Lunes 23 de Septiembre

Obesidad en la Mujer

La obesidad en todo el mundo se ha más que duplicado desde 1980.

Dra. Susan Láscarez, Nutricionista

La obesidad es un problema de salud considerado como epidemia desde hace poco más de 10 años.  La obesidad en todo el mundo se ha más que duplicado desde 1980. En 2014, más de 1,9 millones de adultos, mayores de 18 años, tenían sobrepeso. De ellos más de 600 millones eran obesos. El 39% de los adultos mayores de 18 años y más tenían sobrepeso en el 2014, y el 13% eran obesos. La mayor parte de la población mundial vive en países donde el sobrepeso y la obesidad mata a más personas que la insuficiencia ponderal.

El problema no está delimitado solamente a una cuestión estética o a un número elevado en la báscula, sino más bien a la gran cantidad de enfermedades crónicas no transmisibles para las cuales la obesidad es un factor de riesgo determinante.  Entre estas se pueden mencionar la diabetes mellitus 2, hipertensión, factor de riesgo cardiovascular y el síndrome de apnea del sueño así como alteraciones óseas tales como la artrosis de rodilla y de cadera.

Son muchos los factores que están relacionados con la obesidad en la población femenina pero la mayoría de ellos se definen en dos grandes categorías: factores ambientales y factores genéticos o metabólicos.

Factores ambientales

Nivel socioeconómico: este es un factor de riesgo presente primordialmente en la mujer, anteriormente se pensaba que era un problema de salud de los estratos económicos más elevados pero estudios realizados a partir del año 2000 demostraron una relación inversa entre la obesidad y el nivel económico.  Dentro de las situaciones que provocan esta condición están la falta de actividad física en la población de bajos recursos y la creencia de que una alimentación saludable es costosa.

Alimentación: los cambios en los hábitos de alimentación de las mujeres también han sido en gran parte los causantes del problema, un elevado consumo de carbohidratos, azúcares y grasa en la dieta ha llevado al aumento de peso acelerado en esta población.  Uno de los grandes culpables ha sido la proliferación de cadenas de comidas rápidas donde abundan alimentos con estas características.

Actividad física: el desarrollo a nivel mundial ha disminuido drásticamente la demanda de trabajos físicos provocando que la población sea cada vez más sedentaria, lo cual ha sido un fuerte predictor del aumento de peso y de su recuperación cuando este se ha logrado perder.

Alteraciones de la conducta alimentaria: la mayoría de personas con problemas de peso sufren de cuadros depresivos y/o de atracones que hacen fluctuar su peso en períodos determinados.

Fumado: Las persona que dejan de fumar muestran un aumento en el peso debido a problemas de ansiedad y una disminución en la demanda energética corporal que se había visto aumentada gracias al uso de nicotina.

Uso de fármacos: la población femenina muestra una tendencia a un mayor consumo de medicamentos que pueden alterar el peso corporal.  Entre estos se encuentran algunos como: antidepresivos, anticonvulsionantes, antipsicóticos, glucocorticoides, estrógenos y algunos anticonceptivos.

Factores genéticos y metabólicos

Existen diversas investigaciones acerca de la posibilidad de que existan genes o mutaciones en los mismos que estén relacionados con el problema de la obesidad, la mayoría se han realizado en animales de laboratorio comparando luego las coincidencias con los genes humanos.

De igual manera se ha demostrado una importante influencia de carácter hereditario en familias con problemas de sobrepeso, por ejemplo en gemelos separados al nacer de padres con obesidad. También se han estudiado alteraciones en la producción y funcionamiento de las hormonas encargadas de la sensación de saciedad y hambre, la grelina y leptina, las cuales usualmente no cumplen su función de manera adecuada en personas con obesidad.

Por último, algunos problemas a nivel metabólico tales como el hipotiroidismo, la resistencia a la insulina, el síndrome de ovario poliquístico y el síndrome de Cushing forman parte de los factores relacionados con la etiología del sobrepeso en la mujer.

Ver fuentes del artículo
comments powered by Disqus