Miércoles 20 de Marzo

Niños Quisquillosos Que No Quieren Comer

¿Qué podemos hacer si mi hijo consume un número muy limitado de alimentos?

Por: Dra. Marisol Chavarría, MSc. Nutrición Pediatrica

Sabemos que una alimentación saludable en la infancia brinda al organismo variedad de alimentos en cantidades suficientes para un adecuado crecimiento y desarrollo. Sin embargo nos preguntamos ¿Qué podemos hacer si mi hijo consume un número muy limitado de alimentos?

Un niño con una ingesta altamente selectiva se encuentra renuente a probar alimentos nuevos y generalmente solo acepta alimentos preparados en una forma específica. 

En la etapa preescolar es usual que los niños al tener más independencia dejen en un segundo plano la alimentación. Sin embargo la primera recomendación para los padres es tener paciencia y tratar de que los tiempos de comida no se tornen en batallas; al contrario que la hora de la comida sea placentera para motivar a los niños a probar nuevos alimentos.

Hay niños que tienen un peso y estatura adecuada para su edad pero que su alimentación es poco variada; tienen un alto consumo de harinas refinadas o de alimentos con muy poco aporte de nutrientes.  Debemos recordar que el peso no es el único indicador de salud y si es importante que consideremos cuales son los alimentos que esta consumiendo el niño; aunque sea una alimentación con un número limitado de alimentos debemos asegurarnos que haya un balance de ingesta y gasto energético; cubriendo con las necesidades de nutrientes, vitaminas y minerales.

Así que debemos tomar control de lo que están comiendo nuestros hijos y fomentar la toma de buenas decisiones en la alimentación; ya que aunque estén pequeños, es en la etapa infantil donde se forman todos los hábitos para la vida; y sabemos que una adecuada alimentación es fundamental para garantizar un estado óptimo de salud. Les queremos dar algunas recomendaciones para que puedan tomar en cuenta si tienen en caso un niño selectivo a la hora de comer:

10 Tips:

  1. Intente realizar los tiempos de comida en familia y antes de cada comida planee una actividad que sea divertida con el niño; por ejemplo escuchar una canción o leer un libro.
  2. Ofrezca solamente un alimento nuevo por tiempo de comida. Ojala lo acompañe de un alimento que sabe a su hijo le gusta comer.
  3. Permita que su hijo decida la porción del alimento que desea probar; aunque al inicio solo quiera probar una porción pequeña de igual forma es un avance. Lo importante es la constancia y volver a ofrecer este alimento.
  4. Los padres son el modelo en el hogar; no podemos pretender que el niño coma un alimento que los papas no consumen. Los padres deben tener una alimentación variada incluyendo alimentos de todos los grupos de nutrientes.
  5. Intente preparar una misma comida para todos los miembros de la familia. Si el niño siempre termina comiendo lo que el quiere; va a ser más difícil que intente probar nuevos alimentos.
  6. Recuerde que la presentación de alimentos, los colores en el plato y las texturas son importantes. Innovemos y sirvamos un platillo con diferentes colores y preferiblemente con texturas crujientes que a los niños les llaman más la atención.
  7. Involucre a su hijo en la compra de alimentos y preparación de los mismos. Deje que le acompañe al supermercado o a la feria y compren los alimentos juntos. Luego prepare una receta divertida junto a su hijo. Pueden sembrar también una pequeña huerta en el jardín.
  8. Al inicio cuesta que el niño quiera probar el alimento, entonces podemos realizar otras actividades con el alimento que no involucren probarlo. Por ejemplo pintar y hacer sellitos con brócoli. Así estamos dejando que el niño toque el brócoli, lo vea, lo huela y se relacione con este alimento. Luego será más fácil que lo quiera probar.
  9. Respeten los horarios de cada tiempo de comida. Por ejemplo si el niño no quiere almorzar es preferible que nos esperemos hasta la merienda para ofrecer algo más; así nos aseguramos que llegue con más apetito al siguiente tiempo de comida. Si el niño pasa picando durante el día entonces no va a tener hambre para los tiempos de comida y difícilmente va a querer probar nuevos alimentos.
  10. No se de por vencido, si no tiene éxito la primera vez al ofrecer un nuevo alimento; inténtelo de nuevo. Recuerde que el niño debe probar un mismo alimento al menos diez veces para poder determinar si le gusta o no el sabor del mismo.
comments powered by Disqus