hidratación.

3. Sea cauteloso con la higiene de alimentos y agua

Averigüe si es seguro beber del suministro local de agua. Si es arriesgado, limítese a botellas selladas de agua y otras bebidas frías o calientes. Cuidado con el hielo añadido a las bebidas, a menudo se hace con agua del tubo. En áreas de alto riesgo, use agua embotellada para lavarse los dientes y evite tragar agua cuando se lave la cara o se duche.

En entornos de alto riesgo, limítese a los alimentos presentados en buenos hoteles o restaurantes conocidos. Evite comer alimentos de puestos y mercados locales, pese a lo tentador de vivir una “auténtica experiencia cultural”.

Limítese a alimentos bien cocinados y evite ensaladas o fruta sin pelar que haya estado en contacto con agua o suelo local.

4. Elija bien de la cocina local y complemente con alimentos no perecederos traídos de casa.

Entre las ideas para provisiones transportables para el deportista que viaja se incluyen:

  • Cereales de desayuno y leche en polvo
  • Barritas de cereales
  • Alimentos para untar: miel, mermelada, mantequilla de maní
  • Bebidas deportivas en polvo y suplementos alimenticios líquidos
  • Barritas deportivas
  • Fruta deshidratada y frutos secos

5. Sigua tácticas inteligentes en restaurantes, comedores tipo buffet y al elegir establecimientos de comida para llevar

Limítese a un plan de alimentación basado en lo que normalmente come en casa o que cumpla nuevas necesidades nutricionales en vez de quedarse anonadado por toda la comida disponible.

Sea firme al pedir que se preparen los alimentos según las necesidades individuales; por ejemplo, con métodos de cocina baja en grasas o raciones con carbohidratos añadidos.

Evite rondar restaurantes o comedores por diversión: a menudo conduce a alimentación no planificada e innecesaria. Recuerde que los patrones de alimentación normal probablemente implicarán alimentos a una hora determinada y bien elegidos. Si el nuevo catering sólo ofrece las comidas principales, asegúrese de que el menú de las comidas incluya productos que puedan llevarse para consumir como meriendas.

comments powered by Disqus