Lunes 24 de Junio

Principios Básicos Para Una Vida Familiar Exitosa

Algunos principios básicos que encuentran en familias saludables.

Por: MSc. Dyalá Castro, Psicóloga Clínica. Centro de Psicología y Desarrollo.

Cada uno de nosotros alberga los más profundos sentimientos hacia las personas con las cuales crecimos y que formaron el seno de nuestra familia.

Las familias cumplen una serie de funciones vitales para los seres humanos ya que es el primer gran lugar donde se realizan todos los ensayos de lo que será la vida en todas sus áreas. Además, nuestro desarrollo allí generalmente determinará muchísimas formas de comportarnos y darle significado a lo que nos rodea.

El concepto de éxito generalmente está mediatizado por lo que la sociedad transmita como principales valores del proyecto de vida para las personas en un momento histórico determinado. Actualmente lo que privilegia la sociedad se relaciona con el bienestar económico, el alcanzar títulos académicos y contar con trabajo, sin embargo, nuestra autorrealización y bienestar es mucho más que eso.

El saber que contamos incondicionalmente con personas que nos aman, respetan y cuidan, es una experiencia vital para los seres humanos. De allí se desprenden una serie de habilidades que le permiten a las personas sentirse y conducirse seguras, luchar por lo que desean, expresar lo que sienten y reconocerse un lugar importante dentro de los contextos en los cuales se desarrollen ya sea en lo laboral, de pareja, etc.

Una vida familiar sana implica la posibilidad de crecer en los planos sociales, morales, espirituales, emocionales, etc. Se ha comprobado que el tener una vida satisfactoria en este plano genera mejores niveles de salud física, protege ante problemas cardíacos, permite una sensación de éxito en la vida y previene dificultades en la salud mental.

Las personas desean constantemente de sus familias apoyo, protección y aceptación; de estos factores deriva la sensación de pertenencia, cuido y crecimiento; aspectos vitales dentro del proyecto de vida personal y grupal.

Por lo tanto, se enumeran algunos principios básicos que encuentran en familias saludables, lo cual implica el crecimiento y bienestar de cada uno de los miembros  así como del núcleo o grupo en sí.

Todos los que pertenecemos a esta familia tenemos un lugar importante

La familia que valora y hace sentir a cada uno de los miembros como parte vital e importante del núcleo genera un sentimiento fuerte de identidad dentro de ese contexto particular y esto puede extrapolarse a otros ambientes más extensos como los centros educativos, grupos de amigos, pareja, etc.

Padres que ante todo, funcionan como pareja

Si los padres se preocupan por cultivar su relación de pareja y encuentran en un buen nivel de armonía, respeto y respaldo entre ellos; sus hijos experimentaran seguridad en dichos progenitores, aspecto que generará sentimientos de confianza en el núcleo como tal, en el mundo que les rodea y esto generará esta misma sensación en sí mismos

Respeto y valoración profunda de cada miembro de la familia

Dentro de las familias existen grandes diferencias entre las personas que la integran. El conocimiento y cuido de las personalidades, de lo que desea cada miembro, de sus gustos y formas de ser implica la construcción de un sólido sentido de identidad y de respeto a sí mismos que junto, con el mensaje de cuido mutuo fortalecerá esta misma actitud hacia los demás

Se pasa tiempo en cantidad y calidad

La rutina actual lamentablemente desplaza el tiempo de familia hacia otro tipo de actividades que no llenan las múltiples necesidades de los seres humanos, especialmente en relaciones tan importantes como lo son la pareja y la de padres e hijos.

Es importante que el tiempo en el cual se reúne la familia pueda contar con momentos de compartir, de preocuparse por la cotidianidad de los miembros, por hacer actividades en conjunto y en general  por interactuar entre los miembros de maneras profundas y de calidad.

El jugar con los hijos todos los días es necesario para conocerles, construir una relación con ellos desde su realidad así como hacerles sentir que sus necesidades son importantes.

Los derechos se respaldan con responsabilidades

El núcleo familiar es primer y más importante lugar donde se aprende cuáles son las responsabilidades y derechos de los miembros desde que se es niño hasta la vida adulta.

Es importante transmitir cuáles con los límites dentro de la casa, reglas que si nos ponemos a pensar la vida por sí misma nos va a solicitar en los diferentes contextos. Los padres son las personas idóneas para transmitir precisamente cuáles son las reglas individuales y colectivas que nos permiten vivir de forma sana en sociedad.

Cada vez que se le dice a los niños cuáles son las acciones permitidas y las que no, se les está empoderando para relacionarse con los demás, para tener niveles más sanos de funcionamiento en otros grupos y lugares y esto generará en ellos sentimientos de seguridad pues sabrán qué esperar y cómo pueden conducirse.

Generalmente se transmite que los derechos que se tiene como personas se acompañan de deberes y responsabilidades que nos permite sostener dichos privilegios. Por ejemplo: “tenés derecho a jugar, pero tenés que hacer un buen uso del tiempo para hacerlo junto con tus tareas dentro de la casa”.

Ambiente congruente

La familia predica aquello que dice y que pide tanto entre la pareja misma como de padres a hijos y viceversa. Se solicita y se brinda tanto respeto, escucha, acompañamiento y comprensión como negociación entre gustos y necesidades.

comments powered by Disqus